Tag Archives: causa y efecto

Almas que viajan de una a otra vida

10 Jul

Espíritus, almas que viajan de una a otra vida

almas entrantes

Somos espíritu, y el espíritu no tiene edad, ni tiempo, ni  espacios, no tiene forma, no tiene sexo, solo Es, y existe en el ahora, pero también existe en el ayer, en los múltiples pasados, en todas las experiencias vividas….

Lo difícil es comprender por qué si en una vida hemos atravesado por muchos sufrimientos y penurias, luego vengamos a otra a seguir penando, si supuestamente nuestras almas son sabias y deberían evitar tanto sufrimiento una y otra vez.

 Una explicación podría ser que vivimos miles de vidas, y llegamos una y otra vez, desde un lugar de luz realizando como un descenso, como un vuelo rasante, intentando encontrar un cuerpo que nos albergue y que nos permita experimentar a través de los sentidos que allá no tenemos, pues donde estamos fuera solo hay espacio, aire, luz, oscuridad, frío, calor, solo eso y todo junto pero nada en especial nos toca, nos hace sentir.

Muchas personas que hicieron regresiones o estudios de vidas pasadas, quedan sorprendidas por  las revelaciones que encuentran y de las cosas que toman conciencia, que tal vez antes no les resultaban tan claras

Después de algún tiempo, estos individuos fueron capaces de encontrar la paz interior y un maravilloso bienestar.

Si actualmente estás sufriendo de una condición de salud complicada desde hace algún tiempo, alguna fobia o temor inexplicable que te hayan acompañado durante años y no puedes encontrar una cura esto puede ser indicio (no digo que necesariamente lo sea) de algún aprendizaje que tenga que ver con una o varias vidas pasadas que están incidiendo en esta vida actual.

©Marianela Garcet

Del libro: Vidas Pasadas- Tiempo Presente, de Marianela Garcet

Encuentra este y todos los libros de Marianela Garcet en

Libros (librería Virtual)

AMAZON (librería Virtual)

Anuncios

ALMAS GEMELAS: LA CONFUSION

23 Ago

 LA CONFUSION SIEMPRE ES PREVIA A LA FUSIÓN

images (24)

 

Si de dan las condiciones adecuadas en al Tercera Dimensión serán de sexos diferentes, la edad será similar, habrá atracción física y mental, es decir, química, alquímica, telepatía, alegría, entusiasmo, necesidad de proximidad física, sensación de paz interna, sonrisa permanente, brillo especial en los ojos, ralentización o aceleración del tiempo que pasen juntos, sensación de “no desconectarse” del otro en ningún momento, sueños reales de estar juntos en lugares especiales, certeza de estar con lo mejor y más maravilloso de uno mismo, etc.

Pero a pesar de todo esto, siempre habrá confusión antes de llegar a la fusión y las sombras aflorarán, ya que una UNIDAD de almas gemelas crea un vórtice de pura luz rosado dorada capaz de elevar la vibración de todo cuanto haya a su alrededor, y para alcanzar esta frecuencia ambos deberán pasar por una común y a la vez individual y diferente iniciación: ELIMINAR SUS RESPECTIVAS SOMBRAS, EN ESTO CONSISTE LA CONFUSIÓN.

En el caso de no superar con éxito el proceso de dar luz a las respectivas sombras puede ocurrir un alejamiento entre ellos, pero este alejamiento solo será en su realidad de tercera dimensión, lo cual quiere decir que será temporal, y todo lo que se mida con tiempo tan solo es un maya, una apariencia.. . no es real.

El sentimiento de “perdida de oportunidad” que queda cuando la confusión ha prevalecido sobre la fusión es la causa y el sentimiento de haber perdido un tesoro y no haberlo podido compartir. Cuando se encuentra un tesoro y no se comparte con la persona adecuada, el tesoro se convierte en una carga.

Esta carga es el sentimiento no racional y doloroso de que “vivo sin mi otra mitad”; es como si una parte de uno mismo se hubiera muerto y se lleva vida tras vida hasta que la espiral evolutiva da otro giro adecuado para que la ley de oportunidad ofrezca una nueva probabilidad de encuentro.

Hasta que las almas gemelas vuelven a encontrarse pueden pasar vidas enteras con un profundo dolor o sentimiento de vacío, y realmente es así, es un vacío desde el nivel del alma que se manifiesta en el corazón de la persona que vive sabiendo que “el” o “ella” es real, existe y no sabe dónde.

Quien vive este anhelo es porque de uno manera intuitiva ha traído este recuerdo de otra vida y aunque su vida sea de realización siempre sentirá un vacío permanente que no se llena con nada: este es el recuerdo sin recuerdos del alma gemela, esa fuerza que asoma detrás de los propios ojos de vez en cuando en el reflejo del espejo al mirarse de una determinad amanera y el corazón pregunta ¿dónde estás Ser Amado? SE AÑORA EL “YO SOY TÚ”.

En la tercera dimensión cada una de las partes de la unidad de almas gemelas está permanentemente conectado a su alma gemela por su único sistema de red; esto quiere decir que sus auras están ya unidas también en la tercera dimensión y siempre que se necesiten estarán juntos aunque no estén físicamente en el mismo lugar.

 

Encuentra a tu Alma Gemela o Espíritu Afín,

Solicita información sobre el estudio de Vidas Pasadas sin Regresión© que realizo hace tantos años y sobre el cual podrás ver ejemplos en varias de mis páginas.

 

El humano de Luz

22 Ago

El humano de Luz

47090_1560148451685_1474512492_31471091_4916478_n

Cómo es el humano de Luz

Hay tres tipos de evolución que pueden decodificar la actividad de la “Luz Viviente” durante la transición de la forma física (o tipos diferentes de ascensión y adquisición de frecuencias más elevadas del cuerpo, también denominado el cuerpo de luz):

1) La Evolución física por la vía de la encarnación en la más pura forma física (encarnación positiva); en otras palabras, evolucionar en un cuerpo de luz encarnado en un cuerpo de luz, dado que ya se obtuvo un cierto nivel de conciencia en una encarnación anterior que hace posible manejar las crecientes tasas vibratorias del cuerpo de luz: la conciencia equipara la tasa vibratoria.

2) El hombre físico que posee la rejilla de luz de un alma evolucionada que puede ser codificada desde la “Vida de lo Vivo” a una encarnación física-espiritual más avanzada en el cielo inferior; tal ser es un “croquis de luz” a imagen y semejanza de su Dios Creador determinado (en otras palabras, un ser de alto calibre en la jerarquía espiritual crea otro ser, un doble si se lo quiere llamar así, y lo coloca dentro de un cuerpo y/o un cuerpo de luz)

3) El humano espiritual-físico que posee una unidad completa con la Shekinah espiritual que es capaz de resucitar directamente en el “Cuerpo de Luz” del arquetipo del Adan Kadmon. Tiene la virtud de completar su misión espiritual y la prerrogativa de participar en los cielos superiores que trabajan directamente a Imagen y Semejanza del Padre.

Los que hayan irradiado su amor hacia la Luz de lo Vivo, hacia el universo mayor, continuarán expresando el poder de la ‘Imagen de los Iluminados’, porque han aprendido a compartir las pulsaciones del Amor en la continuidad y en el cambio. Los que nieguen la Luz volverán al inicio de su conciencia en forma de carne (o en formas aún inferiores de metamateria) porque la carne no puede transformarse en la Luz de lo Vivo.

En otras palabras, al final de un programa evolutivo, si el código genético de un alma individual no es merecedor de funcionar en el siguiente peldaño de la regeneración “a la Luz” de la especie, esa alma es situada una o varias funciones atrás en la escala biológica, donde tendrá que aprender a través de su karma negativo a armonizarse con la Luz y el Amor.

En esencia, existen en la “muerte consciente” hasta que se dan cuenta de que el poder del Amor abre el sendero visual de la ascensión a niveles indescriptibles de esencia de Luz. Cada acción en la vida es parte de la energía centrífuga de la materia que construye las unidades de energía consciente para que sean lo suficientemente fuertes como para resucitar el polvo de la vida en factores de luz de la nueva onda.

La negación de esta energía centrífuga supone la falta de luz espiritual codificada, y la luz del ser irrealizado sencillamente se disipa en partículas de carga lumínica que degeneran y vuelven a ser combinaciones básicas de energía que será usada para nuevos comienzos evolutivos.

Este es el programa de reciclaje cósmico. La “luz de la conciencia” no utilizada se le da frecuentemente a personas deterioradas o a niños huérfanos de algún otro marco temporal de vida, quienes la usarán sabiamente.

Diseñando en la luz de la conciencia, creas tu propio Cuerpo Gematriano de luz para conectarte con la función de onda de la Luz Zohar que permite a tu cubierta exterior sobrevivir en este ciclo de vida y muerte de creación física.

Amor y reencarnación

17 Ago

Amor y Reencarnación

 

AMOR Y REENCARNACIÓN

 

 

La frase más clara sobre el karma, de la retribución del universo, el que

ama es amado, el que ayuda es ayudado, el que critica es criticado y el que daña recibe lo que ha causado.

Quien Ama incondicionalmente sana y conoce la dicha.

El sufrimiento que no se resuelve con el amor genera nuevas encarnaciones, cuerpo tras cuerpo, vida tras vida.

Nadie logra engañarse a sí mismo, todo vuelve multiplicado, lo positivo y lo negativo, es el mismo esfuerzo amar que odiar, pero cambia notablemente el resultado, el primero nos sana y eleva, el segundo nos anula y destruye.

En efecto, el amor que no das en esta vida, es el sufrimiento que se arrastra a próximas vidas.

 

Reencarnación y Evolución

27 Jul
Vidas pasadas y Evolución
Aunque ya hemos hablado de ella, ¿podrías darme una definición exacta de lo que es la reencarnación?
La reencarnación hace referencia a la multiplicidad de vidas físicas o encarnaciones, es decir, que un mismo ser o espíritu que ha animado un cuerpo desde el nacimiento hasta la muerte puede volver a encarnar en un nuevo recién nacido y vivir una nueva vida en el mundo físico.
¿Cuál es el objetivo de la reencarnación respecto a la evolución espiritual?
El aprendizaje espiritual se asemeja al que tiene lugar en la escuela. En la escuela existe una alternancia de periodos de estudio con periodos de evaluación o examen, donde el alumno tiene que demostrar lo que ha aprendido. Lo mismo ocurre con el aprendizaje espiritual. En la etapa de desencarnado el espíritu estudia y se prepara espiritualmente.
En el periodo de encarnado se trata de poner en práctica lo que se ha aprendido sin ningún tipo de coacción, es decir por voluntad libre del espíritu encarnado. Cada encarnación es una oportunidad de evaluación de un curso en particular. Si se supera esta evaluación se pasará al estudio de un curso más avanzado, que se iniciará en el plano espiritual con el aprendizaje de nuevas enseñanzas espirituales. Cuando el espíritu está preparado y sus nuevos conocimientos asimilados, volverá a encarnar para afianzarlos en su interior con la práctica.
Pues a mí me parece que hay personas que afrontan en la vida pruebas muy duras que yo no sé si sería capaz de superar.
En cada encarnación cada espíritu afronta unas pruebas que son propias de esa encarnación y que están de acuerdo con su capacidad espiritual. El espíritu conoce antes de encarnar qué tipo de pruebas necesita para avanzar y se prepara concienzudamente para poder superarlas con éxito en el periodo en el que no está encarnado, al igual que el deportista que participa en una final de competición no llega a ésta por casualidad, sino que se ha entrenado concienzudamente durante todo el año, habiendo superado previamente diversas pruebas de calificación. Por tanto, a nadie se le enfrenta a pruebas que no puede superar.
No entiendo cuál es la necesidad de la reencarnación.
¿Por qué es necesario vivir más veces en el mundo físico?
¿Acaso un alumno acaba su formación en un solo curso? Aunque haya aprendido muchas cosas en un sólo curso, siempre habrá algo que no haya podido aprender y que requiera más tiempo. El espíritu en evolución es también un alumno y también necesita de más de un curso, es decir de más de una vida, para aprender todo lo que necesita y quiere.
¿Y no podría vivirse aquí una vez y luego pasar a otro plano de la existencia y seguir allí evolucionando sin necesidad de volver a la Tierra?
Podría pero, al igual que sería un despilfarro tirar un vestido después de habérnoslo puesto una sola vez, sería una infrautilización del mundo material que sólo pudiéramos usarlo una única vez, unos 100 años como máximo que puede durar una de vuestras vidas físicas, con la de miles de millones de años que ha costado que se forme un planeta y que se hayan desarrollado las condiciones para albergar vida. Es una cuestión de optimización de recursos.
¿Acaso vosotros tenéis escuelas para un sólo año? En vuestro mundo, un alumno pasa al menos seis años en el mismo colegio sin necesidad de cambiar de centro. Por ejemplo, en un colegio de primaria, el alumno estará desde los 6 a los 12 años. Sólo cuando el alumno completa su formación de primaria y pasa a la enseñanza secundaria, cambia de centro.
Pues lo mismo ocurre con el espíritu en formación. Vuestro planeta es como una escuela de primaria donde los espíritus en edad de primaria vienen a aprender. Cuando el espíritu haya aprendido todo lo que esa escuela, es decir, ese mundo, pueda enseñarle, podrá entonces pasar a otra escuela en la que se imparta una educación superior, es decir, podrá encarnar en otro mundo más acorde con su nivel evolutivo y necesidades de aprendizaje. Mientras, continuará evolucionando en ese mundo, o en otro de semejante nivel.
¿Y por qué si hemos vivido antes, no nos acordamos de otras vidas?
Es una necesidad del espíritu en vuestro actual estado evolutivo.
¿Y por qué necesitamos olvidar ese supuesto pasado de otras vidas?
Es necesario para concentraros en los objetivos de la actual vida, sin que haya recuerdos propios o de otras personas que impidan que el espíritu actúe con libre albedrío, para que su actuación no esté condicionada por los actos del pasado.
Esto parece estar en contradicción con la ley de evolución progresiva, ya que si el espíritu no puede recordar lo aprendido en vidas anteriores, ¿no es como si volviera a empezar de cero cada vez?
Se olvidan los recuerdos concretos pero no lo aprendido espiritualmente. Esto queda retenido por el espíritu en su memoria espiritual, aunque no en la memoria física, que ciertamente parte de cero en cada encarnación. Para que entendáis esto os pondré un ejemplo de vuestros días. Imaginaos que alguien inicia su primer curso de aprendizaje en informática y se le asigna un ordenador para realizar el curso, para que practique y guarde en la memoria del ordenador, todos los ejercicios y los trabajos del curso. Cuando llegue al final del curso el alumno habrá aprendido una serie de aspectos de la informática. En el curso siguiente cambiará de clase y cambiará de ordenador. Se le asigna un nuevo ordenador con la memoria a cero, y con mayor capacidad de procesamiento y de memoria para que pueda disponer de toda su capacidad para ampliar sus conocimientos. Aunque el alumno no haya podido transferir los documentos y ejercicios de la memoria del primer ordenador a la del segundo, lo que ya ha aprendido sobre Informática, no lo va a olvidar.
Con este conocimiento podrá configurar el nuevo ordenador a su gusto, no partiendo de cero, sino haciendo uso de los conocimientos adquiridos en el primer curso, y esto es independiente de lo que le ocurra al ordenador antiguo o de los datos creados. Cuando el espíritu encarna en un nuevo cuerpo, ese cuerpo es como ese ordenador nuevo con la memoria a cero que se le da al alumno al iniciar el curso, que el alumno irá empleando para aprender. Con el tiempo, el cuerpo físico se desgasta hasta el punto de que no le sirve al espíritu para seguir avanzando.
Entonces es cuando se hace necesario “jubilar” el ordenador viejo, es decir, desencarnar. La memoria física, el cerebro, se descompone con el resto del cuerpo, pero no la memoria espiritual, que retiene todo lo aprendido en esa vida. En el estado de desencarnado, el espíritu puede acceder a todos los detalles de encarnaciones anteriores, ya que deja de estar restringida su capacidad a la capacidad del cuerpo físico.
Entonces ¿podremos recordar todas nuestras vidas anteriores cuando hayamos muerto?
Todo lo vivido en las encarnaciones de un espíritu, y del periodo entre vidas físicas queda archivado para uso personal del espíritu, aunque mientras el espíritu está poco evolucionado, su capacidad de explorar en esta memoria esta restringida a las vidas más recientes.
La penetración en la memoria espiritual de las vidas anteriores aumenta conforme el espíritu evoluciona.
Sigo sin ver necesario el olvido de otras vidas. ¿En qué le puede perjudicar al espíritu el recuerdo de otras vidas? Yo creo que sería más bien al contrario. Si el espíritu conserva la memoria de sus vidas pasadas, ¿no tomará mayor conciencia del proceso evolutivo y aprovechará mejor la encarnación para evolucionar?
El razonamiento que haces es correcto para los espíritus que han alcanzado ya cierto nivel evolutivo, pero no para los espíritus menos avanzados, a los que un exceso de información podría obstaculizar su desarrollo, por no saber emplear correctamente este conocimiento. De forma que el conocimiento se va haciendo accesible a medida que el espíritu va evolucionado y va esforzándose por buscarlo.
Pues me tendrás que poner un ejemplo para que entienda lo que quieres decir, porque no me queda claro en qué manera pueden entorpecer la evolución de un ser los recuerdos de las vidas pasadas.
Vale.
Imaginad que alguien ha sido un asesino en una vida pasada y que tanto él cómo otros espíritus que convivieron con él recuerdan las fechorías que cometió. Este espíritu ahora ha reflexionado respecto al daño que hizo y tiene el propósito de enmendarse en la nueva vida que ha comenzado. Imaginad que volviera a encarnar en medio de las personas que convivieron con él y que recuerdan lo que hizo.
En esas circunstancias, el espíritu estaría marcado por su pasado y seguramente recibiría el desprecio continuo de las personas que recuerdan que fue un asesino y que no son suficientemente avanzadas espiritualmente para comprender que todos hemos errado en el pasado y que todos hemos necesitado de innumerables oportunidades para rectificar. Podría haber algunos que quisieran ajustarle las cuentas, tomarse la revancha por las cuentas pendientes del pasado.
Asimismo, el espíritu podría, bajo esa presión del entorno, torturarse emocionalmente o, lo que es peor, vengarse de aquellos que le oprimen y volver a retomar sus actividades delictivas, con lo cual, lejos de conseguir una mejora, estaríamos condenándole al estancamiento espiritual.
¿Y cómo le beneficiaría el olvido de las vidas pasadas?
Podéis considerar como si el espíritu se hubiera acogido a un programa de protección de testigos, en el que al testigo protegido, antiguo delincuente, a raíz de querer colaborar con la justicia, y para evitar represalias de sus antiguos compañeros, se le da una nueva identidad, un trabajo nuevo en un lugar diferente, para que inicie una nueva vida lejos del peligro, con el objetivo de reinsertarle en la sociedad.
En este caso, este efecto, el de la nueva identidad, se consigue mediante la reencarnación y el olvido de las vidas pasadas.
¿Y siempre ha de ser así, es decir, nunca podremos recordar lo que hemos hecho en vidas anteriores mientras estemos encarnados, sin esperar a la muerte?
Nunca no. De hecho, como te dije al principio, existen personas que tienen recuerdos esporádicos de otras vidas, sobre todo en la infancia, y algunos consiguen recordar algunos detalles a través de hipnosis regresiva.
En Oriente, se conocen muchos más casos de recuerdos espontáneos de vidas pasadas en niños que en Occidente. Y esto se debe a que al ser regiones en las que se cree en la reencarnación, los padres no reprimen a los niños cuando éstos cuentan lo que recuerdan. Pero el recuerdo consciente sólo será posible cuando en el mundo encarnen mayoritariamente espíritus que hayan avanzado suficiente en el aprendizaje del amor para no utilizar el pasado como excusa para no amar.
Recordaréis cuando comprendáis que todos somos hermanos y que hemos errado en el pasado, y que todos hemos necesitado de innumerables oportunidades para rectificar. Así ocurre en mundos más avanzados, en los que recordar una o varias vidas anteriores es lo normal.
Pues, ahora que sacas a colación el tema, no me parece que en las zonas donde predominan las religiones orientales, que creen en la reencarnación, como el hinduismo y el budismo, estén mejor que nosotros.
Ahí está el ejemplo del hinduismo, donde la creencia en la reencarnación se utiliza para justificar las desigualdades entre humanos. Me refiero al sistema de castas.
Para que veas un ejemplo de que es la evolución interior y no el conocimiento exterior lo que hace que el espíritu evolucione, ya que aun creyendo en la existencia de la reencarnación, han manipulado su significado para justificar su egoísmo.
También es un ejemplo de que para los espíritus menos avanzados, un exceso de información obstaculiza su desarrollo evolutivo, por no saber emplear correctamente este conocimiento.
Los hinduistas que justifican el sistema de castas, sin conocer el pasado directo del espíritu, ya están presuponiendo que el que se encarna en la casta de los intocables ha debido ser alguien que ha actuado mal en otra vida, y lo utilizan como excusa para, en vez de ayudarle, hacerle la vida lo más difícil posible.
¡Qué lamentable conclusión, basada en el egoísmo del que, tras encarnar en la casta más favorecida materialmente, en lugar de echar una mano al desfavorecido, se la pisa para que ni siquiera por su propio esfuerzo salga de la miseria!
De esta forma, en la próxima encarnación, los que se creyeron mejores por haber sido materialmente favorecidos, sí que se exponen a encarnar en una situación de miseria como la de los intocables, para que sientan en carne propia lo que es la miseria, el racismo y la incomprensión.
Con esta experiencia, cuando estén en situación de cambiar el estado de las cosas, por ejemplo, volviendo a encarnar en la casta dominante, tal vez se acuerden de lo que aprendieron interiormente en la vida anterior en la que fueron intocables y trabajen por la abolición del sistema de castas.
Por el contrario, el budismo, de origen posterior y espiritualmente mucho más avanzado, al tiempo que mantiene la creencia en la reencarnación, incorpora la creencia en el amor al prójimo, y no busca ya argumentos para oprimirlo, de manera que los budistas son creyentes en la reencarnación pero no “castistas”, es decir, están en contra del sistema de castas.
Autor Vicent Guillen del Libro “Las Leyes Espirituales”
enviado por Ma Cristina Descalzo al grupo Luzplena-Cristalindigos
Comprende más sobre la Reencarnación leyendo Vidas Pasadas Tiempo Presente
A %d blogueros les gusta esto: