Tag Archives: Reencarnación

Después De La Muerte Física El Alma Sigue Viviendo

5 Dic

Después De La Muerte Física El Alma Sigue Viviendo

Este blog fue creado para mostrar información trascendente sobre la ASCENSION planetaria y humana.
Aqui encontrarás canalizaciones de Kryon,ángeles y otros Seres de Luz como los Pleyadianos, los cuales están abocados a este tema.
Espero te guste y sigas visitando este lugar

Anuncios

Jesús y la Reencarnaciónsegún OSHO

12 Nov
Jesús y la reencarnación

Pregunta:

¿Por qué Jesús no habló sobre la posibilidad de la reencarnación del alma? Esto parece ser una diferencia entre las religiones de Oriente y de Occidente.

Osho:

Jesús conocía perfectamente bien la reencarnación. Hay alusiones indirectas diseminadas en todos los Evangelios. El otro día os estaba diciendo, citando a Jesús: «Yo soy antes de que Abraham hubiese sido». Y Jesús dice, « Regresaré». Y hay mil y una referencia indirecta sobre la reencarnación. El sabía de ella perfectamente bien, pero existe alguna otra razón por la que no la predicó.

Jesús estuvo en la India y vio lo que sucedió a causa de la teoría de la reencarnación. En la India, durante casi cinco mil años antes de Jesús, se enseñó la teoría. Y es una verdad, no es sólo una teoría; la teoría está basada en la verdad. El hombre tiene millones de vidas.
Fue enseñada por Mahavira, Buda, Krishna, Rama; todas las religiones de la India están de acuerdo con ella.
Te sorprenderá saber que no coinciden en nada más que en esta teoría.

Pero, ¿por qué Jesús, Moisés, Mahoma -las fuentes de todas las religiones que han nacido fuera de la India- no hablan de la reencarnación directamente?
Por una determinada razón; y la razón es que Moisés conocía el hecho: Egipto y la India han estado en constante contacto…

Se supone que una vez Africa fue parte de Asia y que el continente se fue desplazando suavemente. La India y Egipto estaban unidos, por ello existen tantas similitudes. Y no es extraño que la población del sur de la India sea negra; tiene en parte sangre negra en sus venas, es negroide, no totalmente, pero si Africa estaba unida con Asia, entonces el cruce de razas entre los arios y los negros debe de haber sucedido, y así, la población del sur de la India se volvió negra.

Moisés debe de haber sido perfectamente consciente de la existencia de la India. Te sorprenderá saber que Cachemira reclama que ambos, Moisés y Jesús, fueron enterrados allí. Las tumbas están allí, una tumba para Jesús y una tumba para Moisés. Ellos vieron lo que le sucedió a la India a causa de la teoría de la reencarnación.

A causa de la teoría de la reencarnación, la India se volvió muy letárgica; no existe la prisa. La India no tiene sentido del tiempo, ni siquiera ahora. Aunque todos lleven un reloj de pulsera, no existe sentido del tiempo.
Si alguien dice: «Llegaré a las cinco en punto de la tarde para verte», no significa nada. Tanto puede llegar a las cuatro, como puede llegar a las cinco, como puede no llegar; y, ¡esto no se toma en serio!
No es que no esté cumpliendo su promesa, es que, ¡no existe sentido del tiempo!

¿Cómo puedes tener sentido del tiempo cuando la eternidad está disponible? Cuando hay tantas y tantas vidas, ¿por qué tener tanta prisa? Uno puede ir despacio; está destinado a llegar un día u otro.

La teoría de la reencarnación hizo a la India muy letárgica, aburrida.
Hizo a la India totalmente inconsciente del tiempo. Ayudó a la gente a posponer. Y si puedes posponer para mañana, entonces hoy seguirás siendo el mismo que has sido hasta ahora y el mañana nunca llegará. La India sabe como posponer, no sólo para mañana, sino también para la próxima vida.

Moisés y Jesús, ambos, visitaron la India; ambos sabían como era. Mahoma nunca visitó la India pero sabía de ella, porque Arabia estaba muy cerca de la India y existía un tráfico constante entre la India y Arabia. Decidieron que era mejor decirle a la gente: «Existe sólo una vida, ésta es la última oportunidad -la última y la primera- si la pierdes, la pierdes para siempre». Este es un ardid para crear un intenso anhelo, para crear tal intensidad en la gente, que pueda ser transformada fácilmente.

Entonces surge la pregunta: ¿No eran Mahavira, Buda y Krishna conscientes de la reencarnación? ¿No eran conscientes de que esta teoría podría crear letargo? Estaban intentando un ardid totalmente diferente. Y cada ardid tiene su momento; una vez que lo usas -no lo puedes usar siempre- la gente se acostumbra a él. Cuando Buda, Mahavira y Krishna trataron el argumento de la reencarnación, lo hicieron desde un punto de vista totalmente diferente.

La India era en estos días un país muy rico. Se pensaba que era el país de oro del mundo, el más rico. Y en un país rico el problema real, el problema más grande, es el aburrimiento. Es lo que está sucediendo ahora en Occidente. Ahora América está en la misma situación y el aburrimiento se ha convertido en el mayor problema. La gente está completamente aburrida, tan aburrida que le gustaría morir.

Krishna, Mahavira y Buda utilizaron esta situación. Le dijeron a la gente: «Esto no es nada; una vida aburrida no es nada. Has vivido muchas vidas, y recuerda, si no escuchas vivirás muchas vidas más; te aburrirás una y otra vez. Es la misma rueda de la vida y de la muerte que se mueve». Pintaron el aburrimiento con unos colores tan oscuros que la gente que ya estaba aburrida con una vida se involucró profundamente con la religión.

Uno tiene que deshacerse de la vida y de la muerte; uno tiene que salir de esta rueda, de este círculo vicioso de la vida y de la muerte. Por esto era relevante en esos días.

Entonces la India se volvió pobre. Una vez que el país empobreció desapareció el aburrimiento. Un hombre pobre no está nunca aburrido, recuérdalo; sólo un hombre rico puede estar aburrido; es un privilegio del hombre rico. Es imposible que un pobre sienta aburrimiento; no tiene tiempo. Todo el día está trabajando; cuando llega a casa, está tan cansado que se duerme. No necesita tener ningún entretenimiento -televisión, películas, música, arte y museos- No necesita tener todas estas cosas, no puede tenerlas. Su único entretenimiento es el sexo: una cosa natural, innata. Es por eso que los países pobres producen más niños que los países ricos; es su único entretenimiento…

En el momento en que la India se volvió pobre, la teoría de la reencarnación se convirtió en un escape, una esperanza; en vez de convertirse en un aburrimiento se convirtió en una esperanza, en una posibilidad de posponer.

«Soy pobre en esta vida. No tengo porque preocuparme, hay muchas vidas. En la próxima vida me esforzaré un poco más y seré rico. En esta vida he conseguido una mujer fea. No tengo porque preocuparme, es sólo cuestión de una vida.

En la próxima vida no cometeré el mismo error. Esta vez estoy sufriendo por mis karmas pasados. En esta vida no cometeré ningún error, así podré disfrutar la siguiente vida». De esta manera posponemos.

Jesús vio que el ardid ya no funcionaba; no funcionó más del modo en que estaba funcionando. La situación había cambiado. Ahora Jesús tenía que crear otro argumento: «Hay sólo una vida, así que, si quieres ser religioso, si quieres meditar, si quieres ser un sanyasin, debes serlo ahora, porque mañana no es seguro. Puede que el mañana no exista.

Por esto Occidente se hizo tan consciente del tiempo; todos tienen prisa. Esta prisa es a causa del cristianismo. El ardid falló otra vez. Ningún ardid puede funcionar para siempre. Mi propia experiencia es que un ardid particular funciona sólo mientras el Maestro está vivo, porque él es el alma; lo conduce de tal manera que funciona. Una vez que el Maestro desaparece, la validez del ardid se pierde, la gente ya no lo usa o empieza a encontrarle nuevas interpretaciones.

Ahora, en Occidente, el ardid ha fracasado totalmente; se ha vuelto un problema. La gente vive en una prisa constante, en tensión, ansiedad, porque sólo hay una vida. Jesús quería hacerles recordar: ya que hay sólo una vida, acuérdate de Dios. ¿Y qué están haciendo? Viendo que sólo hay una vida, quieren beber, comer y casarse, porque no hay otra vida.

Así que sáciate completamente, tanto como puedas. Exprime todo el jugo de la vida ¡Ahora! ¿Quién va a preocuparse de lo que pasará el día del Juicio Final? ¿Quién sabe si el día del Juicio Final existirá o no?

¡Tanta prisa! La velocidad es una manía; más y más rápido. Nadie se preocupa de hacia donde va, pero debe ir rápido: inventar vehículos de gran velocidad.

Y todo esto ha sucedido a causa del ardid. Funcionó en los tiempos de Jesús, Estaba continuamente diciéndole a la gente. «¡Cuidado! El día del Juicio Final está muy cerca.

Verás el fin del mundo en tu propia vida y no hay otra vida. Si la pierdes serás arrojado al infierno, ¡para toda la eternidad!» Estaba sencillamente creando una atmósfera psicológica. Funcionó cuando él estaba vivo y funcionó durante unos pocos días más a causa de sus discípulos más cercanos que recogieron algo de la atmósfera de Jesús, cierta aura, pero después creó el efecto opuesto.

Ha creado la civilización más mundana que jamás se ha visto. Y el deseo era que la idea de una vida haría a la gente tan alerta y tan consciente, que buscaría a Dios y abandonaría todos sus otros deseos y todas sus otras aspiraciones. Toda su vida se convertiría en la búsqueda orientada, en la investigación de Dios. Esta era la idea detrás del ardid. Pero el resultado final es que la gente se volvió absolutamente mundana porque no hay otra vida, sólo hay una vida; ¡Disfruta de ella todo lo que puedas! Disfrútala, no pospongas para mañana.

El ardid hindú fracasó porque la gente se volvió letárgica. Funcionó con Buda. Realmente, él creó uno de los más grandes movimientos del mundo. Miles de personas renunciaron a sus vidas, se volvieron sanyasins. Eso quiere decir que consagraron toda su energía a la búsqueda de la verdad, porque creó una atmósfera tal de aburrimiento, que te aburrirías si no te consagraras a esa búsqueda.

Pero lo que sucedió más tarde fue justamente lo opuesto. Siempre será así. Los Maestros están destinados a ser mal entendidos.

Y la gente es tan astuta, tan diplomática, que puede encontrar siempre modos para destruir todo el ardid.

Jesús supo perfectamente que la vida es eterna, que la reencarnación es un hecho. Lo mencionó de maneras indirectas, puede ser que se lo mencionara a sus discípulos más cercanos, pero no a las masas, por una sencilla razón: vio que en la India fracasó, tenía que intentarse algo más.

Estoy creando muchos ardides, pues otros han fracasado. Sé perfectamente bien que mis ardides funcionarán sólo mientras yo estoy aquí; están destinados a fracasar como cualquier otro ardid ha fracasado. No estoy viviendo en ningún absurdo paraíso pensando que mis ardides permanecerán porque los he creado para siempre. Cuando no esté aquí, la gente distorsionará. Pero esto es natural, tiene que aceptarse; no hay por qué preocuparse.

Por esto, los que estáis aquí, por favor, estad alerta y usad estos ardides tanto como sea posible. Mientras yo esté aquí, funcionarán perfectamente bien. En mis manos pueden ser grandes situaciones para una transformación interna, pero una vez que mis manos ya no estén visibles, estos mismos ardides estarán en las manos de los pundits y de los eruditos y entonces la misma historia se repetirá, como lo ha hecho en el pasado.

Cuidado, mantente alerta, no pierdas el tiempo.

Osho: Be Still and Know, mañana del 4 de Septiembre de 1979

Hasta la próxima entrega, espero haya sido de vuestro agrado y muy esclarecedor.

Un abrazo de luz

Marianela

Reiki Master Sistema Usui- Master Teacher in Magnified Healing®

Profesora de Visualización Creativa-Metafísica Nueva Energía®

Todos tenemos un alma inmortal. Estamos en un cuerpo que es como nuestro ropaje, durante un tiempo,  pero nuestra esencia no es esa cáscara, es mucho más profunda. Gran cantidad de lo que nos ocurre en la vida actual proviene en gran medida de acontecimientos ocurridos en vidas anteriores. Durante cada nueva existencia vamos realizando diversos aprendizajes, siendo prácticamente inconscientes de ello,

y mediante las cuales vamos evolucionando como seres humanos.
A través de este Estudio podrás saber qué actividad tuviste  en las encarnaciones pasadas, en qué países y año has vivido, si fuiste hombre o mujer, tu personalidad, etc. Es un estudio muy simple, y nada convencional,

ya que no necesitarás hacer una regresión.
Espero tu consulta:

vidaspasadas@octogonmistic.com.ar

¿Qué explican el Karma y el Renacimiento?

8 Nov
¿Qué explican el Karma y el Renacimiento?





 Explican el problema del sufrimiento del cual nosotros mismos somos los responsables.


Explican las desigualdades de la humanidad.


Explican el surgimiento de genios y niños prodigios.


Explican porqué gemelos idénticos que son físicamente idénticos, disfrutando de las mismas condiciones, exhiben características mentales, morales, temperamentales e intelectuales totalmente diferentes.


Explican las diferencias entre niños de la misma familia, mientras que la herencia explicaría las similitudes.


Explican las extraordinarias habilidades innatas de algunos hombres.


Explican las diferencias morales e intelectuales entre padres e hijos.


Explican cómo los niños desarrollan espontáneamente pasiones tales como la codicia, enojo y los celos.


Explican el hecho de que algo guste o desagrade a primera vista.


Explican cómo hay en nosotros mismos “una pila de desperdicios de maldad y una casa llena de tesoros de bondad.”


Explican los arranques inesperados de pasión en una persona sumamente civilizada, y la repentina transformación de un criminal en un santo.


Explican cómo seres libertinos nacen de padres santos y niños santos de libertinos.


Explican cómo, en un sentido, nosotros somos el resultado de lo que fuimos y seremos el resultado de lo que somos; y cómo, en otro sentido, no somos exactamente lo que fuimos, y no seremos exactamente lo que somos.


Explican las causas de muertes inesperadas y repentinos cambios de suerte.


Pero sobretodo, aclaran el surgimiento de seres omniscientes, perfectos guías espirituales como los Buddhas que poseen incomparables características físicas, mentales e intelectuales.



Tomado del  Capítulo 24 (Reasons to Believe in Rebirth) del libro The Buddha and His Teachings por Narada Mahathera.
Traducción española por Marco Antonio Montava con permiso de la Buddhist Publication Society (BPS).
Versión original ©Buddhist Publication Society 1997.
La fuente usada en este documento es Times New Roman que contiene algunas de las marcas diacríticas de la Lengua Pali.
Las demás marcas diacríticas han sido representadas usando las letras normales. Este material puede ser reproducido para uso personal, puede ser distribuido sólo en forma gratuita. Traducción española ©CMBT 2001. Última revisión 9 de diciembre de 2001. Fondo Dhamma Dana.


——————————————————————————–


[1] Majjhima Nikāya, Mahāsaccaka Sutta, No. 36, i 248.


[2] Pero no debería por lo tanto concluirse que el Buddha fue quien originó la idea del renacimiento, la cual evidentemente estaba muy difundida en su tiempo, aunque, tal vez, todavía no era universalemente aceptada. También ya se encuentra en los Upanishads.


[3] Dhammapada, v.153


[4] Mahā Vagga, p. 10, Samyutta Nikāya v. 428.


[5] Majjhima Nikāya, No. 26, i 169.


[6] Majjhima Nikāya, Sutta No. 81, ii 45.


[7] Ibid., III, 258, Sutta No. 143.





[8] Parte i, 111.


[9] Dīgha Nikāya ii, 91, Sutta No. 16.


[10] Cp. Mr. J.G. Jennings, “The Vedantic Buddhism of the Buddha”.


[11] El caso de Shanti Devi en la India es un notable ejemplo. Ver “The Bosat”, vol.xiii, No.2, p.27.


[12] William W. Atkinson y E.D. Walter, “Reincarnation and the Law of Kamma”.


[13] Ver “Many Mansions” y “The World Within” por Gina Cerminara.


[14] Ver “Buddhist Legends”, III, p.108


[15] “Ceylon Observer”, 21 de Noviembre de 1948.






Hasta la próxima entrega, espero haya sido de vuestro agrado y muy esclarecedor.


Un abrazo de luz


Marianela


Reiki Master Sistema Usui- Master Teacher in Magnified Healing®


Profesora de Visualización Creativa-Metafísica Nueva Energía®



Todos tenemos un alma inmortal.  Estamos en un cuerpo que es como nuestro ropaje,


durante un tiempo,  pero nuestra esencia no es esa cáscara, es mucho más profunda.


Gran cantidad de lo que nos ocurre en la vida actual proviene en gran medida de acontecimientos ocurridos en vidas anteriores. Durante cada nueva existencia vamos realizando diversos  aprendizajes, siendo prácticamente inconscientes de ello,


y mediante las cuales vamos evolucionando como seres humanos.




A través de este Estudio podrás saber qué actividad tuviste  en las encarnaciones pasadas, en qué países y año has vivido, si fuiste hombre o mujer, tu personalidad, etc.


 Es un estudio muy simple, y nada convencional, ya que no necesitarás hacer una regresión.


Espero tu consulta:


vidaspasadas@octogonmistic.com.ar





Fw: LOS REGISTROS AKASHICOS

6 Nov
Mi Regreso al Tibet
——————————————————————————–
CAPITULO 41
LOS REGISTROS AKASHICOS
Cualquier sistema lógico deductivo o inductivo nos invita a comprender que toda la Historia de la tierra y de sus razas no puede haberse perdido.
Los sabios Indostánícos nos hablan frecuentemente en sus obras sobre eso que bien podríamos denominar AKASHA, causa causorum del éter de la ciencia…
Esa substancia AKASHICA es el mismo OKIDANOKH omnipresente y omnipenetrante que llena todo el espacio infinito…
Todas las concentraciones cósmicas del espacio infinito son el resultado matemático de las múltiples cristalizaciones del OKIDANOKH omnipresente…
Escrito está en viejos documentos arcaicos que cuando los seres humanos poseían todavía lo que se llama la “VISION OLOOESTESKHNIANA” (El Ojo abierto de Dangma), podían percibir correctamente todas las concentraciones cósmicas del espacio estrellado.
Entonces los seres humanos sabían leer los archivos AKASHICOS de la naturaleza; por aquellos tiempos nadie ignoraba las memorias de la creación.
Cuando los seres humanos abusaron del sexo, cuando comieron del árbol de la ciencia del bien y del mal, se degeneró progresivamente el órgano visual terrestre, convirtiéndose en lo que se llama un “KORITESNOKHNIANO” común y corriente con ojos que sólo ven el mundo tridimensional de EUCLIDES.
Empero, todavía existen sobre la faz de la tierra algunos MAHATMAS que pueden estudiar las memorias de la naturaleza entre los registros del OKIDANOKH omnipresente.
Cualquier acontecimiento deja en el AKASHA Su fotografía viviente; es obvio que en esos misteriosos registros cósmicos, están todas nuestras vidas anteriores.
En estos tiempos modernos la electrónica está avanzando maravillosamente y sólo nos falta ahora un dispositivo especial para captar las ondas vibratorias del pasado.
Cuando tal dispositivo sea inventado, podremos ver y oír en la pantalla televisora toda la historia de los incontables siglos.
Así es como los registros AKASHICOS de la naturaleza caerán inexorablemente en manos de los científicos.
Se nos ha dicho que el F.B.I. de los Estados Unidos de Norteamérica, posee actualmente una cámara fotográfica muy especial mediante la cual puede registrar en placas muy sensibles, homicidios cometidos horas o días antes de ser denunciados ante las autoridades.
Se infiere de esto que si los agentes de la ley llegan al lugar de los hechos pueden con tal cámara fotografiar el delito aunque éste haya sido cometido horas o días antes.
Tales cámaras tan revolucionarias trabajan con rayos infrarrojos y vacío absoluto.
Se nos ha informado que el enfriamiento de sus finísimos lentes alcanza temperaturas de 15 a 20 grados bajo cero.
Esto significa que ya los registros AKASHICOS de la naturaleza comienzan a caer en manos de los sabios modernos.
Es obvio que si ahora se sacan fotografías sobre sucesos pasados, un poco más tarde se podrán filmar películas de ese tipo.
Así es como en esta nueva edad de acuario, los hombres de ciencia tendrán que reconocer las afirmaciones esoteristas y ocultistas.
Un abrazo de luz
Marianela

Razones para Creer en el Renacimiento

3 Nov
Razones para Creer en el Renacimiento*

Narada Mahathera

 Traducción española por Marco Antonio Montava

 “Recordé mis múltiples vidas anteriores.”Majjhima Nikāya

 ¿Cómo debemos creer en el renacimiento?

El Buddha es nuestra mayor autoridad sobre el renacimiento. En la misma noche de su iluminación, durante el primer tercio de la noche, el Buddha desarrolló el conocimiento retrospectivo que le permitió reconocer sus vidas pasadas.

“Recordé”, dice el Buddha, “mis múltiples vidas anteriores, es decir, un nacimiento, dos, tres, cuatro, cinco, diez, veinte, treinta, cuarenta, cincuenta, cien, mil, cien mil nacimientos y así sucesivamente”.

Durante el segundo tercio de la noche, el Buddha con el ojo divino, vio a los seres falleciendo en unos planos de existencia y reapareciendo en otros. Él contempló a los “seres inferiores y  superiores, bellos y feos, afortunados y desafortunados, renaciendo según sus acciones anteriores”.[1]

Éstas son las primeras declaraciones que hizo el Buddha respecto al tema del renacimiento. Las referencias textuales prueban de forma concluyente que el Buddha no tomó prestada de ninguna fuente preexistente esta rigurosa verdad del renacimiento, pues nos habla desde su experiencia personal – un conocimiento supranormal, desarrollado por él mismo y que puede ser igualmente desarrollado por otros.[2]

En sus primeras palabras de alegría (udāna) tras la Iluminación, el Buddha dice:

“Por innumerables existencias he transmigrado en el samsara buscando sin encontrar el constructor de esta casa. Nacer una y otra vez es sufrimiento.”[3]

En el Dhammacakka Sutta, su primer discurso, el Buddha, comentando la segunda Noble Verdad, declara: “Es este deseo el que produce nuevos renacimientos”. El Buddha concluye su discurso con las siguientes palabras: “Éste es mi último nacimiento. No hay ya más devenir.”[4]

El Majjhima Nikāya cuenta que antes de decidirse a enseñar el Dharma, cuando el Buddha, movido por la compasión hacia los seres, inspeccionó el mundo con su ojo de un Buddha, contempló seres viviendo con temor a lo que está mal hecho y al otro mundo.[5]

 El Buddha afirma claramente en varios discursos que hay seres que habiendo tenido mala conducta, tras la muerte, reaparecen en lugares de sufrimiento y seres que habiendo tenido buena conducta, reaparecen tras morir en un buen destino.

Además de las historias muy interesantes del Jātaka, que narra vidas anteriores del Buddha y que son de relevancia moral, el Majjhima Nikāya y el Anguttara Nikâya hacen referencias incidentales a alguna de las vidas anteriores del Buddha.

En el Ghatīkāra Sutta[6] el Buddha cuenta al venerable Ānanda que él nació como Jotipāla, en tiempos del Buddha Kassapa, su inmediato predecesor. El Anāthapindikovāda Sutta[7] narra una visita nocturna de Anāthapindika al Buddha, inmediatamente después de su renacimiento como deva. En el Anguttara Nikāya,[8] el Buddha hace referencia a su anterior nacimiento como Pacetana “el que gira la rueda”. En el Samyutta Nikāya el Buddha cita los nombres de algunos Buddhas que le precedieron.

Una inusual referencia directa sobre los que ya han partido (han muerto) aparece en el Parinibbāna Sutta.[9] Aquí, el Venerable Ānanda deseaba conocer por boca del Buddha el estado futuro de varias personas que habían muerto en una aldea concreta. El Buddha describió pacientemente sus futuros destinos.

Fácilmente se pueden tomar del Tipitaka muchos más ejemplos para mostrar que el Buddha expuso la doctrina del renacimiento tratándola como una auténtica verdad.[10]

 Siguiendo las instrucciones del Buddha, sus discípulos también desarrollaron este conocimiento retrospectivo y fueron capaces de contemplar un número limitado, aunque amplio, de sus vidas anteriores. El poder y capacidad del Buddha a este respecto era ilimitado.

Ciertos Rishis Indios anteriores al nacimiento del Buddha, también se distinguieron por tales poderes supranormales como la clariaudiencia, clarividencia, telepatía, telestesia y otros muchos.

Si bien la ciencia todavía no tiene conocimiento de estas facultades supranormales, según el Buddhismo, hombres con capacidad de concentración mental muy desarrollada cultivan estos poderes psíquicos y contemplan su pasado, del mismo modo que alguien recordaría hechos pasados de su vida presente. Con su ayuda, independientemente de los cinco sentidos, se convierte en posible la comunicación directa de los pensamientos y la percepción directa de otros mundos.

Algunas personas extraordinarias, especialmente en su infancia, desarrollan espontáneamente, conforme a las leyes de asociación, la memoria de sus vidas pasadas y recuerdan fragmentos de sus vidas anteriores.[11] “Se decía que Pitágoras recordaba claramente que un escudo que había en un templo griego, había sido llevado por él en una encarnación anterior durante el asedio a Troya.”[12] De algún modo u otro estos asombrosos niños pierden posteriormente esa memoria, de forma similar a lo que ocurre con muchos niños prodigios.

Experimentos de algunos reputados psicólogos modernos, fenómenos con fantasmas, comunicación con espíritus, alternativas y múltiples personalidades extrañas también arrojan algo de luz sobre esta cuestión del renacimiento.

Los “Versos de los Theras” (Theragāthā) nos ofrece un interesante relato acerca de un brahmín llamado Vangīsa, “que consiguió gran reputación como maestro gracias a su arte de dar golpecitos sobre los cráneos con las uñas de sus dedos y reconociendo de este modo dónde habían renacido sus anteriores ocupantes (del cuerpo muerto)”.

A veces ciertas personas exhiben diferentes personalidades en el transcurso de sus vidas. El profesor James cita algunos casos notables en su “Principles of Psychology”. (Ver F.W.H. Myers, “Human Personality and its survival of bodily Death”). El Visuddhimagga menciona un interesante incidente referente a un deva entrando en el cuerpo de un hombre común. (Ver “The Path of Purity, I, p.48).

El propio autor ha conocido personas que eran usados como médium por seres invisibles para transmitir sus pensamientos, y otros que estaban realmente poseídos por espíritus malignos. Cuando estaban bajo estado hipnótico, hablaban y hacían cosas de las cuales eran totalmente inconscientes y no podían recordar posteriormente.

Hay personas que pueden relatar experiencias de sus vidas pasadas bajo estado hipnótico, mientras que otras pocas, como Edgar Cayce de América, son capaces no solo de reconocer las vidas anteriores de otras personas, sino también de curar enfermedades.[13]

El fenómeno de las personalidades secundarias debe ser explicado de estas dos formas, o como remanentes de experiencias personales anteriores o como “posesión por parte de un espíritu invisible”. La primera explicación parece más razonable, pero la otra no puede ser totalmente rechazada.

Cuántas veces nos encontramos con personas que nunca antes hemos visto, pero que percibimos instintivamente que nos resultan familiares. Cuántas veces visitamos lugares y nos sentimos instintivamente sorprendidos porque estamos perfectamente familiarizados con esos parajes. Fueron tales experiencias las que llevaron a Sir Walter Scott a la capacidad sensorial de la metempsicosis. Su biógrafo, Lockhart, cita en su “Life of Scott” (La Vida de Scott) las siguientes notas registradas el 17 de Febrero de 1828 en el diario de Scott :

“No estoy seguro de si vale la pena decir que ayer a la hora de comer, estaba extrañamente inundado por lo que yo llamaría la sensación de preexistencia, una idea desconcertante en la que se tiene la impresión de que nada de lo que ocurrió fue dicho por primera vez, de que se trataron los mismos asuntos y de que las personas habían manifestado las mismas opiniones sobre ellos.
 La sensación era muy fuerte, algo parecido a los llamados espejismos del desierto y la fiebre de los marinos.”

“Bulwer Lytton describe estas misteriosas experiencias como unos extraños tipos de memoria interna y espiritual que a menudo nos revocan lugares y personas que nunca antes habíamos visto, y que los Platonistas explicarían diciendo que es la conciencia forcejeante y no extinta de una vida anterior.”(H.M. Kitchener, “The Theory of Reincarnation”, p. 7).

Asimismo, el propio autor se ha encontrado con algunas personas que recuerdan fragmentos de sus nacimientos pasados y también a un distinguido doctor en Europa que hipnotiza a los sujetos y les hace describir alguna de sus vidas anteriores.

El comentario al Dhammapada cuenta la historia de un marido y su mujer que, viendo al Buddha, se postraron a sus pies y le saludaron diciendo, “Querido hijo, ¿no es la obligación de los hijos cuidar de su madre y de su padre cuando se han hecho ancianos? ¿Por qué has estado ausente durante tanto tiempo? Ésta es la primera vez que te hemos visto.”

El Buddha atribuyó este súbito arranque de amor paternal al hecho de que ellos habían sido sus padres varias veces durante sus vidas anteriores y añadió:

“Es gracias a asociaciones previas o a los beneficios presentes

que el antiguo amor surge de nuevo como lo hace el loto en el agua.”[14]

A veces surgen en el mundo personalidades muy desarrolladas y seres completamente despiertos como los Buddhas. ¿Es posible que se hayan desarrollado repentinamente? ¿Pueden ser el resultado de una sola existencia?

Cómo podemos explicar personalidades como las de Confucio, Pānini, Buddhaghosa, Homero y Platón, hombres de genio como Kālidāsa, Shakespeare, niños prodigios como Ramannujana, Pascal, Mozart, Beethoven y muchos otros?

¿Podrían ser excepcionales si no hubiesen llevado nobles vidas y adquirido experiencias similares en el pasado? ¿Es por simple casualidad que ellos naciesen de esos padres en particular y situados bajo aquellas circunstancias favorables?

Los niños prodigios también parecen ser un problema para los científicos. Algunos médicos mantienen la opinión de que los prodigios son el resultado de disfunciones glandulares, especialmente la pituitaria, la pineal y la glándula adrenal.
La hipertrofia extraordinaria de las glándulas de ciertos individuos puede también deberse a una causa kammica previa.
 Pero, ¿cómo se explica que, por la mera hipertrofia de glándulas, Christian Heineken pueda hablar al cabo de pocas horas de su nacimiento, repita pasajes de la Biblia a la edad de un año, responda cualquier cuestión de geografía a los dos años, hable Francés y Latín a los tres y sea un estudiante de filosofía a los cuatro? ¿Cómo John Stuart Mill puede leer Griego a la edad de tres años? ¿Cómo Macaulay puede escribir una historia mundial a los seis años?
¿Cómo William James Sidis, un prodigioso niño de los Estado Unidos, puede leer y escribir a los dos años y hablar Francés, Ruso, Inglés, Alemán con un poco de Latín y Griego a los ocho años?
 ¿Cómo Charles Bennet de Manchester puede hablar en varios lenguajes a la edad de tres? Éstos son hechos prodigiosos incomprensibles para los no científicos.[15] Y tampoco explica la ciencia porqué las glándulas deben hipertrofiarse tan sólo un poco y no totalmente. El problema real sigue sin resolverse.

La herencia por si sola no puede explicar los prodigios, “de lo contrario la ascendencia conocería a su descendencia, en cualquier grado más elevado que el que podrían demostrar sobre sí mismos.”

La teoría de la herencia debe ser complementada por la doctrina del kamma y el renacimiento para una adecuada explicación de estos confusos problemas.

¿Es razonable creer que el actual lapso de vida es la única existencia entre dos eternidades de felicidad y miseria? Los escasos años que permanecemos aquí, a lo sumo un centenar de años, son realmente una inadecuada preparación para la eternidad.

Si alguien cree en el presente y en el futuro, es lógico creer en el pasado.

Si hay razones para creer que hemos existido en el pasado, entonces seguramente no hay razones para no creer que debamos continuar existiendo después de que nuestra presente vida haya aparentemente cesado.

“Tenemos que llegar a contemplar al presente con los ojos del niño pasado y con los del padre futuro.” T.H. Huxley.

En verdad es un firme argumento a favor de las vidas pasadas y futuras que Addison dijese “en este mundo muy frecuentemente las personas virtuosas son desafortunadas y las personas viciosas son prósperas.”

Nacemos en el estado generado por nosotros mismos. Si, a pesar de nuestra bondad, nos vemos forzados a llevar una vida desafortunada, es debido a nuestro mal karma pasado.

Si, a pesar de nuestra maldad, somos prósperos, se debe también a nuestro buen karma pasado. De todos modos, las acciones buenas y malas presentes producirán sus debidos efectos en cuanto tengan la primera oportunidad de madurar.

Un escritor de Occidente dijo:

“Bien creamos en una existencia anterior o no, ello conforma la única hipótesis razonable que conecta ciertas brechas en el conocimiento humano acerca de hechos de la vida cotidiana. Nuestra razón nos dice que esta idea de nacimientos anteriores y el kamma puede explicar por si sola, por ejemplo, los distintos grados de diferencias existentes entre gemelos, cómo hombres como Shakespeare, con una experiencia muy limitada, son capaces de retratar, con maravillosa exactitud, los más diversos tipos de personajes humanos, escenas, etc…, sobre los cuales no podían tener conocimiento real, porqué el trabajo de los genios transciende invariablemente su experiencia, la existencia de niños precoces, y la amplia diversidad de mente y moralidad, de cerebro y psique, de condiciones, circunstancias y entornos observables por todas partes del mundo”.

Todos tenemos un alma inmortal.  Estamos en un cuerpo que es como nuestro ropaje, durante un tiempo,  pero nuestra esencia no es esa cáscara, es mucho más profunda. Gran cantidad de lo que nos ocurre en la vida actual proviene en gran medida de acontecimientos ocurridos en vidas anteriores. Durante cada nueva existencia vamos realizando diversos  aprendizajes, siendo prácticamente inconscientes de ello, y mediante las cuales vamos evolucionando como seres humanos. A través de este Estudio podrás saber qué actividad tuviste  en las encarnaciones pasadas, en qué países y año has vivido, si fuiste hombre o mujer, tu personalidad, etc.

 Es un estudio muy simple, y nada convencional, ya que no necesitarás hacer una regresión.

A %d blogueros les gusta esto: