Archivo | reencarnación Feed RSS para esta sección

Almas Gemelas y Almas Compañeras

4 abr

Almas gemelas y almas compañeras, por Elizabet Clare Prophet


Cada uno de nosotros tiene un alma gemela -o llama gemela- con quien fuimos creados al principio. Dios te creó a ti y creó a tu llama gemela a partir de un “cuerpo de fuego blanco”. Separó ese ovoide de fuego blanco formando dos esferas del ser: una con una polaridad masculina y otra con una polaridad femenina, pero ambas con el mismo origen espiritual y patrón único de identidad.

Miles de años atrás, tú y tú llama gemela os ofrecisteis ante el Dios Padre/Madre para descender a los planos de la materia a fin de llevar el amor de Dios a la Tierra. El plan original consistía en que encarnarais unas cuantas veces, con el propósito de que cada mitad del Todo Divino aprendiera a ser el instrumento del Dios Padre/Madre.

Nuestros primeros tiempos en la Tierra fueron dichosos y, de hecho, habríamos continuado compartiendo la belleza de una relación de amor cósmico con nuestra llama gemela durante muchas encarnaciones, si hubiéramos permanecido en armonía el uno con el otro y con Dios. Sin embargo, caímos del estado de perfección al hacer mal uso de la Luz de Dios. Ése es el verdadero significado del relato del Jardín del Edén.

De haber retenido la armonía del Uno, el éxtasis de nuestro amor se habría prolongado a lo largo de nuestras vidas en la Tierra. Pero el perder la armonía – por miedo, desconfianza, o por un sentimiento de separación con respecto a nuestra Fuente- nos convertimos en víctimas de nuestro karma negativo. Separados en cuanto a vibración, y ya sin mostrar preferencia el uno por el otro, nos vinculamos con otros entablando relaciones complicadas y actitudes recíprocas de negligencia hasta que nuestra alma clamó al cielo en busca del Dios vivo…y de nuestra otra mitad.

Cada encarnación en la que anduvimos separados de nuestra llama gemela la dedicamos o bien a crear karma negativo o bien a saldar parte del que se interponía en nuestra reunificación. En ciertas ocasiones tuvimos algún tipo de relación con nuestra llama gemela -como marido y mujer, madre e hijo, padre e hija o hermano y hermana- con el propósito de desenredar los hilos negativos de energía que tejimos en nuestro subconsciente por medio del mal uso del libre albedrío.

Ahora, al finalizar este ciclo de la historia y encaminarnos hacia la era de Acuario, es el momento en que las personas que sirven a la luz en algún sendero espiritual necesitan aprender a contactar con su llama gemela. Quien promueve esta búsqueda es nuestro Yo Superior, si bien ello no se ha interpretado de manera correcta en el nivel físico. A menudo, cuando la gente se entera de que comparte una misión única con su llama gemela, empieza a buscar en el plano físico a esa alma especial en lugar de buscar la integridad dentro de sí. Ello significa dar un rodeo en el sendero de la liberación del alma. Lo que abre la puerta a encontrar y convertirse en uno con nuestra llama gemela es la relación que tengamos con Dios y con el Yo Superior.

La ley cósmica requiere que definamos en primer lugar nuestra identidad en Dios antes de que se nos revele el potencial espiritual conjunto con nuestra llama gemela. Porque hasta que ambos miembros no alcancen cierto nivel de maestría y unidad con su Yo real, normalmente son incapaces de hacer frente al peso de su karma negativo, el cual se va acrecentando por la presencia de la llama gemela. El mismo factor singular que confiere a las llamas gemelas su enorme poder espiritual -es decir, su mimético patrón de identidad- puede a la vez causar la amplificación de sus partes negativas.

Al final, cada uno de nosotros debe aprender a cambiar los patrones negativos, los metales de baja ley del ego humano, en el oro de nuestro Yo real o divino. A esto se le llama el matrimonio alquímico: el matrimonio de nuestra alma (el aspecto femenino de nuestro ser) con “el cordero” (el verdadero y perdurable yo espiritual, el aspecto masculino). El amor del amado Yo Crístico, esto es, la parte de nosotros que mantiene un contacto incesante con la Fuente -la Presencia YO SOY- es un amor incomparable. Se trata del Amado por el que los santos de Oriente y Occidente lo han dado todo.

Puede darse el caso de que tu llama gemela ya haya obtenido la liberación del alma y se haya unido a Dios; o tal vez todavía esté trabajando por conseguirlo. El lugar donde se encuentre -y cuál sea su estado de conciencia- puede ejercer una gran influencia en tu capacidad por encontrar la integridad. Puesto que ambos compartís el mismo patrón de identidad -al igual que una bola de nieve, única en todo el cosmos- la energía que emitas quedará grabada con un patron determinado. Conforme a la ley según la cual los semejantes se atraen, toda la energía que emitas irá a parar a tu llama gemela, ya sea dificultando, ya ayudándola en el sendero hacia la integridad.

Cuando envías amor o esperanza, dichas cualidades elevarán a tu llama gemela. Pero si por el contrario te sientes turbado por la frustración o el odio, también ella sentirá el peso de esos sentimientos faltos de armonía. En ocasiones, los estados inexplicables de alegría o depresión que te asaltan son los cambios de humor de tu media naranja que se graban en tu conciencia.

” En el nombre del Cristo, pido a mi bendita Presencia YO SOY y a la de mi llama gemela que nuestros corazones sean sellados como si fueran uno para la victoria de nuestra misión dedicada a la humanidad. Invoco la luz del Espíritu Santo para que consuma todo el karma negativo que limita la total manifestación de nuestra identidad divina y la realizacion de nuestro plan divino “.

Al decir estas palabras, aun cuando vivaís por separado en distintas esferas, podréis uniros espiritualmente en planos superiores y dirigir la luz a la vida de cada uno y a la de vuestra respectiva llama gemela para saldar su karma. Ese contacto interno aumenta la luz y el logro que cada uno tiene y libera el impresionante poder de la polaridad de tu amor, facultándote para permanecer imperturbable ante los conflictos que inevitablemente aparecerán a las puertas de quienes osen defender el amor.

De todos modos, no todos los amores bellos y satisfactorios para el alma califican a las llamas gemelas. Existe también el amor de almas cercanas y afines llamadas almas compañeras.

Un alma compañera es distinta de una llama gemela. Las primeras se unen porque se esfuerzan por dominar el mismo tipo de karma y desarrollar las energías del mismo chakra. Así, la atracción entre almas compañeras se basa en la labor sagrada y en el sendero de automaestría. Un alma compañera es algo parecido a la réplica de uno mismo en la materia trabajando en la misma labor con el fin de ejecutar un proyecto original para Dios.

María y José, los padres de Jesús, eran almas compañeras que compartían la responsabilidad de alimentar al Cristo que había dentro de su hijo. Sus respectivas llamas gemelas se hallaban en esferas superiores de luz manteniendo el armonía de la misión que ambos estaban llevando a cabo. Muchas personas que todavía están saldando karma y se encuentran en el sendero espiritual son atraídas hacia sus almas compañeras para realizar un dharma o una labor sagrada que comparten.

Aparte de las llamas gemelas y las almas compañeras, hay otro tipo de relación que solemos ver en un matrimonio: el kármico. En este caso, los dos miembros son atraídos el uno al otro para saldar el karma que les vincula. Estos matrimonios acostumbran a ser difíciles pero son importantes a la hora de obtener maestría en el sendero espiritual. Marido y mujer cosechan asimismo el buen karma de patrocinar y alimentar a sus hijos.

Algunos de esos vínculos matrimoniales ofrecen la oportunidad de reparar graves delitos de asesinato, traición o un odio extremo. En ocasiones, el único modo que tenemos de superar el registro de ese odio es a través del intenso amor que se manifiesta en una relación entre marido y mujer.

Dondequiera que se encuentre tu llama gemela, aunque sea un ser cósmico, necesita tu apoyo y tu amor. Porque, si tu estado vibracional es negativo, puedes estar impidiendo la actividad o servicio de un maestro ascendido, un ángel o alguien encarnado que esté luchando por la libertad, alguien que se haya alzado contra la opresión en la China o que se halle postrado en un hospital psiquiátrico, intubado y en estado vegetal.

Necesitas estar listo para encontrar a tu llama gemela. Te hace falta tener mucho autocontrol.

Tienes que amar el amor lo bastante como para respetarlo, mantener la paz y la armonía cuando los antiguos registros de conflictos del pasado salgan a la luz.

Tienes que aferrarte a tu sueño, sellar esas palabras desagradables, las críticas despiadadas, las respuestas cortantes y ofensivas, cualquier cosa que rompa en mil pedazos la matriz del regalo más hermoso que la vida te dará: el amor perfecto.

Una llama gemela no busca a alguien de quien cuidar. Una llama gemela busca tu integridad para complementar la suya a fin de que cuando, esteis juntos formando un circulo completo de Alfa y Omega, podeis servir a la vida que está necesitada, a otros que todavía no han descubierto la ley de su unidad.

Así, en cuanto te percates del hecho de que estás incompleto en algún aspecto, de que te falta tal o cual cosa, debes enlazarte con la matriz superior de tu integridad que existe y que se encuentra a niveles internos. Es la integrada de tu Yo crístico, la integridad de tu Presencia YO SOY, y tu unión total y eterna, divina, con tu llama gemela.

Tienes que afirmarla ahora mismo.

Debes tener una sensación de paz acerca de la integridad presente; y puedes tenerla porque existe ahora mismo en Dios allí donde te encuentres.

Cuando sientes esa paz, sólo entonces tienes algo que ofrecer a alguien, a la vida.

Cuando te envuelve la paz de la integridad, sólo puedes atraer de todas partes de los cielos más de esa integridad, más de la confirmación de lo que sabes que eres y de lo que eres en realidad.

Así que, cuando sientes que estas llenando la matriz, que tarde o temprano vas a saciar ese apetito, afirmas en presente: “Estoy colmado. Estoy lleno de luz”.

Con esta afirmación, con esa actitud divina respecto a tu estado, atraerás a cada persona, cada situación y cada circunstancia en tu vida, necesarias para la realización del designio cósmico, el cual puede o no incluir a tu llama gemela; aunque de todos modos no importa porque tú eres tu llama gemela.

“Mi Padre y yo somos uno:

Mi Madre y yo somos uno.

Mi llama gemela y yo somos uno.

¡Somos uno aquí y ahora!”.

Y nunca estás solo.

Eso es lo que todo el mundo busca en la vida; la persona que es íntegra y sabe que lo es, que utiliza su integridad para transmutar los deseos y carencias en el plano físico, los últimos vestigios del karma, y toda la diversidad de situaciones humanas que quedan pendientes de resolver en nuestra vida.

Esa es la clave de la unión con tu llama gemela. Y pienso que aquella afirmación de Ser es el punto de partida de una eterna felicidad.

Por tanto, recuerda: la simple carencia de alegría, de felicidad, puede estar privándote, desde el punto de vista externo, de más de cuanto jamás puedas soñar. Así que, tan pronto como te dejes caer en un estado de tristeza, de lástima de ti mismo, por leve que sea, o de mal humor, en ese preciso instante ten presente que tal vez hayas perdido la chispa de contacto con tu llama gemela.

Tu llama gemela no merece tener que presenciar tu mal humor, tu lástima o tus caprichos. Si eres capaz de entender la llama gemela como tu complemento divino, y respetas a Dios en tu vida, observate y di:

“Puede que no me lo merezca ahora, pero dentro de una hora sí lo mereceré. Voy a ser una persona nueva, de manera que seré irresistible a los ojos de Dios, de los ángeles, de los Maestros. Caminarán y hablarán conmigo. Se sentirán a gusto en mi casa. Y mi llama gemela me buscará y me encontrará”

Así pues, elige quien eres. Decide lo que vas a hacer. Pregunta a Dios. Y luego sal en busca de aquellos individuos que van a formar parte de tu equipo -tu karma de grupo- para servir al mundo.

Pongamos manos a la obra.

Solo al actuar es cuando hallamos a Dios:
Dios en nosotros y en nuestra llama gemela.

Puedes hacer un llamado a Dios, Enséñame quien es mi llama gemela.

La llama gemela o el amor perfecto, nace del ovoide de fuego blanco original. Este es un ovoide de Luz en el cual eres creado en el Gran Sol Central, la concentración más elevada de Espíritu puro en el universo. Dios toma el ovoide y crea dos esferas de luz. Y cada esfera se parece al cuerpo causal en la porción superior de la Grafica de Tu Ser Divino. Así que imagínate esta gráfica en doble. Descendiendo de estas esferas a la Materia, entonces, salen dos almas que son la contraparte de las esferas espirituales. Se llaman llamas gemelas porque salieron del ovoide único original. La Presencia Electrónica de cada alma es una copia exacta de la otra. Y cuando descienden a la forma, una toma la polaridad positiva o masculina y la otra toma la polaridad negativa o femenina. Ahora, ese ovoide tiene un patrón singular. Es un patrón electrónico. Solamente tú y tú llama gemela lo tienen. Lo tienen en el Espíritu. Tienen la imagen divina en la cual fueron creadas. Es la misma imagen. Nadie más en todo el cosmos puede reclamar esta unión contigo porque solamente naciste una vez espiritualmente.

Así que todos comenzamos en las eras doradas hace mucho tiempo con la persona perfecta, la llama gemela, pero entonces empezamos a crear karma. El karma es la energía o conciencia en acción; la ley de la causa y el efecto y de represalia. También llamada la ley del círculo que decreta, que cualquier cosa que hagamos regresa a su punto original para resolverse. Pablo dijo: Lo que el hombre siembra, eso también cosecha. Newton observó que para cada acción hay una reacción igual y opuesta. La ley del karma exige la reencarnación del alma hasta que todos los ciclos kármicos se equilibren. Así, de una encarnación a otra el hombre determina su destino por medio de sus acciones, incluyendo sus pensamientos, sentimientos, palabras y obras.

Descendimos a las octavas inferiores y nos separamos de nuestra llama gemela. Perdimos esa manifestación física de nuestra contraparte en el cielo, y empezamos a crear obligaciones con otra gente. Y esta es la razón por la cual nos casamos con personas diferentes en cada encarnación. Algunas son almas compañeras, algunas son relaciones karmicas. Y ojalá saquemos el mejor provecho de ello y compartamos ese amor que logrará un propósito particular y también saldará karma. La ley del karma exige que regresemos y cumplamos nuestras responsabilidades primero. Siempre es nuestra primera obligación. Puede separarte de tu llama gemela por muchas encarnaciones. Y la meta es equilibrar ese karma, purificarse en el Sendero del Espíritu Santo, lograr la unión con Dios, con la llama gemela, y escalar la escalera de la vida hasta la Fuente de donde llegaste. Y esa es la historia larga de la Palabra perdida que se encuentra de nuevo.

Un alma compañera es una persona con la cual puedes haber trabajado por muchos siglos en la misma misión o en la misma iniciación de los chakras, algún sendero paralelo al desarrollo del alma. Y aunque puede haber una gran atracción y vinculo entre almas compañeras, fundamentalmente, en el sentido final, la puedes definir mas como una relación entre hermano y hermana, a pesar de que almas compañeras pueden tener matrimonios fabulosos y una gran unión de corazones. Existe el sentido de que somos compañeros, somos peregrinos en el sendero juntos, y lo que estamos haciendo tiene que hacerse juntos. Se pueden unir en varias encarnaciones, y pueden sentir un gran vínculo. Pero si meditas a niveles internos, sabes que esa relación no es tan elevada o tan profunda como la que existe con la persona que es tu contra-parte directa ? la llama gemela que has conocido como tu otro ser desde el primer momento de tu creación en el Gran Sol Central.

Solamente tienes una llama gemela. Pero puedes tener hermanos y hermanas en varias partes con las que estás trabajando. Digamos que en esta encarnación tu elección al igual que tu tarea es amaestrar la música. Probablemente te reunirás con muchos músicos, y puedes encontrar a alguien que es un colega y un compañero con el cual puedes compartir no solo tu amor por la armonía, sino una verdadera comunión a nivel del alma en esa frecuencia y chakra de uno de los siete rayos. Y hay una bendición que llega debido a tu esfuerzo desde la Presencia YO SOY de ambas llamas gemelas – tu llama gemela y la llama gemela de esa persona. Así que eso es lo que es una alma compañera- alguien que puedes amar y respetar y con quien puedes compartir verdaderamente. Un alma compañera tiene que ver con el chakra de la sede del alma, ese chakra que está justo arriba del chakra de la base. La conexión es más bien una evolución paralela y mutua en lugar de una basada en orígenes. Es una experiencia bendita el tener a alguien como un amigo (alguien en quien puedes confiar y que también confía en ti) con quien compartir un serio compromiso a una causa en común y al mismo tiempo, una devoción tierna.

Bueno, este es un momento muy propicio para encontrar a la llama gemela, porque este es el deseo de la Gran Hermandad Blanca al patrocinar almas en el sendero de la liberación del alma, de que te reúnas con tu contraparte para una mayor realización de la verdadera libertad de ser quien eres en Dios- en sus cuerpos causales unidos. También, debido a que estamos en el final de la era de Piscis, suponemos estar balanceando nuestro karma. Y así, puede que pasemos por matrimonios kármicos; podemos pasar por el matrimonio con el alma compañera. El final de Piscis es el momento de equilibrar mucho karma, y es por esto que el pensar de la gente a cerca de las relaciones ha cambiado tan radicalmente en décadas recientes, porque la gente tiene la necesidad de interactuar y saldar deudas viejas y, seguir buscando para encontrar la expresión complementaria más elevada de su ser en la búsqueda del sendero espiritual.

Hay un aumento en la intensidad del interés acerca de las llamas gemelas hoy en día debido a que es la relación que te permite cumplir la mayor porción de tu destino flameante. Dios sabe esto. Dios está patrocinando la verdadera relación de llamas gemelas y de almas compañeras hoy en día porque en el principio Dios nos creo para amarnos unos a otros como Él nos amó en un principio.

Primero debes buscar la unión con tu Presencia YO SOY y Ser Crístico. Esa es la polaridad interna. Esa es la unión más grande, más profunda y de mayor gozo que puedes experimentar. Esta es la meta del sendero. Cuando logras unión con tu Realidad Divina, también estas entrando en la unión más cercana con el centro de fuego blanco de tu ser, por medio del cual encuentras al que fue el único que estuvo contigo en el principio. Tu relación con tu llama gemela originalmente comenzó en este ovoide gigante de fuego blanco que se partió en dos esferas de identidad Divina.

Ahora, puedes desarrollar una polaridad en lo humano con tu llama gemela, con una alma compañera o con cualquier persona. Has tenido experiencias en muchas vidas que pueden hacerte sentir atraído a personas que conozcas a lo largo de tu vida. Pero solamente la polaridad que viene del ovoide fogoso, de esa Presencia Electrónica, es la de tu llama gemela. Y la profundidad de la unión de las llamas gemelas existe en las mismas profundidades del ser de Dios. Así que el verdadero sendero y la verdadera búsqueda es por la unión con Dios, porque la razón por la cual estamos separados de nuestra llama gemela en el tiempo y el espacio es que a través de nuestras encarnaciones en el plano físico, nos hemos apartado de nuestra Unión original y nos hemos enredado en otras relaciones y en otro karma.

Así que puedes sentir un anhelo y una soledad dentro de una multitud debido a que no puedes encontrar a la otra mitad de tu ser espiritual.

Pero, puedes estar sentado junto a tu llama gemela y ni siquiera saberlo, debido a que, al haber salido de las octavas de luz y al estar separados por tantos miles de años, ni siquiera se reconocen a través de los velos de karma. Y esta es la gran tragedia de buscar y buscar y no darse cuenta que la llama gemela es, místicamente, uno mismo. Y si uno no se ha encontrado espiritualmente, uno no va reconocer que “Uno solo, para que sea mío”, como dice la canción. Ahora, si tu llama gemela esta ascendida, siendo ya una con su Presencia YO SOY, tienes la tendencia a sentirte más completo porque la llama gemela ha logrado la unión divina.

Si tú llama gemela tiene el mismo logro tuyo y si esta en encarnación, puedes buscarla. Si tu llama gemela tiene un logro inferior, y esta más conectada con las cosas del mundo, puedes sentir una gran división en ti mismo, amas el Sendero pero que tienes que sumergirte en el plano astral porque en alguna parte, en toda esa condición temporal e ilusoria, se encuentra la otra mitad de ti mismo y a la cual te sientes dedicado a salvar y a elevar.

Bueno, la mayoría de la gente tiene una colección de cualidades buenas y malas. Y básicamente, tomamos decisiones acerca de nuestras relaciones basadas en lo que podemos tolerar en una persona dado el hecho de que hay un amor mayor que nos ata. Ahora, determinar quien es tu llama gemela por sus cualidades buenas y malas no es un método seguro porque, el conocimiento de la llama gemela es algo muy interno. Y es casi mejor cegarse a uno mismo y apagar los sentidos y seguir la llama del corazón.

(Extractos de “Almas gemelas y Almas compañeras” de Elizabet Clare Prophet)

COMENTARIO DE ELISA DE GOUVEIA

¿Cómo reconocer al alma gemela?

Dentro del misticismo siempre se ha hablado del cómo reconocer al alma gemela, algunos mencionan que se les reconoce por el brillo en los ojos, otros por la paz y emoción que se siente al conocer a una persona determinada e incluso hay quienes han tenido experiencias de regresiones en la cual el consultante a podido ver a una persona que la ha acompañado a los largo de sus diversas encarnaciones, sin embargo más que hablar de la forma de “reconocerla” me quiero referir al sentir de estas almas.

Las almas gemelas en sus relaciones están libres de sentimientos como la angustia, los celos, la dependencia, la posesión y una larga lista de sentimientos que vienen acompañados en muchas relaciones de pareja. Encontrar un alma gemela significa un amor incondicional tan grande que quien lo vive vibra en una frecuencia elevada, no manifiesta sentimientos erróneos sino más bien se alegra y emociona inmensamente al tener la posibilidad de encontrar a ese ser.

Son momentos de una felicidad tan grande que no importa el no tener “una relación de pareja” pudiendo ser sólo amistad, pero una que llena cada espacio del ser. He escuchado relatos de quienes aseguran haber reconocido a su alma gemela y todos coinciden en lo mismo: “es el amor en su máxima expresión” no genera odio, ni relaciones conflictivas, ni celos. Sólo genera amor, sentimiento que logran conocer quienes tienen un nivel de conciencia superior.
También en diversos textos se menciona cómo algunos no están preparados vibratoriamente para conocer a su alma gemela, otros pueden conocerla y vivir ciertas experiencias juntos para luego separarse y otros simplemente jamás se encuentran en una encarnación o simplemente no se reconocen.

Conocer a tu alma gemela y ambos vibrar en la misma frecuencia solo provocaría una cosa “el amor en toda su expresión”.

Brian Weiss escribió en su texto “almas gemelas” algo que me parece bueno compartir: “Cuando mires a los ojos a otra persona, a cualquiera, y veas tu propia alma reflejada, entonces sabrás que has alcanzado otro nivel de conciencia”.

Almas gemelas y almas compañeras, por Elizabet Clare Prophet

GHB – Informacion difundida por http://hermandadblanca.org/

solicita información sobre el estudio de vidas pasadas sin regresión

El túnel de luz, el cordón de plata …..

24 mar

El túnel de luz, el cordón de plata y la encarnación a través del núcleo del planeta

-David Topí-


Posted: 20 Mar 2014 04:23 AM PDT
Tras el último artículo sobre el túnel de luz, y lo que había seguido leyendo y escuchando al respecto, con opiniones de todo tipo, pues me quede, como no, con cabos sueltos y dudas en la cabeza, comparando mis experiencias personales de lo que yo he vivido con la terapia regresiva, con lo que se comenta en diferente literatura por ahí fuera. Así que, como siempre que me pasan estas cosas intento encontrar respuestas, aproveché ayer una sesión de regresión, para, a través de una compañera, poder hacerle preguntas a uno de sus guías al respecto.
Y esta es la transcripción de la conversación que tuvimos:
David: Bueno, hablando de otra cosa, últimamente he estado leyendo sobre lo que llamamos el túnel de luz, sobre lo que sucede cuando fallecemos, que se abre un vórtice, y por ahí salimos del plano físico. En muchas de mis regresiones, tras fallecer, me he visto saliendo por un túnel….
Guía: Si, este túnel que veis es lo que vosotros llamáis el cordón de plata
David: ¿Este vórtice es el cordón de plata?
Guía: Si, porque es lo que os lleva fuera del plano físico, aunque luego se abran otro tipo de vórtices hacia otros sitios.
D: Entonces, cada vez que salgo de una encarnación, porque lo he visto muchas veces encima mío, ¿es mi cordón de plata que me conecta con mi Yo superior lo que me permite salir?
G: Correcto, se abre para permitir la salida, y por eso lo percibes como un vórtice. Incluso es una de las formas por las que salís astralmente por las noches, lo que pasa es que no se os desprende [el cordón de plata] cuando estáis dormidos. Ya sabes que al fallecer vuestro cuerpo físico el cordón de plata se desconecta. Esa es la luz que llamáis el vórtice o túnel que veis
D: Pero entonces, si ese vórtice es el cordón de plata, ¿no tendría que verlo conectado a mí? y sin embargo a veces lo veo como a 500 metros en el cielo, o en diferentes posiciones
G: Si, pero no importa, es la forma que tienes de verlo y recordarlo, simplemente
D: y al otro lado del vórtice, entonces salimos a diferentes lugares
G: si, depende de lo que tengáis que hacer, de lo que este previsto que hagáis tras cada vida
D: Entiendo. Te lo digo porque había literatura, que es posible que no sea más que para infundir más miedo, no sé, que habla de que se puede capturar el alma que sale de una vida para obligarla a entrar de nuevo en el plano físico de forma “forzada”
G: Bueno, no es del todo correcto. Hay personas que, por su nivel evolutivo, normalmente inicial, o básico, entran y salen de una encarnación rápidamente y van a otra, como parte de su aprendizaje, y su libre albedrio está más limitado a la hora de escoger las siguientes encarnaciones [lo hacen siempre lo que llamamos sus guías y su Yo superior]. Es porque tienen diferentes niveles de evolución.
D: Vale, eso lo entiendo, la historia era que por irte hacia la luz que percibimos como un túnel, eso representaba una “trampa” o un potencial peligro
G: No, no tiene nada que ver. El túnel siempre es el cordón de plata, que os saca de cada encarnación y os lleva al plano más adecuado según tu nivel evolutivo para el periodo entre vidas. Luego, después de deprenderse y haber salido de ahí, suceden diferentes procesos. Otras culturas le llaman a esta transición el Bardo, por donde vagáis y los planos por los que estáis. Esto incluye tanto las personas que se quedan ancladas cerca de la Tierra como los que transicionan a planos más elevados. Pero esto es algo que se permite y que forma parte de los procesos de reencarnación.
D: Ok, no es que el sistema de control y las razas que se nutren de nosotros usen este túnel de luz para recoger energía, para “capturar” almas, etc., etc.
G: no, al salir no, solo al entrar, por lo que ya sabes de la malla energética que rodea la Tierra.
Antes de tener esta conversación, la semana pasada que le hice otra regresión a otra compañera, cuando la saque de la vida que estábamos analizando le hice que me describiera el proceso de salida por el túnel paso a paso, lo que sentía, lo que percibía, a cámara lenta, y cuadra con esto que ayer nos explicaba este guía. Esta mañana, que he entrado yo en  regresión, hemos hecho lo mismo, y he ido reviviendo muy despacio y paso a paso la salida de mi cuerpo físico hacia los planos internos a través del cordón de plata, ahora que ya sabia lo que era el vórtice. Efectivamente, como siempre, al terminar de cruzarlo, he aparecido en uno de los niveles de los planos internos donde ya se ha desarrollado otra historia que ya no viene al caso, pero consciente de que el túnel era la conexión de mi ser con el plano físico.
Entrar por el núcleo del planeta
Por otro lado, otra cosa muy interesante que nos explicaron ayer es que se puede hacer entrar a las nuevas almas que desean encarnar, no por el exterior del planeta, haciendo que crucen todas las capas no físicas y la malla “negativa”, sino por el interior del núcleo del mismo. Me explico. Si habéis leído a Nassim Haramein, sabéis que postula y explica que el centro de cada planeta, estrella o galaxia es una singularidad, un agujero negro, que puede ser usado para que las energías, conciencias y seres que tienen el nivel evolutivo suficiente, puedan “viajar” de una punta a otra del espacio de forma casi instantánea. La teoría de Nassim Haramein, antes de conocerla, ya la había experimentado en una de las sesiones de regresión con mi amiga y compañera Xelo, pues al salir de una vida suya, para “volver” a su hogar, iba saltando de “núcleo” en “núcleo” de diferentes sistemas, a través de estas aperturas.
En aquel momento tampoco sabíamos exactamente qué es lo que estábamos percibiendo, o si simplemente era la forma que tenía el alma de interpretar este viaje de vuelta a casa, sin embargo, tanto al estudiar las teorías de Nassim Haramein, con lo que luego hemos aprendido hablando con los diferentes guías que han aparecido en las regresiones, vemos que es algo de lo más normal y habitual a partir de un cierto nivel evolutivo salir o entrar por los núcleos interiores de cada planeta.
Bien, pues si para salir se puede hacer por el vórtice de luz que es el cordón de plata, y para entrar se hace normalmente descendiendo desde los planos más sutiles hasta los más densos, y perdiendo consecuentemente energía, potencial y memorias (una de las cosas por las que no recordamos todo de nuestras vidas pasadas es porque al cruzar por la malla de control se activa o se instaura el velo de amnesia que todos tenemos), se puede también hacer entrar a la futura alma por el interior del núcleo del planeta para que entre con el 100% del potencial, conocimientos y energías que trae “de serie”.
Meditación y petición a la preparación de la entrada
Para ello, me explicaban ayer, los padres, en meditación, deben conectar con el ser de su futuro bebe, y con sus guías, y pedir y planificar que cuando se produzca la entrada definitiva de ese ser en el cuerpo físico (porque sabéis que, durante el embarazo, la mayoría de almas entran y salen constantemente del cuerpo, y no están permanentemente en él, a no ser que realmente sean almas “mas jóvenes” que quieran experimentar los 9 meses de gestación), que esta entrada se haga entonces no por las capas externas, sino usando los pasos desde el punto de origen del ser que vaya a encarnar, hasta nuestro planeta. De esta forma, el ser que va a nacer ni pierde ni un ápice de su potencial, vibración y memorias, lo cual facilita desde luego muchas cosas para sus años venideros como humano.
Quizás a alguno os suena a ciencia ficción todo esto, bueno, es posible. Yo personalmente es algo que voy a hacer, pues seré padre en breve de nuevo y ya hemos conectado en meditación con el ser que encarnará como nuestra futura hija, ahora lo que haremos es volver a conectar y pedir y planificar la entrada definitiva de esta forma que me explicaron ayer, para conseguir que llegue a una nueva vida con el máximo de potencial posible, para su trabajo, su misión o lo que tenga que hacer y aprender este ser en este planeta y con nosotros. Ya os tendré al tanto de como se desarrolla la experiencia.

saludos!
David
Si quieres profundizar en estos temas, mira la página de libros publicados
Y puedes consultar aquí la Agenda de los próximos cursos, talleres y actividades

 

solicita información sobre el estudio de vidas pasadas sin regresión

 

 

 

 

El miedo humano a la muerte

23 ago

El miedo humano a la muerte

Por David Topí, 22-08-2013

El miedo humano a la Muerte

Si habéis leído los artículos de los últimos meses ya habéis visto que llevo algún tiempo trabajando con terapia regresiva, tanto en mi como en otros amigos, para investigar, comprender y experimentar de primera mano todo lo que sucede, o nos sucede a cada uno, en el llamado periodo entre vidas, cuando no estamos embutidos en el cuerpo físico, cuando somos solo ese “ser” que entra y sale de un mundo energético, etérico, para ir a mundo denso, físico.

Personalmente las regresiones que he vivido me han abierto los ojos y me han dado una información que no tiene precio para mi, y para lo que me interesa conocer de este proceso que es el juego de la vida, y desde luego, como terapeuta, lo que he sacado investigando con amigos y compañeros ha sido mucho más, pero mucho más, sorprendente e interesante y me ha abierto las puertas a realidades mucho más grandes de lo que había soñado nunca y han puesto en marcha acontecimientos para los que ya no hay vuelta atrás.

De todo esto, y para los que queráis tener una idea de cómo funciona todo este mundo de la terapia regresiva os recomiendo los libros de Michael Newton y Brian Weiss, son básicos para empezar, no explican cómo hacer terapia, explican los resultados que ellos se han encontrado, y como yo estoy llegando en resultados igual de interesantes y paralelos, en algunos casos, creo que son una buena base para empezar a moverse por este mundo.

El tema que hoy tenía intención de explicar tiene que ver con lo que un “guía” me dijo una vez: “el mayor temor de los humanos es el temor a la muerte” (vamos a hablar de guías como nombre genérico para todo tipo de seres con los que interactuamos cuando estamos en el periodo entre vidas, normalmente en el llamado alto astral o en el plano mental, aunque en algunos casos, ¡mucho más lejos!).

Y parece ser cierto, desde el lado de los que estamos vivos, porque os aseguro que desde el lado de los que “se van” es totalmente lo contrario.

Una gran liberación y un gran trauma

Cada vez que he revivido una de mis muertes en alguna de mis vidas pasadas, ha sido una liberación. No puedo explicarlo mejor. Cada vez que salía de mi cuerpo, y si es correcta mi información, lo he hecho más de 1000 veces, lo veía ahí abajo, tumbado, donde fuera que estuviera cuando acababa de fallecer, me sentía libre, por fin todo había acabado, por fin volvía “a casa”. En uno de los libros de Michael Newton, otra persona dijo que salir de una vida es lo mismo que salir de una piscina donde has estado buceando durante muchos años, bajo el agua, y de repente salir a la superficie y respirar aire fresco. Pues eso.

Todas las personas que he sometido a regresiones, tras la salida del cuerpo se sentían bien, contentos, liberados. Luego hay otras emociones diferentes, pero son por otras causas. Yo he sentido cabreo, frustración, desespero y cansancio, pero, personalmente, ha sido por el hecho de haber entrado y salido de una vida sin haber cumplido la misión que me había propuesto cumplir, cosa de lo que te das cuenta inmediatamente tras abandonar el cuerpo físico, porque recuperas la memoria de quien eres en realidad. Lo mismo me ha pasado con algunos amigos que al salir se han sentido cansados y apesadumbrados, por los mismos motivos, pero no por haber dejado atrás la existencia física, que es siempre un motivo de “alegría” para el que se va.

Lo difícil es bajar de nuevo

Sin embargo, es curioso, que, para muchas almas (vamos a usar este termino de forma genérica como el ser que somos, aunque ya vimos en artículos anteriores lo que el alma es realmente en referencia al espíritu) es la entrada en una nueva vida lo que cuesta más. Primero, no todo el mundo quiere bajar de nuevo, a muchas almas les cuesta enormemente tener que volver a la Tierra, no hablo ya de errantes o almas que vienen a ayudar y bueno, se resignan a entrar una y otra vez para cumplir sus promesas de ayuda, sino de cualquiera de nosotros que simplemente entra y sale de una vida para recoger experiencias, crecer y evolucionar.

La entrada, en todos los casos, es lo más traumático del proceso. Salir del mundo etérico del alto astral y tener que bajar otra vez al mundo de la materia. No es fácil. Se hace con ilusión porque es otra aventura más, pero no siempre es algo que sea fácil, pues la entrada en un cuerpo físico exige ciertos sacrificios a ese ser, entre otros, reducir la vibración, encajar en un cuerpo pequeño, perder la memoria de quien eres, y tener que empezar de cero. No es de extrañar que la salida del “juego” de la vida sea siempre un “buf, por fin se terminó esta partida”.

La muerte no es el final de nada, es una transición entre dos estados. Una entrada y salida. Como dijo otro ser que estaba con la persona en el periodo entre vidas, “si no perdemos el miedo a morir, no terminaremos por aprender nunca a vivir”. Y es que cada uno de nosotros elegimos el momento de entrar y el momento de salir, nada ni nadie nos puede hacer cambiar esos dos puntos excepto nosotros mismos, por lo que todos nos vamos cuando lo consideramos oportuno, y cada cual tiene sus razones para abandonar una encarnación cuando lo hace, sin que eso signifique una modificación de los parámetros acordados con aquellos que tiene alrededor y con los que ha encarnado. Si se nos va gente antes de tiempo, desde nuestro punto de vista, es porque así lo habían decidido, si nos vamos nosotros antes que otros, es porque así lo hemos pactado. En este tipo de situaciones siempre hay pactos y acuerdos pre-karmicos.

Una amiga mía en una regresión donde estuvimos revisando su antepenúltima encarnación vino para vivir solo 15 años, darle un mensaje a sus padres, hacerlos despertar a un cierto tipo de visión del mundo y largarse de nuevo mediante un accidente provocado por ella misma a nivel de alma, pues la misión se había cumplido. Todos los casos son iguales y no hay fallos en el sistema. Los que se quieren ir antes de tiempo tienen que buscarse la vida para que los acuerdos y lecciones que habían prometido llevar a cabo se hagan de alguna otra forma, si es que ya no desea cumplir su parte del trato a nivel físico, pues el libre albedrio sigue existiendo, sin embargo, eso no le exime de la responsabilidad de cumplir esos acuerdos de alguna otra forma, de ahí que queden cosas pendientes entre personas de una vida a otra, o de ahí que se reconfiguren las vidas de aquellos que han sido “dejados atrás” para permitirles seguir creciendo y avanzando por otro lado. Todo este proceso es siempre dinámico, nunca es estático, y siempre está en constante re-parametrización y reconfiguración.

Fallecimientos masivos y desastres naturales

Por otro lado, muchas veces, cuando mueren miles de personas en desastres naturales, en eventos de enorme magnitud que nos afectan a todos a nivel del inconsciente colectivo, nos parece una desgracia que esto pueda suceder. Sin embargo, todas esas almas han acordado irse en ese preciso momento, y por eso esa persona se encontraba “ahí”, en ese lugar, en ese instante. Quizás las razones individuales de cada individuo sean diferentes, quizás no, quizás hay algún tipo de acuerdo, karma, lección o experiencia común necesaria. Pero, en todo caso, todos, a nivel de alma, sabían donde tenían que estar y cuando tenían que estar. A los que no les tocaba, su ser ya se encargó de sacarlos de la zona.

En estos momentos en los que nos encontramos en el planeta, el tema de los desastres naturales es algo in crescendo. Ya sabéis que los terremotos, huracanes, volcanes, socavones, tormentas fuera de control, etc., etc., llevan algún tiempo al alza y seguirán así. Sabemos que se debe al influjo de energías de alta vibración, que llamamos de cuarta densidad, chocando con energías de baja vibración, con clústeres de energías 3D negativas que tienen que desaparecer y transmutarse para que las otras puedan integrarse, y de ahí que la naturaleza esté haciendo un trabajo de equilibrio constante. Sobre este tema, otro guía nos dio una explicación muy clara en otra sesión.

La conversación había derivado al trabajo que están haciendo muchos seres de los planos no físicos para equilibrar los campos energéticos de la Tierra:

David: pero siguen habiendo muchos terremotos, huracanes, socavones, etc..

Guía: es necesario David

David: es para transmutar energía, supongo…

Guía: correcto. Cuando vosotros empleáis vuestro lenguaje, desastres naturales, no tendríais que llamarlos así, son equilibradores naturales. Hay gente en vuestro planeta, que, con su buena intención están trabajando en contra de estos equilibradores naturales, porque están pidiendo que no sucedan, que no se muevan. Y tienen que moverse, lo que pasa es que las personas, muchísimas personas que viven en vuestro planeta, no comprenden todavía la muerte física, ni siquiera la vida. Y lo ven como un drama, cuando no es ningún drama, es vida, en realidad todo es vida. Incluso la muerte es vida. No tendría sentido si no, y no el sentido que vosotros le dais. Es vida, más vida y más vida.

David: es una transición entre dos experiencias físicas, nada mas…

Guía: correcto David

Ya podéis ver el punto de vista de todos estos seres que nos asisten y que asisten al planeta, la muerte no representa nada más que quitarse una chaqueta, pasar un tiempo de descanso y volver a ponerse otra.

El problema es que este miedo a morir viene de la psique y del cuerpo orgánico que usamos, no proviene del ser que somos. El miedo a fallecer es parte del traje, no de la esencia, pero lamentablemente a veces el traje dirige la experiencia, y dejamos de estar en resonancia con la verdadera razón de nuestra encarnación: una visita temporal para poder recoger experiencias físicas, porque este no es nuestro hogar, nuestro hogar es el que está “allá arriba”, pues de allá venimos y allá volvemos entre “escapadas” al mundo físico, lamentablemente sin recordar cuando estamos en el mundo físico que esto solo es un momento de paso, y que estés en el plano que estés y en el estado que estés, todo es vida, vida y más vida.

tomado del Grupo de Google “Las Enseñanzas de Kryon”.

solicita información sobre el estudio de vidas pasadas sin regresión y/o el libro sobre Vidas Pasadas de Marianela Garcet completando el siguiente formulario de contacto:

 

 

La Prueba Científica de la Reencarnación II

10 may images (36)

La Prueba Científica de la Reencarnación II

 

pruebas científicas

http://preparemonosparaelcambio.blogspot.com.ar/2012/05/la-prueba-cientifica-de-la.html

Fecha Artículo: 21.5.12 Publicado por: Jorge Ramos

Desde finales de los años sesenta el Dr. Ian Stevenson, ha documentado casos en la India, África, el Cercano y el Lejano Oriente, Gran Bretaña, Estados Unidos y otras partes, en los que niños pequeños han asombrado a sus padres con detalles precisos sobre las personas que afirman haber sido. Algunos de estos niños han reconocido sus antiguos hogares y barrios, así como amigos y familiares que aún vivían. Recordando los acontecimientos de sus supuestas vidas anteriores, entre ellos la muerte a menudo violentas.

A veces, sus marcas de nacimiento se asemejan a las cicatrices que corresponden a las heridas que provocaron, según ellos, la muerte.

Sus estudios son escrupulosamente objetivos y metodológicamente impecable. El fallecido Herbert S. Ripley, ex-presidente del departamento de psiquiatría de la Universidad de Washington en Seattle, señaló: “Tenemos la suerte de tener a alguien de su habilidad y alta integridad investigando esta controversial área.” El Dr. Harold Lief escribió en el Journal of Nervous and Mental Diseases: “O él está cometiendo un error colosal, o será conocido como el Galileo del siglo XX”.

En 1957, Stevenson fue nombrado Jefe de Psiquiatría en el Hospital de la Universidad de Virginia, y dirigió la División de Estudios de la Personalidad. Autor de numerosos artículos en revistas psiquiátricas profesionales. En 1964 abandonó la psiquiatría para dedicarse por completo a la investigación de los fenómenos psíquicos y la reencarnación. Por suerte, el primer ensayo de Stevenson de las vidas pasadas, “La evidencia de supervivencia a partir de los recuerdos reclamados de encarnaciones anteriores”, publicado en 1960, llamó la atención de Chester Carlson, el inventor de la máquina Xerox. En 1961, previo al viaje de Stevenson a India, Carlson le ofreció fondos para costear su investigación, los cuales Stevenson en ese momento no aceptó.

Posteriormente Stevenson cuenta:

“Cuando el primer viaje a India me mostró la necesidad de realizar futuros viajes, ocurrió que me di cuenta que solo podría realizarlos si podía reducir el tiempo que le estaba dedicando a la clínica práctica. Chester Carlson hizo posible esto a través de donaciones que realizó a la Universidad de Virginia.”…

“Como donante de fondos para investigación, Chester Carlson era inusual, quizás único. Insistió en dar en forma anónima, pero esto también lo habían hecho otros donantes.

La mayoría de los donantes, sin embargo, posteriormente se mantenían alejados de los detalles de la investigación a la que ellos mismos daban soporte. Chester Carlson, en contraste, seguía los detalles de la investigación -al menos lo que yo estaba haciendo- con un penetrante entusiasmo.

Dijo que le gustaría observar algunas de mis entrevistas, y me acompañó en uno de mis viajes de estudio por Alaska, donde yo estaba estudiando casos entre la gente Tinglit.

Él a veces hacía preguntas, pero nunca era inoportuno. Rara vez daba alguna sugerencia, pero lo que él decía siempre merecía mi atención.

Mi amistad con él pertenece a las más importantes y placenteras de mi vida”…

La Prueba Científica de la Reencarnación

http://preparemonosparaelcambio.blogspot.com.ar/2012/05/la-prueba-cientifica-de-la.html

Fecha Artículo: 21.5.12 Publicado por: Jorge Ramos

continuará

Consulta sobre el Estudio de Vidas Pasadas Sin Regresión® de Marianela Garcet

Adquiere el Libro Vidas Pasadas- Tiempo Presente de Marianela Garcet en la librería virtual.

 

Investigación ECM (Parte III)

28 mar IMAGEN DE ANK HERMOSA

Experiencias cercanas a la muerte (ECM):

30 años de investigación (Parte III)

¿Alucinación o realidad?

cropped-317177_2295637758246_1468165800_32366200_1237532245_n.jpg

Por Stephanie Lam - La Gran Época

Sab, 29 Oct 2011 14:50 +0000

DURHAM, EE.UU. – Las Experiencias Cercanas a la Muerte (ECM), generalmente están enmarcadas al ámbito espiritual, ¿cómo probar o refutar tales experiencias?

Mientras los experimentadores de las ECM afirman que sus experiencias de haber dejado sus cuerpos e ir al cielo, haber visto personas fallecidas, seres celestiales y así sucesivamente, son reales, muchos científicos insisten en que estas son alucinaciones debido a críticos estados biológicos, tales como la falta de oxígeno en el cerebro. Sin embargo, hay otro grupo de científicos que después de más de 30 años de investigación, con evidencias suficientes, apoyan las versiones de las ECM.

En la primera parte de esta serie hablamos de compartir experiencias de muerte, en donde alguien cercano a la persona en agonia experimenta algo similar a las ECM. Raymond Moody, doctor en filosofía y psicología, dijo a La Gran Época que los que acompañan a la persona en su lecho de muerte, generalmente ven el espíritu de la persona agonizante saliendo del cuerpo, y pueden ver a gente fallecida experimentando una revisión de su vida o yendo a otros reinos, etc.

“Todos las características que identifico como experiencias cercanas a la muerte, que estudié durante años, también están presentes en la gente que tiene estas experiencias junto al paciente, que por cierto no están enfermos o heridos”, dijo Moody durante su presentación en la conferencia de la Asociación Internacional para Estudios Cercanos a la Muerte (AIECM), este septiembre.

“No hay ningún daño en el flujo de oxígeno que llega a sus cerebros, y aún ellos tienen idénticamente las mismas experiencias que he oído de la gente que realmente se acerca a la muerte”.

Moody piensa que esto contradice la hipótesis científica convencional que las ECM son alucinaciones causadas por estados críticos en el cerebro. Sin embargo, aún no ofrece pruebas sólidas de que las versiones de las ECM sean verdaderas.

Sin embargo, hay otros casos documentados difíciles de refutar con el uso convencional de las explicaciones científicas. Por ejemplo, hay casos en que los pacientes que atraviesan una ECM ven a sus familiares fallecidos que no sabían que habían muerto, o a quienes ellos no habían conocido hasta ese momento.

El neurocirujano Eben Alexander, tuvo tal experiencia durante un estado de coma causado por una meningitis bacterial aguda. Durante la conferencia de AIECM, contó que durante su ECM experimentó ser una mancha en las alas de una mariposa, y estaba acompañado por un ser a quien él consideraba como un ángel de la guarda.

Siendo huérfano, Alexander no sabía nada de sus hermanos biológicos, y cuando entró en contacto con ellos, una de sus hermanas ya había fallecido. Un día después de su ECM, miró una fotografía que le dieron sus hermanos y encontró que el “ángel de la guarda”, era la hermana que había muerto.

Otro caso interesante relatado por Moody durante una entrevista con La Gran Época, es el de un sacerdote y una monja que tuvieron un accidente automovilístico en el sur de África. Ambos fueron resucitados de un paro cardíaco y describieron sus ECM, como el de estar dejando sus cuerpo y entrando en la luz, con detalles idénticos.

Versiones verificadas de experiencias cercanas a la muerte

También hay relatos de ECM que son directamente verificados. Los investigadores Robert y Suzanne Mays, narraron varias historias de este tipo en la conferencia y durante una entrevista con La Gran Época.

Uno de los casos documenta sobre un hombre que fue gravemente herido en un accidente de tránsito en una noche brumosa. El hombre reportó que salió de su cuerpo, voló hasta una casa, y saltando y gritando buscó ayuda fuera de una ventana del segundo piso. Un hombre lo escuchó y llamó a la policía. Después que vino la policía, el hombre que estaba en la casa dijo haber visto una niebla con forma humana saltando fuera de su ventana.

Robert Mays también habló de personas atravesando una ECM entrando en cuerpos de otras personas. Un hombre trató de suicidarse ahorcándose, pero luego se arrepintió, durante su estado de ECM entró en el cuerpo de su esposa para comunicarse con ella y pedirle ayuda. Después de que él se puso en contacto con ella, la mujer dijo: “Oh, Dios mío”, buscó un cuchillo, fue directamente a donde estaba su marido y cortó la soga.

Otro caso documentado se refiere a George Rodonaia, doctor en  neuropatología, que fue declarado muerto durante tres días. Mientras estaba en ese estado, pasó por una ECM. El Dr. Rodonaia dijo haber entrando en la mente de su esposa y escuchó sus pensamientos; pudo saber que, como ella consideraba que él estaba muerto, pensaba sobre hombres que podían considerarla y quien podría llegar a ser su futuro esposo. Su esposa confirmó más tarde que, efectivamente, tenía esos pensamientos antes de que él volviese a la vida.

El caso que dejó más impresionado a Robert y Suzanne Mays fue el del Dr. George Ritchie, que en 1943 cuando sólo tenía 20 años, era un soldado a punto de asistir a la facultad de medicina. Ritchie fue declarado muerto en la noche que se suponía que debía tomar un tren que salía de la base militar en Texas hacia Virginia, para llegar a la facultad de medicina.

Ritchie informó que salió de su cuerpo, pero al principio no se dio cuenta de ello. Sabiendo que había perdido el tren, decidió irse del hospital y viajar por sus propios medios. Después de determinar la dirección de la posición de la Estrella Polar, Ritchie relató que comenzó a volar hacia el este.

En su camino, al pasar por una ciudad, vio a un hombre a punto de entrar en una cafetería nocturna y fue a preguntarle por unas direcciones, pero este lo ignoró. Luego, Ritchie fue apoyarse contra un poste telefónico y vio que su mano pasaba por él. De esta manera se dio cuenta que había dejado su cuerpo y buscó regresar al hospital, una vez allí manifestó que un ser en forma de luz lo había ayudado volver a su cuerpo.

Después de esta experiencia cercana a la muerte, condujo fuera de la ciudad y reconoció la cafetería nocturna, entendiendo que había volado por la ciudad de Vicksburg durante su ECM. Los detalles de la zona que Ritchie recordaba antes de volver allí físicamente, coincidían exactamente con la realidad.

Basado en la descripción de cómo este joven soldado salió del hospital, Robert y Suzanne Mays retomaron la ruta que Ritchie posiblemente tomó, encontraron que la puerta, de la cual Ritchie probablemente había salido, estaba en la misma latitud que la cafetería nocturna en Vicksburg.

Ritchie también había mencionado haber visto luces que parpadeaban en una de las ciudades por las que voló. Confirmando esto, Robert y Suzanne Mays encontraron una mujer que vivía en una de las ciudades a lo largo de la ruta directamente al este de la puerta del hospital. La mujer les dijo que había cuatro luces que parpadean en la ciudad desde 1943, y resulta que el camino que Ritchie posiblemente tomó estaba en medio de las posiciones de estas luces.

Cuando nos encontramos con relatos de experiencias cercanas a la muerte de este tipo, es difícil rechazar su validez y explicar que tales experiencias son producto de los procesos biológicos.

Artículo original de href=”http://www.lagranepoca.com/experiencias-cercanas-a-la-muerte-30-anos-de-investigacion-parte-iii”>lagranepoca.com

Conoce las vidas pasadas que influyen en tu vida actual. Solicita información sobre el Estudio de Vidas Pasadas sin regresión

%d personas les gusta esto: