Vidas Pasadas

Vidas Pasadas

Vidas Pasadas: Razones para Creer en el Renacimiento*

Narada Mahathera

  Traducción española por Marco Antonio Montava

  “Recordé mis múltiples vidas anteriores.

Majjhima Nikāya

Vidas Pasadas

 ¿Cómo debemos creer en el renacimiento?

 El Buddha es nuestra mayor autoridad sobre el renacimiento. En la misma noche de su iluminación, durante el primer tercio de la noche, el Buddha desarrolló el conocimiento retrospectivo que le permitió reconocer sus vidas pasadas.

“Recordé”, dice el Buddha, “mis múltiples vidas anteriores, es decir, un nacimiento, dos, tres, cuatro, cinco, diez, veinte, treinta, cuarenta, cincuenta, cien, mil, cien mil nacimientos y así sucesivamente”.

Durante el segundo tercio de la noche, el Buddha con el ojo divino, vio a los seres falleciendo en unos planos de existencia y reapareciendo en otros. Él contempló a los “seres inferiores y  superiores, bellos y feos, afortunados y desafortunados, renaciendo según sus acciones anteriores”.[i][1]

Éstas son las primeras declaraciones que hizo el Buddha respecto al tema del renacimiento. Las referencias textuales prueban de forma concluyente que el Buddha no tomó prestada de ninguna fuente preexistente esta rigurosa verdad del renacimiento, pues nos habla desde su experiencia personal – un conocimiento supranormal, desarrollado por él mismo y que puede ser igualmente desarrollado por otros.[ii][2]

En sus primeras palabras de alegría (udāna) tras la Iluminación, el Buddha dice:

“Por innumerables existencias he transmigrado en el samsara buscando sin encontrar el constructor de esta casa. Nacer una y otra vez es sufrimiento.”[iii][3]

En el Dhammacakka Sutta, su primer discurso, el Buddha, comentando la segunda Noble Verdad, declara: “Es este deseo el que produce nuevos renacimientos”. El Buddha concluye su discurso con las siguientes palabras: “Éste es mi último nacimiento. No hay ya más devenir.”[iv][4]

El Majjhima Nikāya cuenta que antes de decidirse a enseñar el Dhamma, cuando el Buddha, movido por la compasión hacia los seres, inspeccionó el mundo con su ojo de un Buddha, contempló seres viviendo con temor a lo que está mal hecho y al otro mundo.[v][5]

El Buddha afirma claramente en varios discursos que hay seres que habiendo tenido mala conducta, tras la muerte, reaparecen en lugares de sufrimiento y seres que habiendo tenido buena conducta, reaparecen tras morir en un buen destino.

Además de las historias muy interesantes del Jātaka, que narra vidas anteriores del Buddha y que son de relevancia moral, el Majjhima Nikāya y el Anguttara Nikâya hacen referencias incidentales a alguna de las vidas anteriores del Buddha.

En el Ghatīkāra Sutta[vi][6] el Buddha cuenta al venerable Ānanda que él nació como Jotipāla, en tiempos del Buddha Kassapa, su inmediato predecesor. El Anāthapindikovāda Sutta[vii][7] narra una visita nocturna de Anāthapindika al Buddha, inmediatamente después de su renacimiento como deva. En el Anguttara Nikāya,[viii][8] el Buddha hace referencia a su anterior nacimiento como Pacetana “el que gira la rueda”. En el Samyutta Nikāya el Buddha cita los nombres de algunos Buddhas que le precedieron.

Una inusual referencia directa sobre los que ya han partido (han muerto) aparece en el Parinibbāna Sutta.[ix][9] Aquí, el Venerable Ānanda deseaba conocer por boca del Buddha el estado futuro de varias personas que habían muerto en una aldea concreta. El Buddha describió pacientemente sus futuros destinos.

Fácilmente se pueden tomar del Tipitaka muchos más ejemplos para mostrar que el Buddha expuso la doctrina del renacimiento tratándola como una auténtica verdad.[x][10]

Siguiendo las instrucciones del Buddha, sus discípulos también desarrollaron este conocimiento retrospectivo y fueron capaces de contemplar un número limitado, aunque amplio, de sus vidas anteriores. El poder y capacidad del Buddha a este respecto era ilimitado.

Ciertos Rishis Indios anteriores al nacimiento del Buddha, también se distinguieron por tales poderes supranormales como la clariaudiencia, clarividencia, telepatía, telestesia y otros muchos.

Si bien la ciencia todavía no tiene conocimiento de estas facultades supranormales, según el Buddhismo, hombres con capacidad de concentración mental muy desarrollada cultivan estos poderes psíquicos y contemplan su pasado, del mismo modo que alguien recordaría hechos pasados de su vida presente. Con su ayuda, independientemente de los cinco sentidos, se convierte en posible la comunicación directa de los pensamientos y la percepción directa de otros mundos.

Algunas personas extraordinarias, especialmente en su infancia, desarrollan espontáneamente, conforme a las leyes de asociación, la memoria de sus vidas pasadas y recuerdan fragmentos de sus vidas anteriores.[xi][11] “Se decía que Pitágoras recordaba claramente que un escudo que había en un templo griego, había sido llevado por él en una encarnación anterior durante el asedio a Troya.”[xii][12] De algún modo u otro estos asombrosos niños pierden posteriormente esa memoria, de forma similar a lo que ocurre con muchos niños prodigios.

Experimentos de algunos reputados psicólogos modernos, fenómenos con fantasmas, comunicación con espíritus, alternativas y múltiples personalidades extrañas también arrojan algo de luz sobre esta cuestión del renacimiento.

Los “Versos de los Theras” (Theragāthā) nos ofrece un interesante relato acerca de un brahmín llamado Vangīsa, “que consiguió gran reputación como maestro gracias a su arte de dar golpecitos sobre los cráneos con las uñas de sus dedos y reconociendo de este modo dónde habían renacido sus anteriores ocupantes (del cuerpo muerto)”.

A veces ciertas personas exhiben diferentes personalidades en el transcurso de sus vidas. El profesor James cita algunos casos notables en su “Principles of Psychology”. (Ver F.W.H. Myers, “Human Personality and its survival of bodily Death”). El Visuddhimagga menciona un interesante incidente referente a un deva entrando en el cuerpo de un hombre común. (Ver “The Path of Purity, I, p.48).

El propio autor ha conocido personas que eran usados como médium por seres invisibles para transmitir sus pensamientos, y otros que estaban realmente poseídos por espíritus malignos. Cuando estaban bajo estado hipnótico, hablaban y hacían cosas de las cuales eran totalmente inconscientes y no podían recordar posteriormente.

Hay personas que pueden relatar experiencias de sus vidas pasadas bajo estado hipnótico, mientras que otras pocas, como Edgar Cayce de América, son capaces no solo de reconocer las vidas anteriores de otras personas, sino también de curar enfermedades.[xiii][13]

El fenómeno de las personalidades secundarias debe ser explicado de estas dos formas, o como remanentes de experiencias personales anteriores o como “posesión por parte de un espíritu invisible”. La primera explicación parece más razonable, pero la otra no puede ser totalmente rechazada.

Cuántas veces nos encontramos con personas que nunca antes hemos visto, pero que percibimos instintivamente que nos resultan familiares. Cuántas veces visitamos lugares y nos sentimos instintivamente sorprendidos porque estamos perfectamente familiarizados con esos parajes. Fueron tales experiencias las que llevaron a Sir Walter Scott a la capacidad sensorial de la metempsicosis. Su biógrafo, Lockhart, cita en su “Life of Scott” (La Vida de Scott) las siguientes notas registradas el 17 de Febrero de 1828 en el diario de Scott :

“No estoy seguro de si vale la pena decir que ayer a la hora de comer, estaba extrañamente inundado por lo que yo llamaría la sensación de preexistencia, una idea desconcertante en la que se tiene la impresión de que nada de lo que ocurrió fue dicho por primera vez, de que se trataron los mismos asuntos y de que las personas habían manifestado las mismas opiniones sobre ellos. La sensación era muy fuerte, algo parecido a los llamados espejismos del desierto y la fiebre de los marinos.”

“Bulwer Lytton describe estas misteriosas experiencias como unos extraños tipos de memoria interna y espiritual que a menudo nos revocan lugares y personas que nunca antes habíamos visto, y que los Platonistas explicarían diciendo que es la conciencia forcejeante y no extinta de una vida anterior.”(H.M. Kitchener, “The Theory of Reincarnation”, p. 7).

Asimismo, el propio autor se ha encontrado con algunas personas que recuerdan fragmentos de sus nacimientos pasados y también a un distinguido doctor en Europa que hipnotiza a los sujetos y les hace describir alguna de sus vidas anteriores.

El comentario al Dhammapada cuenta la historia de un marido y su mujer que, viendo al Buddha, se postraron a sus pies y le saludaron diciendo, “Querido hijo, ¿no es la obligación de los hijos cuidar de su madre y de su padre cuando se han hecho ancianos? ¿Por qué has estado ausente durante tanto tiempo? Ésta es la primera vez que te hemos visto.”

El Buddha atribuyó este súbito arranque de amor paternal al hecho de que ellos habían sido sus padres varias veces durante sus vidas anteriores y añadió:

“Es gracias a asociaciones previas o a los beneficios presentes que el antiguo amor surge de nuevo como lo hace el loto en el agua.”[xiv][14]

 Vidas Pasadas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2 comentarios to “Vidas Pasadas”

  1. josefa chillaron lucas 30/11/2011 a 13:30 #

    Estoy convencida de que dios no juega a dados y que hay una inteligencia superior ,encargada de facilitar a cada ser la vida que le ayuda a aprender,en cada existencia
    por lo tanto cada ser humano viene aeste mundo con una leccion que aprender.Y eso lo consigue viviendo en la tierra su proxima experiencia humana con las personas y lugares donde puede aprender de sus anteriores experiencias.y despues de vivir aprendera la leccion que le era necesaria.

    Me gusta

  2. Rosa 29/05/2013 a 14:21 #

    estoy completamente de acuerdo contigo.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: