Archivo | vidas pasadas RSS feed for this section

Niño reconoce a su asesino

18 Abr

Niño de tres años de edad, señala a su asesino de su anterior vida…

Relacionado con esta nota que fue posteada anteriormente:

http://vidaspasadas-mg.com.es/nino-de-3-anos-recordo-su-vida-pasada/

Un caso de regresión a vidas pasadas escrito por Trutz Hardo, uno de los terapeutas sobre regresión líderes en Alemania.

“Desde hace diez años, he sido amigo del médico y profesor de medicina israelí conocido como Eli Lasch. Él se desempeñó durante mucho tiempo como consultor responsable de los servicios de salud en la Franja de Gaza. Sus propias experiencias fueron las que lo ayudaron, poco a poco, a encontrar su camino de regreso a la Cábala, la cual le permitió redescubrir las capacidades asombrosas que había poseído en una de sus vidas pasadas.

Después de haber terminado su carrera altamente reconocida como médico, abrió una clínica en Israel, en la que trabajó como terapeuta de regresión y sanador espiritual convirtiéndose así en un líder de terapias a vidas pasadas. En 1989 me trasladé a Berlín, donde participé en sus seminarios.

Unos años más tarde apareció en la televisión varias veces, donde llevó a cabo con éxito sus sanaciones, convirtiéndose en consecuencia, en un conocido personaje en todo el país.

En 1998 apareció su libro, muy interesante, con el título “De Médico a Sanador Espiritual”.

Eli me relató varias historias asombrosas acerca de la reencarnación, las cuales lo había ayudado a revolucionar su forma de pensar como médico convencional.

En diciembre de 1998 lo visité en su apartamento de Berlín, donde, entre otras cosas, relató el siguiente caso, que ahora relataré con mis propias palabras.

 

nino-vida-pasada

Los drusos son una comunidad de aproximadamente 200.000 personas que se establecieron, hace mucho tiempo, en el Líbano, Siria, Jordania y la región que ahora es Israel.

No son ni musulmanes ni cristianos, ellos tienen su propia religión. En Israel se encuentran sobre todo en los Altos del Golán. Son los únicos israelíes no judíos que sirven en el ejército israelí. La reencarnación es la base de sus creencias.

Ellos creen, que tan pronto como el niño nace, en su cuerpo se busca marcas de nacimiento, ya que están convencidos de que éstas provienen de heridas de muerte, que se recibieron en una vida pasada. Cuando el niño es capaz de hablar, tratan de descubrir algo de su vida pasada con el fin de obtener las primeras pistas sobre las circunstancias de última muerte.

Son conscientes de que a menudo los niños pequeños pueden confundir los hechos pasados y presentes, experimentando todo como si se tratara de la misma vida.
Por esa razón, tan pronto como el niño tiene tres años y es capaz de distinguir entre los acontecimientos del pasado y su vida actual, el niño es llevado al lugar del cual ha hablado y en el que afirma haber vivido en una vida pasada.

Cuando el niño no menciona el lugar, por lo general esto se convierte en una ocasión especial, y se forma una especie de investigación, dirigida por varios respetados ancianos de la aldea.

Cuando un cierto chico, que tenía en la frente una larga marca de nacimiento de color rojo que se extendía hasta el centro de la cabeza, cumplió los tres años de edad, se formó un grupo de quince hombres. Este grupo estaba formado por el padre y otros parientes del niño, además de varios ancianos de la aldea y los representantes de tres pueblos vecinos.

Ellos estaban seguros que el muchacho había dicho que había vivido en un vecindario cercano, en su vida pasada. El profesor Eli Lasch era el único no druso que fue invitado a unirse a este grupo porque sabían que él estaba interesado en la reencarnación.

Cuando llegaron a la primera aldea vecina con el chico, se le preguntó si le parecía familiar. Él les dijo que había vivido en un pueblo diferente, por lo que se dirigieron al siguiente. Cuando llegaron allí y le preguntaron de nuevo, les dio la misma respuesta. Finalmente llegaron a la tercera aldea. Ahora el muchacho les dijo que este era el lugar donde había vivido. De repente, él era capaz de recordar algunos de los nombres del pasado.

Él les había dicho hace unos meses que un hombre lo había matado con un hacha, pero no había sido capaz de recordar su propio nombre y el de su asesino. Ahora, al llegar a la aldea, recordaba tanto su primer y segundo nombre, así como los de su asesino.

Una de las personas más antiguas de este pueblo que se había unido a este grupo había conocido al hombre a quien el muchacho había nombrado. Él dijo que este señor, había desaparecido sin dejar rastro hace cuatro años y había sido declarado desaparecido.

Ellos pensaron que él se debió haber perdido en esta zona devastada por la guerra, ya que a menudo eso suele suceder con las personas que se alejan entre las líneas de los israelíes y los sirios, los cuales los hacen prisioneros o son fusilados si son sospechosos de ser espías.
Pasaron por el pueblo y el chico les mostró su casa. Muchos curiosos se habían reunido alrededor. De repente, el muchacho se acercó a un hombre y le dijo: “¿No eres tú… (Eli olvidó el nombre)?” El hombre respondió que sí.

Entonces el muchacho dijo: “Yo era tu vecino. Nosotros tuvimos una pelea y me mataste con un hacha”. Eli me dijo, que el hombre se había puesto de repente blanco como el papel. El niño de tres años de edad dijo: “Yo ni siquiera sé donde enterraste el cuerpo.”
¿Cómo podría haber sabido que su antiguo vecino había enterrado su cuerpo después de su muerte?

Casi a diario, durante la terapia de regresión, mis clientes me describen el siguiente escenario post-mortem: después de la muerte el alma abandona el cuerpo terrenal y en la mayoría de los casos es capaz de ver el cuerpo desde arriba. A menudo se cierne allí por un tiempo y puede ver exactamente lo que le sucede al cuerpo.

Un tiempo después, todo el grupo seguido por muchos curiosos fueron vistos vagando en los campos cercanos. Se le pidió venir, al hombre a quien el niño había reconocido como su asesino. Luego, el muchacho los llevó a un campo particular y se detuvo frente a un montón de piedras y dijo: “Él enterró mi cuerpo bajo estas piedras y el hacha está ahí.”

Quitaron las piedras y debajo descubrieron el esqueleto de un hombre adulto con la ropa de un agricultor. Una fractura en la parte frontal del cráneo era claramente visible. Ahora todo el mundo se quedó mirando al supuesto asesino, quien finalmente admitió el delito frente de todos. Entonces, el muchacho dijo dónde estaba enterrada el hacha y ellos se acercaron al lugar. No tuvieron que buscarla por mucho tiempo, pronto la tenían en sus manos.

La reencarnación es un hecho en la vida de los drusos; no tienen necesidad de pruebas para asegurar esta creencia, sin embargo, siempre se sorprenden con casos como éste, que lo único que hacen es reafirmar su existencia. Los drusos también creen que siempre renacen como drusos.

Con esta regresión, el grupo demostró que la afirmación era cierta. Eli le preguntó a la gente, que qué sería del asesino.

Le dijeron que no lo iban a entregar a la policía, que ellos mismos decidirían sobre un castigo apropiado para él”.

Copyright © 2002 Trutz Hardo

Fuente:

http://www.esolibris.com/articles/reincarnation/three_year_old.php

 

Anuncios

Niño recuerda su vida pasada en Hollywood

9 Mar

Niño recuerda su vida pasada en Hollywood codeándose con las estrellas

Ryan señaló a un hombre en la foto y dijo: “Hey Mamá, ese es George. Nos tomamos una foto juntos. Y…, Mamá, ese hombre soy yo. Yo me encontré”

Por Tara MacIsaac – La Gran Época

Boy-Hollywood

Cartel de Hollywood. (Shutterstock *) Abajo a la izquierda: una foto de archivo de un chico señalando. (Shutterstock *) 2 º Derecha: Marilyn Monroe en la portada de la edición enero 1954 de la revista Now. (Wikimedia Commons) Abajo a la derecha: La actriz Rita Hayworth (Wikimedia Commons)

A los 4 años de edad, Ryan empezó a hablar de ir a casa, a Hollywood. Solía dirigir películas imaginarias, gritando “¡Acción!”

Sus padres no pensaban mucho sobre esto hasta que comenzó a tener pesadillas. “Se levantaba agarrando su pecho y diciendo que no podía respirar. Comentó que cuando estaba en Hollywood su corazón había explotado”, escribió el Dr. Jim Tucker, un destacado investigador de casos de reencarnación, en su libro “Volver a la vida: Casos extraordinarios de niños que recuerdan vidas pasadas”. El Dr. Tucker es también profesor asociado de psiquiatría y ciencias del comportamiento neurológico de la Universidad de Virginia, Estados Unidos, y director médico de la Clínica de Psiquiatría para el Niño y la Familia.

Mientras intentaba aliviar la angustia del niño, Cyndi, la madre de Ryan, contactó al Dr. Tucker. Ella no estaba predispuesta a creer en la reencarnación; se crió como Bautista y su esposo era hijo de un ministro de la Iglesia de Cristo. Pero como su hijo siguió hablando de su otra vida y de su otra familia en Hollywood, eso la impulsó a buscar ayuda donde la pudiese encontrar. Ryan solía llorar pidiéndole a Cyndi que lo llevara a casa con su familia en Hollywood.

Consiguió en la biblioteca algunos libros sobre Hollywood para ver si Ryan reconocía algo. En uno de los libros, una imagen de la película de 1932 “Noche tras noche” desencadenó una serie de recuerdos que posteriormente fueron verificados.

Dijo que era amigo de un hombre que en la película era un vaquero y también actor en comerciales de cigarrillos. Gordon Nance era un actor en esa película; protagonizó westerns y fue portavoz de los cigarrillos Viceroy.

Ryan señaló a un hombre en la foto y dijo: “Hey mamá, ese es George. Nos tomamos una foto juntos. Y… mamá, ese hombre soy yo. Me encontré”.

El hombre que Ryan identificó como George era George Raft, un actor principalmente de películas de gángsters en las décadas del 1930 y 1940. El hombre que Ryan identificó como a sí mismo no estaba nombrado en el libro, pero más tarde el Dr. Tucker ayudó a la familia a descubrir su identidad: Marty Martyn.

Martyn tuvo un papel secundario en la película. Ryan recordó una escena de la película donde había un armario lleno de armas. Sí, había tal escena en esa película.

Recordó otros detalles de la vida de Martyn, los colores de su automóvil y del automóvil de su esposa, el cabello castaño rizado de su madre, una hermana tres años menor que él, las coletas de su hija y su época de bailar tap en Broadway. Ryan una vez le pidió a su madre un “Tru Ade”, antes de corregirse a sí mismo y decir “Dr. Pepper”. Pues resulta que Tru Ade fue un refresco que se vendió desde 1940 hasta principios de los ’70, mucho antes de la época de Ryan.

Vio una foto de Marilyn Monroe y la llamó “esa dama María”. Comentó que trató de hablar con ella en una fiesta y que “esos tipos del estudio” le dieron un puñetazo. Ellos no lo dejaron acercarse lo suficiente como para hablar con ella. Vio una foto de Rita Hayworth y dijo que solía hacer presentaciones de Coca-Cola.

La nostalgia y la añoranza caracterizaron sus conversaciones sobre el estilo de vida de Hollywood y sobre los viajes por el mundo, bailando vals en barcos con bellas mujeres y otros pasatiempos glamorosos. Una vez dijo: “No puedo vivir en estas condiciones. Mi última casa era mucho mejor”.

Probando más los recuerdos

El fallecido Ian Stevenson, predecesor de Tucker en la Universidad de Virginia, examinó muchos casos de niños que recuerdan vidas pasadas en Asia. Tucker se está enfocando más en los casos de Estados Unidos. Generalmente, las familias asiáticas tienen un trasfondo de creencia en la reencarnación, muchas familias estadounidenses no.

Tucker escribió que “en los casos de los asiáticos, las familias suelen llevar a cabo pruebas informales, que son completamente descontroladas”. “Tal como escribió Ian, las pruebas generalmente se hacen con un gran grupo de gente alrededor. Alguien hace una pregunta como por ejemplo ‘¿Ves a tu esposa aquí?’ Cuando todo el mundo mira expectante a la viuda de la persona anterior, es difícil que el niño se equivoque al señalar a la persona”.

El Dr. Tucker le mostró a Ryan cuatro fotos de mujeres, de todas estas Martyn conoció solo a una, la que era su esposa. Ryan no pareció reconocer a las otras fotos y señaló la foto de la esposa de Martyn y dijo que le resultaba familiar.

El Dr. Tucker le mostró fotos de cuatro hombres. Ryan señaló a uno y le dijo: “Ese es el senador Five”. Ryan dijo que se había reunido con ese senador en Nueva York. La foto era del senador Ives (el Dr. Tucker dijo que el niño pudo haber confundido “Ives” por “Five”), que era un senador de los EE.UU. para Nueva York en los años ’40 y ’50. Martyn había conocido a Ives, pero no a los otros tres hombres en las fotos.

El Dr. Tucker le mostró a Ryan cuatro nombres (Ryan tenía seis años en ese momento y pudo leer los nombres): John Johnson, Willie Wilson, Marty Martyn y Robert Robertson. Ryan eligió Marty Martyn. El Dr. Tucker realizó varias pruebas similares.

Reunión con la hija de Martyn

Según el Dr. Tucker, a veces enfrentar a la familia de una vida anterior puede ayudar a los niños a dejar de lado la vida anterior y la angustia asociada, “Los recuerdos de los niños quedan validados, pero también ven que las cosas han cambiado”.

Aunque Ryan había expresado desde hace tiempo una intensa añoranza de lo que recordaba de su antigua vida, en cierto punto él dijo: “Yo sólo quiero ser yo, no mi viejo yo”. Cuando se estaba preparando para conocer a la hija de Martyn y le dijeron su edad, él se enojó. “Ella envejeció. ¿Por qué no me esperó?”

Durante la reunión Ryan se mantuvo reservado. Más tarde dijo: “La misma cara, pero ella no me esperó. Ella cambió, su energía cambió. No quiero volver. Quiero seguir para siempre con esta familia”.

¿Por qué regresó?

Muchos de los niños que parecen recordar sus vidas pasadas, murieron angustiados.

El Dr. Tucker escribió: “Ryan dijo que la razón por la que tuvo que regresar fue que no pasaba suficiente tiempo con su familia en su vida pasada; trabajaba tanto que se olvidó de que el amor es lo más importante”.

Lo que Ryan recordó del embarazo de su madre, el tiempo antes del nacimiento

Cyndi quería una hija. Su marido ya tenía dos hijos y ellos decidieron tener uno más. Un día Ryan le preguntó por qué pensaba que iba a ser una niña y Cyndi le preguntó cómo sabía que ella deseaba tener una niña. Él respondió que nadie se lo había dicho, que él lo había visto desde el Cielo.

“Ese médico te hizo un test y te dijo que yo era un niño. Te enojaste y dijiste que él estaba equivocado. Tú simplemente sabías que yo sería una niña. Mamá, era el cumpleaños de papá, después fuiste a un restaurante a comer y lloraste durante un tiempo muy largo”.

Todo eso era tal como había sucedido. Cyndi explicó que ella realmente lamentaba su comportamiento ese día y que no pudo imaginar cómo podría haberle dicho a Ryan sobre el tema o hablado de ello para que él lo oyera.

 

 

 

 

 

 

Fuente: http://www.lagranepoca.com/32252-nino-recuerda-su-vida-pasada-hollywood-codeandose-estrellas

Niño de 3 años recordó su vida pasada

11 Feb

Niño de 3 años recuerda su vida pasada

El niño de tres años que recordó su vida pasada, identificó a su asesino y la ubicación de su cuerpo

nino-vida-pasada

Siempre se ha considerado que los niños tienen una imaginación muy viva. Pero, ¿cómo podemos saber si nuestros niños están contando historias o si realmente son la reencarnación de alguien? Hay muchos casos que indican que los niños, de hecho, tienen la capacidad de recordar sus vidas pasadas. Y aunque muchas personas rechazan esta creencia, lo cierto es que los hechos demuestran que se trata de toda una realidad.

¿Pero qué ocurre si un niño reporta un incidente en particular que se puede probar? Por ejemplo, mediante los libros de historia, en los registros de guerra o incluso por los recuerdos de los miembros mayores de la familia.

Y este es el caso de un niño de 3 años de edad, que vive en la región de los Altos del Golán, cerca de la frontera de Siria e Israel, que según relató fue asesinado con un hacha en su vida anterior. Pero lo sorprendente no fueron sus palabras, fue capaz de mostrar a los ancianos de la aldea, el lugar exacto donde el asesino enterró su cuerpo. Después de una investigación al lugar indicado por el muchacho, descubrieron atónitos el esqueleto de un hombre allí, además el arma del homicida, un hacha.

La reencarnación de una víctima por asesinato

En su libro, “Los niños que han vivido antes: La reencarnación en la actualidad”, el terapeuta alemán Trutz Hardo narra la historia de este chico, junto con otras historias de niños que parecen recordar sus vidas pasadas con una exactitud asombrosa. La historia de este niño fue presenciada por el Dr. Eli Lasch, quien es mejor conocido por el desarrollo del sistema médico en Gaza como parte de una operación del gobierno israelí en la década de 1960. El Doctor Lasch, que murió en 2009, le contó los acontecimientos asombrosos a Hardo.

El muchacho era de la etnia drusos, y en su cultura se acepta la existencia de la reencarnación como un hecho. Tan pronto como nace un niño, los ancianos buscan marcas de nacimiento, ya que están convencidos de que éstas provienen de heridas de muerte atribuidas a una vida pasada. Si dichas marcas se encuentran en un niño, los ancianos tratan de descubrir información de su vida pasada, y tan pronto como el niño es capaz de hablar intentan obtener los primeros indicios sobre las circunstancias de su antigua muerte.

Ellos son conscientes de que a menudo los niños pequeños confunden los acontecimientos pasados ​​y presentes, así que tan pronto como el niño tiene tres años y es capaz de distinguir entre los acontecimientos del pasado y su vida actual, el niño es llevado al lugar que ha descrito y en el que afirma haber vivido en una vida pasada (siempre que el niño en cuestión mencione tal lugar). Dado que se trata por lo general una circunstancia inusual, se forma una especie de tablero de nativo para la investigación, dirigido por varios respetados ancianos de la aldea.

Incluso con estos datos, la historia del pequeño de tres años llegó a sorprender a toda su comunidad. El pequeño nació con una gran mancha de nacimiento en la cabeza de color rojo. Cuando el niño tenía la edad suficiente para hablar, le dijo a su familia que había sido asesinado por un golpe en la cabeza hecha con un hacha, además de recordar el nombre que tuvo en su vida pasada. El chico decía ser la reencarnación de un hombre que había desaparecido cuatro años antes. También recordaba el nombre completo de su asesino.vida-pasada-ninoDebido a la expectación creada por las declaraciones del muchacho, muchos curiosos se habían reunido para presenciar lo imposible. De repente, el muchacho se acercó a un hombre y le dijo: “¿No eres tú…?” El hombre respondió que sí. Entonces el muchacho dijo: “Yo solía ser su vecino. Tuvimos una pelea y me mató con un hacha”. El hombre se quedó sin habla y sin poder reaccionar pero él no admitió el asesinato.

Entonces el niño les dijo a los ancianos donde estaba enterrado el cuerpo. En ese mismo lugar, encontraron el esqueleto de un hombre con una herida en la cabeza que correspondía a la marca de nacimiento del niño. También encontraron el hacha, el arma homicida. Todo el mundo se quedó mirando el asesino quien finalmente admitió el crimen delante de todos. El Doctor Lasch, fue el único no-druso que estuvo presente a través de todo este increíble proceso.

¿Cómo podía haber sabido el pequeño donde había enterrado su cuerpo después de su muerte? ¿Cómo pudo reconocer a su asesino? ¿Cómo un niño tan pequeño recordaba tantos detalles de una vida pasada? Son muchas las preguntas que acompañan a este inusual caso, que escapa a cualquier explicación de la razón.

Fuente: Paradigma Terrestre

El humano de Luz

22 Ago

El humano de Luz

47090_1560148451685_1474512492_31471091_4916478_n

Cómo es el humano de Luz

Hay tres tipos de evolución que pueden decodificar la actividad de la “Luz Viviente” durante la transición de la forma física (o tipos diferentes de ascensión y adquisición de frecuencias más elevadas del cuerpo, también denominado el cuerpo de luz):

1) La Evolución física por la vía de la encarnación en la más pura forma física (encarnación positiva); en otras palabras, evolucionar en un cuerpo de luz encarnado en un cuerpo de luz, dado que ya se obtuvo un cierto nivel de conciencia en una encarnación anterior que hace posible manejar las crecientes tasas vibratorias del cuerpo de luz: la conciencia equipara la tasa vibratoria.

2) El hombre físico que posee la rejilla de luz de un alma evolucionada que puede ser codificada desde la “Vida de lo Vivo” a una encarnación física-espiritual más avanzada en el cielo inferior; tal ser es un “croquis de luz” a imagen y semejanza de su Dios Creador determinado (en otras palabras, un ser de alto calibre en la jerarquía espiritual crea otro ser, un doble si se lo quiere llamar así, y lo coloca dentro de un cuerpo y/o un cuerpo de luz)

3) El humano espiritual-físico que posee una unidad completa con la Shekinah espiritual que es capaz de resucitar directamente en el “Cuerpo de Luz” del arquetipo del Adan Kadmon. Tiene la virtud de completar su misión espiritual y la prerrogativa de participar en los cielos superiores que trabajan directamente a Imagen y Semejanza del Padre.

Los que hayan irradiado su amor hacia la Luz de lo Vivo, hacia el universo mayor, continuarán expresando el poder de la ‘Imagen de los Iluminados’, porque han aprendido a compartir las pulsaciones del Amor en la continuidad y en el cambio. Los que nieguen la Luz volverán al inicio de su conciencia en forma de carne (o en formas aún inferiores de metamateria) porque la carne no puede transformarse en la Luz de lo Vivo.

En otras palabras, al final de un programa evolutivo, si el código genético de un alma individual no es merecedor de funcionar en el siguiente peldaño de la regeneración “a la Luz” de la especie, esa alma es situada una o varias funciones atrás en la escala biológica, donde tendrá que aprender a través de su karma negativo a armonizarse con la Luz y el Amor.

En esencia, existen en la “muerte consciente” hasta que se dan cuenta de que el poder del Amor abre el sendero visual de la ascensión a niveles indescriptibles de esencia de Luz. Cada acción en la vida es parte de la energía centrífuga de la materia que construye las unidades de energía consciente para que sean lo suficientemente fuertes como para resucitar el polvo de la vida en factores de luz de la nueva onda.

La negación de esta energía centrífuga supone la falta de luz espiritual codificada, y la luz del ser irrealizado sencillamente se disipa en partículas de carga lumínica que degeneran y vuelven a ser combinaciones básicas de energía que será usada para nuevos comienzos evolutivos.

Este es el programa de reciclaje cósmico. La “luz de la conciencia” no utilizada se le da frecuentemente a personas deterioradas o a niños huérfanos de algún otro marco temporal de vida, quienes la usarán sabiamente.

Diseñando en la luz de la conciencia, creas tu propio Cuerpo Gematriano de luz para conectarte con la función de onda de la Luz Zohar que permite a tu cubierta exterior sobrevivir en este ciclo de vida y muerte de creación física.

Reencarnación y Evolución

27 Jul
Vidas pasadas y Evolución
Aunque ya hemos hablado de ella, ¿podrías darme una definición exacta de lo que es la reencarnación?
La reencarnación hace referencia a la multiplicidad de vidas físicas o encarnaciones, es decir, que un mismo ser o espíritu que ha animado un cuerpo desde el nacimiento hasta la muerte puede volver a encarnar en un nuevo recién nacido y vivir una nueva vida en el mundo físico.
¿Cuál es el objetivo de la reencarnación respecto a la evolución espiritual?
El aprendizaje espiritual se asemeja al que tiene lugar en la escuela. En la escuela existe una alternancia de periodos de estudio con periodos de evaluación o examen, donde el alumno tiene que demostrar lo que ha aprendido. Lo mismo ocurre con el aprendizaje espiritual. En la etapa de desencarnado el espíritu estudia y se prepara espiritualmente.
En el periodo de encarnado se trata de poner en práctica lo que se ha aprendido sin ningún tipo de coacción, es decir por voluntad libre del espíritu encarnado. Cada encarnación es una oportunidad de evaluación de un curso en particular. Si se supera esta evaluación se pasará al estudio de un curso más avanzado, que se iniciará en el plano espiritual con el aprendizaje de nuevas enseñanzas espirituales. Cuando el espíritu está preparado y sus nuevos conocimientos asimilados, volverá a encarnar para afianzarlos en su interior con la práctica.
Pues a mí me parece que hay personas que afrontan en la vida pruebas muy duras que yo no sé si sería capaz de superar.
En cada encarnación cada espíritu afronta unas pruebas que son propias de esa encarnación y que están de acuerdo con su capacidad espiritual. El espíritu conoce antes de encarnar qué tipo de pruebas necesita para avanzar y se prepara concienzudamente para poder superarlas con éxito en el periodo en el que no está encarnado, al igual que el deportista que participa en una final de competición no llega a ésta por casualidad, sino que se ha entrenado concienzudamente durante todo el año, habiendo superado previamente diversas pruebas de calificación. Por tanto, a nadie se le enfrenta a pruebas que no puede superar.
No entiendo cuál es la necesidad de la reencarnación.
¿Por qué es necesario vivir más veces en el mundo físico?
¿Acaso un alumno acaba su formación en un solo curso? Aunque haya aprendido muchas cosas en un sólo curso, siempre habrá algo que no haya podido aprender y que requiera más tiempo. El espíritu en evolución es también un alumno y también necesita de más de un curso, es decir de más de una vida, para aprender todo lo que necesita y quiere.
¿Y no podría vivirse aquí una vez y luego pasar a otro plano de la existencia y seguir allí evolucionando sin necesidad de volver a la Tierra?
Podría pero, al igual que sería un despilfarro tirar un vestido después de habérnoslo puesto una sola vez, sería una infrautilización del mundo material que sólo pudiéramos usarlo una única vez, unos 100 años como máximo que puede durar una de vuestras vidas físicas, con la de miles de millones de años que ha costado que se forme un planeta y que se hayan desarrollado las condiciones para albergar vida. Es una cuestión de optimización de recursos.
¿Acaso vosotros tenéis escuelas para un sólo año? En vuestro mundo, un alumno pasa al menos seis años en el mismo colegio sin necesidad de cambiar de centro. Por ejemplo, en un colegio de primaria, el alumno estará desde los 6 a los 12 años. Sólo cuando el alumno completa su formación de primaria y pasa a la enseñanza secundaria, cambia de centro.
Pues lo mismo ocurre con el espíritu en formación. Vuestro planeta es como una escuela de primaria donde los espíritus en edad de primaria vienen a aprender. Cuando el espíritu haya aprendido todo lo que esa escuela, es decir, ese mundo, pueda enseñarle, podrá entonces pasar a otra escuela en la que se imparta una educación superior, es decir, podrá encarnar en otro mundo más acorde con su nivel evolutivo y necesidades de aprendizaje. Mientras, continuará evolucionando en ese mundo, o en otro de semejante nivel.
¿Y por qué si hemos vivido antes, no nos acordamos de otras vidas?
Es una necesidad del espíritu en vuestro actual estado evolutivo.
¿Y por qué necesitamos olvidar ese supuesto pasado de otras vidas?
Es necesario para concentraros en los objetivos de la actual vida, sin que haya recuerdos propios o de otras personas que impidan que el espíritu actúe con libre albedrío, para que su actuación no esté condicionada por los actos del pasado.
Esto parece estar en contradicción con la ley de evolución progresiva, ya que si el espíritu no puede recordar lo aprendido en vidas anteriores, ¿no es como si volviera a empezar de cero cada vez?
Se olvidan los recuerdos concretos pero no lo aprendido espiritualmente. Esto queda retenido por el espíritu en su memoria espiritual, aunque no en la memoria física, que ciertamente parte de cero en cada encarnación. Para que entendáis esto os pondré un ejemplo de vuestros días. Imaginaos que alguien inicia su primer curso de aprendizaje en informática y se le asigna un ordenador para realizar el curso, para que practique y guarde en la memoria del ordenador, todos los ejercicios y los trabajos del curso. Cuando llegue al final del curso el alumno habrá aprendido una serie de aspectos de la informática. En el curso siguiente cambiará de clase y cambiará de ordenador. Se le asigna un nuevo ordenador con la memoria a cero, y con mayor capacidad de procesamiento y de memoria para que pueda disponer de toda su capacidad para ampliar sus conocimientos. Aunque el alumno no haya podido transferir los documentos y ejercicios de la memoria del primer ordenador a la del segundo, lo que ya ha aprendido sobre Informática, no lo va a olvidar.
Con este conocimiento podrá configurar el nuevo ordenador a su gusto, no partiendo de cero, sino haciendo uso de los conocimientos adquiridos en el primer curso, y esto es independiente de lo que le ocurra al ordenador antiguo o de los datos creados. Cuando el espíritu encarna en un nuevo cuerpo, ese cuerpo es como ese ordenador nuevo con la memoria a cero que se le da al alumno al iniciar el curso, que el alumno irá empleando para aprender. Con el tiempo, el cuerpo físico se desgasta hasta el punto de que no le sirve al espíritu para seguir avanzando.
Entonces es cuando se hace necesario “jubilar” el ordenador viejo, es decir, desencarnar. La memoria física, el cerebro, se descompone con el resto del cuerpo, pero no la memoria espiritual, que retiene todo lo aprendido en esa vida. En el estado de desencarnado, el espíritu puede acceder a todos los detalles de encarnaciones anteriores, ya que deja de estar restringida su capacidad a la capacidad del cuerpo físico.
Entonces ¿podremos recordar todas nuestras vidas anteriores cuando hayamos muerto?
Todo lo vivido en las encarnaciones de un espíritu, y del periodo entre vidas físicas queda archivado para uso personal del espíritu, aunque mientras el espíritu está poco evolucionado, su capacidad de explorar en esta memoria esta restringida a las vidas más recientes.
La penetración en la memoria espiritual de las vidas anteriores aumenta conforme el espíritu evoluciona.
Sigo sin ver necesario el olvido de otras vidas. ¿En qué le puede perjudicar al espíritu el recuerdo de otras vidas? Yo creo que sería más bien al contrario. Si el espíritu conserva la memoria de sus vidas pasadas, ¿no tomará mayor conciencia del proceso evolutivo y aprovechará mejor la encarnación para evolucionar?
El razonamiento que haces es correcto para los espíritus que han alcanzado ya cierto nivel evolutivo, pero no para los espíritus menos avanzados, a los que un exceso de información podría obstaculizar su desarrollo, por no saber emplear correctamente este conocimiento. De forma que el conocimiento se va haciendo accesible a medida que el espíritu va evolucionado y va esforzándose por buscarlo.
Pues me tendrás que poner un ejemplo para que entienda lo que quieres decir, porque no me queda claro en qué manera pueden entorpecer la evolución de un ser los recuerdos de las vidas pasadas.
Vale.
Imaginad que alguien ha sido un asesino en una vida pasada y que tanto él cómo otros espíritus que convivieron con él recuerdan las fechorías que cometió. Este espíritu ahora ha reflexionado respecto al daño que hizo y tiene el propósito de enmendarse en la nueva vida que ha comenzado. Imaginad que volviera a encarnar en medio de las personas que convivieron con él y que recuerdan lo que hizo.
En esas circunstancias, el espíritu estaría marcado por su pasado y seguramente recibiría el desprecio continuo de las personas que recuerdan que fue un asesino y que no son suficientemente avanzadas espiritualmente para comprender que todos hemos errado en el pasado y que todos hemos necesitado de innumerables oportunidades para rectificar. Podría haber algunos que quisieran ajustarle las cuentas, tomarse la revancha por las cuentas pendientes del pasado.
Asimismo, el espíritu podría, bajo esa presión del entorno, torturarse emocionalmente o, lo que es peor, vengarse de aquellos que le oprimen y volver a retomar sus actividades delictivas, con lo cual, lejos de conseguir una mejora, estaríamos condenándole al estancamiento espiritual.
¿Y cómo le beneficiaría el olvido de las vidas pasadas?
Podéis considerar como si el espíritu se hubiera acogido a un programa de protección de testigos, en el que al testigo protegido, antiguo delincuente, a raíz de querer colaborar con la justicia, y para evitar represalias de sus antiguos compañeros, se le da una nueva identidad, un trabajo nuevo en un lugar diferente, para que inicie una nueva vida lejos del peligro, con el objetivo de reinsertarle en la sociedad.
En este caso, este efecto, el de la nueva identidad, se consigue mediante la reencarnación y el olvido de las vidas pasadas.
¿Y siempre ha de ser así, es decir, nunca podremos recordar lo que hemos hecho en vidas anteriores mientras estemos encarnados, sin esperar a la muerte?
Nunca no. De hecho, como te dije al principio, existen personas que tienen recuerdos esporádicos de otras vidas, sobre todo en la infancia, y algunos consiguen recordar algunos detalles a través de hipnosis regresiva.
En Oriente, se conocen muchos más casos de recuerdos espontáneos de vidas pasadas en niños que en Occidente. Y esto se debe a que al ser regiones en las que se cree en la reencarnación, los padres no reprimen a los niños cuando éstos cuentan lo que recuerdan. Pero el recuerdo consciente sólo será posible cuando en el mundo encarnen mayoritariamente espíritus que hayan avanzado suficiente en el aprendizaje del amor para no utilizar el pasado como excusa para no amar.
Recordaréis cuando comprendáis que todos somos hermanos y que hemos errado en el pasado, y que todos hemos necesitado de innumerables oportunidades para rectificar. Así ocurre en mundos más avanzados, en los que recordar una o varias vidas anteriores es lo normal.
Pues, ahora que sacas a colación el tema, no me parece que en las zonas donde predominan las religiones orientales, que creen en la reencarnación, como el hinduismo y el budismo, estén mejor que nosotros.
Ahí está el ejemplo del hinduismo, donde la creencia en la reencarnación se utiliza para justificar las desigualdades entre humanos. Me refiero al sistema de castas.
Para que veas un ejemplo de que es la evolución interior y no el conocimiento exterior lo que hace que el espíritu evolucione, ya que aun creyendo en la existencia de la reencarnación, han manipulado su significado para justificar su egoísmo.
También es un ejemplo de que para los espíritus menos avanzados, un exceso de información obstaculiza su desarrollo evolutivo, por no saber emplear correctamente este conocimiento.
Los hinduistas que justifican el sistema de castas, sin conocer el pasado directo del espíritu, ya están presuponiendo que el que se encarna en la casta de los intocables ha debido ser alguien que ha actuado mal en otra vida, y lo utilizan como excusa para, en vez de ayudarle, hacerle la vida lo más difícil posible.
¡Qué lamentable conclusión, basada en el egoísmo del que, tras encarnar en la casta más favorecida materialmente, en lugar de echar una mano al desfavorecido, se la pisa para que ni siquiera por su propio esfuerzo salga de la miseria!
De esta forma, en la próxima encarnación, los que se creyeron mejores por haber sido materialmente favorecidos, sí que se exponen a encarnar en una situación de miseria como la de los intocables, para que sientan en carne propia lo que es la miseria, el racismo y la incomprensión.
Con esta experiencia, cuando estén en situación de cambiar el estado de las cosas, por ejemplo, volviendo a encarnar en la casta dominante, tal vez se acuerden de lo que aprendieron interiormente en la vida anterior en la que fueron intocables y trabajen por la abolición del sistema de castas.
Por el contrario, el budismo, de origen posterior y espiritualmente mucho más avanzado, al tiempo que mantiene la creencia en la reencarnación, incorpora la creencia en el amor al prójimo, y no busca ya argumentos para oprimirlo, de manera que los budistas son creyentes en la reencarnación pero no “castistas”, es decir, están en contra del sistema de castas.
Autor Vicent Guillen del Libro “Las Leyes Espirituales”
enviado por Ma Cristina Descalzo al grupo Luzplena-Cristalindigos
Comprende más sobre la Reencarnación leyendo Vidas Pasadas Tiempo Presente
A %d blogueros les gusta esto: