Archive | Reencarnación RSS feed for this section

Almas que viajan de una a otra vida

10 jul images (7)

Espíritus, almas que viajan de una a otra vida

almas entrantes

Somos espíritu, y el espíritu no tiene edad, ni tiempo, ni  espacios, no tiene forma, no tiene sexo, solo Es, y existe en el ahora, pero también existe en el ayer, en los múltiples pasados, en todas las experiencias vividas….

Lo difícil es comprender por qué si en una vida hemos atravesado por muchos sufrimientos y penurias, luego vengamos a otra a seguir penando, si supuestamente nuestras almas son sabias y deberían evitar tanto sufrimiento una y otra vez.

 Una explicación podría ser que vivimos miles de vidas, y llegamos una y otra vez, desde un lugar de luz realizando como un descenso, como un vuelo rasante, intentando encontrar un cuerpo que nos albergue y que nos permita experimentar a través de los sentidos que allá no tenemos, pues donde estamos fuera solo hay espacio, aire, luz, oscuridad, frío, calor, solo eso y todo junto pero nada en especial nos toca, nos hace sentir.

Muchas personas que hicieron regresiones o estudios de vidas pasadas, quedan sorprendidas por  las revelaciones que encuentran y de las cosas que toman conciencia, que tal vez antes no les resultaban tan claras

Después de algún tiempo, estos individuos fueron capaces de encontrar la paz interior y un maravilloso bienestar.

Si actualmente estás sufriendo de una condición de salud complicada desde hace algún tiempo, alguna fobia o temor inexplicable que te hayan acompañado durante años y no puedes encontrar una cura esto puede ser indicio (no digo que necesariamente lo sea) de algún aprendizaje que tenga que ver con una o varias vidas pasadas que están incidiendo en esta vida actual.

©Marianela Garcet

Del libro: Vidas Pasadas- Tiempo Presente, de Marianela Garcet

Encuentra este y todos los libros de Marianela Garcet en

Libros (librería Virtual)

AMAZON (librería Virtual)

Niño reconoce a su asesino

18 abr

Niño de tres años de edad, señala a su asesino de su anterior vida…

Relacionado con esta nota que fue posteada anteriormente:

http://vidaspasadas-mg.com.es/nino-de-3-anos-recordo-su-vida-pasada/

Un caso de regresión a vidas pasadas escrito por Trutz Hardo, uno de los terapeutas sobre regresión líderes en Alemania.

“Desde hace diez años, he sido amigo del médico y profesor de medicina israelí conocido como Eli Lasch. Él se desempeñó durante mucho tiempo como consultor responsable de los servicios de salud en la Franja de Gaza. Sus propias experiencias fueron las que lo ayudaron, poco a poco, a encontrar su camino de regreso a la Cábala, la cual le permitió redescubrir las capacidades asombrosas que había poseído en una de sus vidas pasadas.

Después de haber terminado su carrera altamente reconocida como médico, abrió una clínica en Israel, en la que trabajó como terapeuta de regresión y sanador espiritual convirtiéndose así en un líder de terapias a vidas pasadas. En 1989 me trasladé a Berlín, donde participé en sus seminarios.

Unos años más tarde apareció en la televisión varias veces, donde llevó a cabo con éxito sus sanaciones, convirtiéndose en consecuencia, en un conocido personaje en todo el país.

En 1998 apareció su libro, muy interesante, con el título “De Médico a Sanador Espiritual”.

Eli me relató varias historias asombrosas acerca de la reencarnación, las cuales lo había ayudado a revolucionar su forma de pensar como médico convencional.

En diciembre de 1998 lo visité en su apartamento de Berlín, donde, entre otras cosas, relató el siguiente caso, que ahora relataré con mis propias palabras.

 

nino-vida-pasada

Los drusos son una comunidad de aproximadamente 200.000 personas que se establecieron, hace mucho tiempo, en el Líbano, Siria, Jordania y la región que ahora es Israel.

No son ni musulmanes ni cristianos, ellos tienen su propia religión. En Israel se encuentran sobre todo en los Altos del Golán. Son los únicos israelíes no judíos que sirven en el ejército israelí. La reencarnación es la base de sus creencias.

Ellos creen, que tan pronto como el niño nace, en su cuerpo se busca marcas de nacimiento, ya que están convencidos de que éstas provienen de heridas de muerte, que se recibieron en una vida pasada. Cuando el niño es capaz de hablar, tratan de descubrir algo de su vida pasada con el fin de obtener las primeras pistas sobre las circunstancias de última muerte.

Son conscientes de que a menudo los niños pequeños pueden confundir los hechos pasados y presentes, experimentando todo como si se tratara de la misma vida.
Por esa razón, tan pronto como el niño tiene tres años y es capaz de distinguir entre los acontecimientos del pasado y su vida actual, el niño es llevado al lugar del cual ha hablado y en el que afirma haber vivido en una vida pasada.

Cuando el niño no menciona el lugar, por lo general esto se convierte en una ocasión especial, y se forma una especie de investigación, dirigida por varios respetados ancianos de la aldea.

Cuando un cierto chico, que tenía en la frente una larga marca de nacimiento de color rojo que se extendía hasta el centro de la cabeza, cumplió los tres años de edad, se formó un grupo de quince hombres. Este grupo estaba formado por el padre y otros parientes del niño, además de varios ancianos de la aldea y los representantes de tres pueblos vecinos.

Ellos estaban seguros que el muchacho había dicho que había vivido en un vecindario cercano, en su vida pasada. El profesor Eli Lasch era el único no druso que fue invitado a unirse a este grupo porque sabían que él estaba interesado en la reencarnación.

Cuando llegaron a la primera aldea vecina con el chico, se le preguntó si le parecía familiar. Él les dijo que había vivido en un pueblo diferente, por lo que se dirigieron al siguiente. Cuando llegaron allí y le preguntaron de nuevo, les dio la misma respuesta. Finalmente llegaron a la tercera aldea. Ahora el muchacho les dijo que este era el lugar donde había vivido. De repente, él era capaz de recordar algunos de los nombres del pasado.

Él les había dicho hace unos meses que un hombre lo había matado con un hacha, pero no había sido capaz de recordar su propio nombre y el de su asesino. Ahora, al llegar a la aldea, recordaba tanto su primer y segundo nombre, así como los de su asesino.

Una de las personas más antiguas de este pueblo que se había unido a este grupo había conocido al hombre a quien el muchacho había nombrado. Él dijo que este señor, había desaparecido sin dejar rastro hace cuatro años y había sido declarado desaparecido.

Ellos pensaron que él se debió haber perdido en esta zona devastada por la guerra, ya que a menudo eso suele suceder con las personas que se alejan entre las líneas de los israelíes y los sirios, los cuales los hacen prisioneros o son fusilados si son sospechosos de ser espías.
Pasaron por el pueblo y el chico les mostró su casa. Muchos curiosos se habían reunido alrededor. De repente, el muchacho se acercó a un hombre y le dijo: “¿No eres tú… (Eli olvidó el nombre)?” El hombre respondió que sí.

Entonces el muchacho dijo: “Yo era tu vecino. Nosotros tuvimos una pelea y me mataste con un hacha”. Eli me dijo, que el hombre se había puesto de repente blanco como el papel. El niño de tres años de edad dijo: “Yo ni siquiera sé donde enterraste el cuerpo.”
¿Cómo podría haber sabido que su antiguo vecino había enterrado su cuerpo después de su muerte?

Casi a diario, durante la terapia de regresión, mis clientes me describen el siguiente escenario post-mortem: después de la muerte el alma abandona el cuerpo terrenal y en la mayoría de los casos es capaz de ver el cuerpo desde arriba. A menudo se cierne allí por un tiempo y puede ver exactamente lo que le sucede al cuerpo.

Un tiempo después, todo el grupo seguido por muchos curiosos fueron vistos vagando en los campos cercanos. Se le pidió venir, al hombre a quien el niño había reconocido como su asesino. Luego, el muchacho los llevó a un campo particular y se detuvo frente a un montón de piedras y dijo: “Él enterró mi cuerpo bajo estas piedras y el hacha está ahí.”

Quitaron las piedras y debajo descubrieron el esqueleto de un hombre adulto con la ropa de un agricultor. Una fractura en la parte frontal del cráneo era claramente visible. Ahora todo el mundo se quedó mirando al supuesto asesino, quien finalmente admitió el delito frente de todos. Entonces, el muchacho dijo dónde estaba enterrada el hacha y ellos se acercaron al lugar. No tuvieron que buscarla por mucho tiempo, pronto la tenían en sus manos.

La reencarnación es un hecho en la vida de los drusos; no tienen necesidad de pruebas para asegurar esta creencia, sin embargo, siempre se sorprenden con casos como éste, que lo único que hacen es reafirmar su existencia. Los drusos también creen que siempre renacen como drusos.

Con esta regresión, el grupo demostró que la afirmación era cierta. Eli le preguntó a la gente, que qué sería del asesino.

Le dijeron que no lo iban a entregar a la policía, que ellos mismos decidirían sobre un castigo apropiado para él”.

Copyright © 2002 Trutz Hardo

Fuente:

http://www.esolibris.com/articles/reincarnation/three_year_old.php

 

Niño de 3 años recordó su vida pasada

11 feb

Niño de 3 años recuerda su vida pasada

El niño de tres años que recordó su vida pasada, identificó a su asesino y la ubicación de su cuerpo

nino-vida-pasada

Siempre se ha considerado que los niños tienen una imaginación muy viva. Pero, ¿cómo podemos saber si nuestros niños están contando historias o si realmente son la reencarnación de alguien? Hay muchos casos que indican que los niños, de hecho, tienen la capacidad de recordar sus vidas pasadas. Y aunque muchas personas rechazan esta creencia, lo cierto es que los hechos demuestran que se trata de toda una realidad.

¿Pero qué ocurre si un niño reporta un incidente en particular que se puede probar? Por ejemplo, mediante los libros de historia, en los registros de guerra o incluso por los recuerdos de los miembros mayores de la familia.

Y este es el caso de un niño de 3 años de edad, que vive en la región de los Altos del Golán, cerca de la frontera de Siria e Israel, que según relató fue asesinado con un hacha en su vida anterior. Pero lo sorprendente no fueron sus palabras, fue capaz de mostrar a los ancianos de la aldea, el lugar exacto donde el asesino enterró su cuerpo. Después de una investigación al lugar indicado por el muchacho, descubrieron atónitos el esqueleto de un hombre allí, además el arma del homicida, un hacha.

La reencarnación de una víctima por asesinato

En su libro, “Los niños que han vivido antes: La reencarnación en la actualidad”, el terapeuta alemán Trutz Hardo narra la historia de este chico, junto con otras historias de niños que parecen recordar sus vidas pasadas con una exactitud asombrosa. La historia de este niño fue presenciada por el Dr. Eli Lasch, quien es mejor conocido por el desarrollo del sistema médico en Gaza como parte de una operación del gobierno israelí en la década de 1960. El Doctor Lasch, que murió en 2009, le contó los acontecimientos asombrosos a Hardo.

El muchacho era de la etnia drusos, y en su cultura se acepta la existencia de la reencarnación como un hecho. Tan pronto como nace un niño, los ancianos buscan marcas de nacimiento, ya que están convencidos de que éstas provienen de heridas de muerte atribuidas a una vida pasada. Si dichas marcas se encuentran en un niño, los ancianos tratan de descubrir información de su vida pasada, y tan pronto como el niño es capaz de hablar intentan obtener los primeros indicios sobre las circunstancias de su antigua muerte.

Ellos son conscientes de que a menudo los niños pequeños confunden los acontecimientos pasados ​​y presentes, así que tan pronto como el niño tiene tres años y es capaz de distinguir entre los acontecimientos del pasado y su vida actual, el niño es llevado al lugar que ha descrito y en el que afirma haber vivido en una vida pasada (siempre que el niño en cuestión mencione tal lugar). Dado que se trata por lo general una circunstancia inusual, se forma una especie de tablero de nativo para la investigación, dirigido por varios respetados ancianos de la aldea.

Incluso con estos datos, la historia del pequeño de tres años llegó a sorprender a toda su comunidad. El pequeño nació con una gran mancha de nacimiento en la cabeza de color rojo. Cuando el niño tenía la edad suficiente para hablar, le dijo a su familia que había sido asesinado por un golpe en la cabeza hecha con un hacha, además de recordar el nombre que tuvo en su vida pasada. El chico decía ser la reencarnación de un hombre que había desaparecido cuatro años antes. También recordaba el nombre completo de su asesino.vida-pasada-ninoDebido a la expectación creada por las declaraciones del muchacho, muchos curiosos se habían reunido para presenciar lo imposible. De repente, el muchacho se acercó a un hombre y le dijo: “¿No eres tú…?” El hombre respondió que sí. Entonces el muchacho dijo: “Yo solía ser su vecino. Tuvimos una pelea y me mató con un hacha”. El hombre se quedó sin habla y sin poder reaccionar pero él no admitió el asesinato.

Entonces el niño les dijo a los ancianos donde estaba enterrado el cuerpo. En ese mismo lugar, encontraron el esqueleto de un hombre con una herida en la cabeza que correspondía a la marca de nacimiento del niño. También encontraron el hacha, el arma homicida. Todo el mundo se quedó mirando el asesino quien finalmente admitió el crimen delante de todos. El Doctor Lasch, fue el único no-druso que estuvo presente a través de todo este increíble proceso.

¿Cómo podía haber sabido el pequeño donde había enterrado su cuerpo después de su muerte? ¿Cómo pudo reconocer a su asesino? ¿Cómo un niño tan pequeño recordaba tantos detalles de una vida pasada? Son muchas las preguntas que acompañan a este inusual caso, que escapa a cualquier explicación de la razón.

Fuente: Paradigma Terrestre

NIÑO RELATA EPISODIOS DE VIDA ANTERIOR

30 ago

 

 

 

HE VUELTO PARA RECONCILIARNOS 

 valentia

UN NIÑO RELATA EPISODIOS DE UNA SUPUESTA VIDA ANTERIOR


Uriel Escobar Barrios
  Por: Uriel Escobar Barrios (Médico Cirujano, Especialista en Psiquiatría, Especialista en Gerencia en Servicios de Salud)

   ASI COMIENZA LA HISTORIA

        San Agustín es una pequeña población colombiana perteneciente al Departamento del Huila y ubicada geográficamente en el Sudeste del país. Es conocida porque en su territorio floreció una de las culturas aborígenes que dejó para la posteridad grandes legados que permiten conocer la cosmovisión de las comunidades indígenas, la cultura agustiniana es un testimonio viviente del pasado y de la idiosincrasia actual de nuestros pueblos indoamericanos.
Cuando la visité en 1.993 para reencontrarme con ese pasado ancestral, uno de los mayores impactos que recibí fue la profunda veneración que ellos le rendían a la naturaleza y a sus dioses. La contemplación de valles infinitos, los monolitos, los sitios sagrados a donde acudían para sus diferentes ritos de iniciación ó para conectarse con el cosmos, producen en el visitante una sensación de plenitud universal.
Para un psiquiatra interesado en los fenómenos humanos relacionados con la vida y la muerte, lo más característico de esta cultura (por lo menos lo que se ha conservado), es la gran cantidad de ritos y testimonios referidos al acto de nacer y morir. En las tumbas tanto de las personas de alto rango como en las del más humilde indígena hay un hecho común: Todas tienen los objetos más apreciados por el difunto (bastones, collares, aretes, alimentos). Porque en la cosmovisión de la cultura agustiniana la muerte es un tránsito, es un largo camino que se debe recorrer y nada mejor que ir aprovisionado de los elementos que en esta existencia nos han acompañado.
“La muerte física no es el final de la existencia, algo nos sobrevive, algo que está mucho más allá de la mera experiencia cotidiana”. Este concepto que tradicionalmente se ha considerado como propio de la cultura oriental, en la medida en que se investiga en ciertos grupos de occidente se encuentran muchos elementos en común con esta creencia. En el trabajo sobre MUERTE Y RENACIMIENTO (publicado en esta misma página), me extiendo más sobre el tema por lo cual lo toco de una manera tangencial y ahora sí: comencemos.

CONOZCO A LA MAMA DE ANDRÉS

         Mónica es una mujer de 40 años, es profesional postgraduada y se desempeña de manera exitosa en el ejercicio de su profesión. Es casada, tiene 2 hijos y desde hace 1 y ½ años asiste a la consulta para tratar de aclarar algunos puntos oscuros en su relación de pareja, los cuales le generan una sensación de disconfor psíquico y emocional. Cuando analizamos las figuras tanto femeninas como masculinas con las cuales ella se ha identificado, hay 2 personas que son significativas: Su padre, el cual murió cuando ella tenía 12 semanas de gestación y con el cual mantuvo una serie de conflictos que no pudieron resolver. Y la otra persona es su hijo (el que estaba en el vientre a la muerte de su padre), con él tiene una relación muy particular, la cual será la misma Mónica la encargada de relatarla posteriormente con sus propias palabras.
QUIEN ES ANDRÉS?: Es un niño de 8 ½ años y por supuesto es el hijo de Mónica, nació justamente después de la muerte de su abuelo materno. Actualmente cursa sus estudios primarios y es un infante absolutamente normal, a excepción de algunas particularidades que tuvo en sus primeros años, tal como lo refiere su propia madre.

AHORA SI, LA HISTORIA CONTADA POR SU PROTAGONISTA

” UNA EXPERIENCIA EXTRAÑA CON MI HIJO” 

        ” El 18 de Julio de 1.990 a las 9:15 A.M. nació mi hijo por cesárea. Un niño. A las 11:30 A.M el médico pediatra llegó a mi habitación para entregarme al bebé, me dijo algunas cosas y lo colocó a mi lado derecho. Tan pronto lo miré, sentí una extraña sensación en todo mi cuerpo, lo miré y sorprendida exclamé: “Mi Papá?”; “Qué hace aquí mi Papá?”. Sentí que era mi padre el que me miraba y que estaba allí para darme lo que me había quedado debiendo.
Mi padre fue un hombre demasiado severo que impuso su voluntad en la familia (mi mamá y 8 hermanos), machista a morir y que tuvo conmigo un comportamiento poco claro para mí, pues siempre sentí que me evitaba, no le gustaba acariciarme, poco se dirigía a mí. Cuando fui al colegio y a la Universidad me apoyó económicamente, pero, jamás hubo un diálogo. Jamás tocó a mi primera hija, ni entró a mi casa, ni siquiera me recibía un vaso de agua. Murió cuando Yo tenía 12 semanas de embarazo de Andrés.
Aquella extraña sensación de mi padre frente a mí, pequeño, indefenso y frágil, mirándome con aquellos hermosos ojos azules y dependiendo de mí, era indescriptible. Me sentía feliz, con ganas de llorar y no pude evitar decirle que Yo lo iba a amar y que no necesitaba darme nada, ni pagarme el amor que me había negado, porque siempre lo había comprendido y perdonado.
Al mes de haber nacido vino una hermana para conocer a Andrés. Y que sorpresa la que se llevó!!. Comentó lo siguiente: “Andrés es como mi Papá en persona”. Me decía que algo tenía ese niño que la hacía conmover. Esta hermana era la hija preferida de mi Papá a quien él le brindaba desde niña muchas caricias y después de ser adulta (al terminar su carrera), ayuda económica lo que nunca hizo conmigo.
Desde los 2 ó 3 meses el niño comenzó a hacer un sonido con su rinofaringe (la garganta), idéntico al que hacía mi Papá, el cual lo hacía porque tenía una afección de las fosas nasales y los pulmones (Rinitis y Asma Bronquial), esta afección se desencadenó según él desde el día de mi nacimiento. De día y de noche el niño estuvo haciendo este ruido, sin tener absolutamente ninguna congestión en sus fosas nasales!!. Mi Mamá y el resto de hermanos se sorprendían por este hecho y siempre comentaban: “Hace un ruido igual a como lo hacía su abuelito!!”
Cuando Andrés comenzó a hablar y se le preguntaba: “Cómo te llamas?”, siempre decía: “José”. “No”, le decía Yo, “Tú no te llamas José, Tú eres Andrés”. “No, no”, siempre respondía, “Yo me llamo es José”. Finalmente no le seguía insistiendo, hasta que se le pasó esa idea. Saben como se llamaba mi padre?…José!!
Cuando tenía aproximadamente 15 meses fuimos a visitar a su abuelita (ella vivía en otra ciudad). Nos sentamos en la sala y de pronto el niño vio en la pared una foto del abuelito cuando era adulto (tendría unos 33 años), el niño corrió hacia esa pared y señalando la foto dijo en su lenguaje : “Yo, Andrés…Yo Andrés”, todos sus familiares le decían: ” Ese es su abuelito, el nono suyo, su nonito”. “No, no, Yo Andrés…Yo Andrés”. Nadie de la familia fue capaz de convencer al niño de que ese no era él sino su abuelito. Y durante varios minutos estuvo mirando la foto y señalaba su pecho con el dedo índice y repitiendo: “Yo, Andrés…Yo Andrés…Yo, grande”.
De aproximadamente 18 meses, salía de su alcoba con una correa enrollada alrededor de la mano y decía con actitud amenazante: ” Le pego con la colea!. Toy blavo!. Le pego con la colea!”. Al verlo inmediatamente venía a mi mente y sentía a mi Papá exactamente de la misma manera como nos castigaba de pequeños y utilizando las mismas palabras!!.
Cuando se le preguntaba: “Andrés Tú donde naciste?”. Siempre respondía: “En Toledo”. No había poder humano en ese entonces que lo convenciera que el había nacido realmente en otra ciudad (Manizales). Ya ustedes se imaginarán donde vivió durante toda su vida mi Papá: Pues en Toledo!!.
Cuando era algo mayor había dos cosas que le fascinaban: Hablar de Toledo y que Yo le contara como me comportaba y que sentía de niña por José mi Papá. Primero lo de Toledo, hablaba muchas, pero, muchísimas cosas de lo que hacía cuando vivía en este pueblo, siempre comenzaba: “Cuando Yo era grande y vivía en Toledo…” y seguía con toda una cantidad de relatos que ahora no recuerdo. Por supuesto mi niño nunca ha vivido en este pueblo!!. Segundo, lo de nuestra relación cuando era niña. Andrés durante las noches prefería antes de que le leyera cuentos, de que le contara como me comportaba y lo que sentía por Papá, aún recuerdo cuando me pedía: “Cuéntame una historia de cuando tú eras chiquita, con el nono Joche”. Mientras le contaba él quedaba fascinado y encantado.
Andrés entró a estudiar a muy temprana edad (3 y ½ años), cuando llegó al colegio lo primero que dijo es que quería entrar al equipo de fútbol porque quería ser futbolista, es apasionado por este deporte, es más aún a la edad que tiene dice que cuando grande se va a ir a Italia para estudiar fútbol. Su Papá jamás ha tocado un balón de fútbol y a sus tíos no les gusta este deporte. Sin embargo, su abuelito era un aficionado y practicante y hasta bien entrado en años participaba en equipos de fútbol de rodillones (equipos donde juegan personas mayores), le gustaba exhibir las fotos con sus amigos de este deporte.
Hoy, sabemos que nos amamos entrañablemente. En secreto nos decimos cosas para que la hermanita y el papi no se den cuenta. Tiene 8 y ½ años y hace 8 días me envió un mensaje:
” Mami Yo te amo!!
Mami desde que nací te amo con todo mi cuerpo, mi alma y mi corazón.
Cuando te vi, creí que eras para mí un gran rayo de sol”

QUE SIGNIFICADO TIENE ESTA HISTORIA?…PORQUE LA TRAIGO A CUENTO?

         Estas son las preguntas lógicas que hace cualquier lector que haya seguido hasta este punto la historia que relata Mónica con respecto a su hijo Andrés. La respuesta es que como clínico considero a este como uno de los más típicos casos de niños que presentan en sus primeros años una serie de verbalizaciones y comportamientos que sugieren la posibilidad de que recuerden de manera fidedigna experiencias vividas por personas ya fallecidas.
Estos fueron los casos que comenzó a escuchar en la década del 60, uno de los más prestigiosos psiquiatras que han investigado el fenómeno de recuerdos de vidas pasadas relatadas por niños. El Doctor Ian Stevenson de quien estoy haciendo referencia publica los primeros casos en 1.962 y desde entonces se ha dedicado con un gran rigor científico a comprobar a través de testimonios de familiares de las personas fallecidas la veracidad de la información aportada por los niños. Pero, además ha confrontado los datos con los archivos existentes en los sitios donde vivió la persona, los lugares que frecuentó en vida, etc.
Del total de casos que el doctor Stevenson tiene en sus ficheros (que ya pasan del millar), la gran mayoría de ellos no se corresponden con los criterios que él ha estandarizado para considerarlos como casos válidos. Se han encontrado casos que van desde el simple engaño, hasta recuerdos por Criptomnesia (fabulación de recuerdos por la memoria), y por conocimientos adquiridos paranormalmente. A esto se agrega la influencia que tienen las creencias de la cultura donde ha nacido la persona. Después de haber hecho una selección tan exhaustiva, el Doctor Stevenson llega a la conclusión de que hay unos casos efectivamente reales y que no se ha encontrado hasta ahora ninguna otra vía diferente a la reencarnación para explicar los conocimientos que los niños han adquirido a tan tempranas edades.
He presentado el caso de Andrés tal como lo relata de manera textual su madre, siendo esta la presentación inicial de un caso que continuaré investigando, faltan muchos elementos como: Entrevistas a todos sus familiares, al padre, verificación de ciertos hechos por él referidos y finalmente entrevistar al niño para explorar cuáles de estos recuerdos están en su mente consciente.
Ahora voy a tratar de responder para concluir la presentación de la historia con unas preguntas que frecuentemente se me hacen y que insisto las respondo dentro de la hipótesis que estoy planteando: De que es posible la reencarnación en el ser humano. Desde la perspectiva no reencarnacionista (la cual tiene igual validez), las respuestas a estos hechos por supuesto que son distintas.

1. PUEDE REENCARNAR EL NIÑO EN SU ABUELO?
2. SE PUEDE DAR ESTE HECHO TENIENDO EN CUENTA QUE YA LA MADRE ESTABA EMBARAZADA?
3. QUE EXPLICACIÓN SE DA CUANDO UNA PERSONA VUELVE COMO HIJO DE SU HIJA?

Para responder a la primera pregunta sobre si es posible que el niño haya reencarnado en su abuelo debemos considerar 2 fuentes para una posible explicación, la primer fuente es lo que dice la tradición especialmente de aquellas culturas que como mencioné al comienzo, consideran a la reencarnación como un dogma de fe. Y la segunda es la revisión de los resultados obtenidos por algunos investigadores que trabajan en esta área.
Veamos muy sucintamente a la tradición y resolvamos los tres interrogantes que se encuentran en íntima conexión. Las personas reencarnan para cumplir un determinado objetivo, tenemos cuentas por saldar, debemos realizar un determinado sueño y nada mejor para cumplir esa misión que hacerla con las personas con las cuales hemos tenido una profunda ligazón en la evolución de nuestra alma. Desde el momento en que el alma deja su envoltura física y regresa pueden transcurrir desde algunos meses, hasta muchos años (se habla de tiempos tan extremos que van desde los 3 mases, hasta los 99 años). A la luz de esta hipótesis (no me cansaré de recordarle amable lector que esta es una hipótesis de trabajo), es perfectamente factible que José haya vuelto en la envoltura física de su nieto actual para perdonar y ser perdonado, tal como se expresa en el título del trabajo: Para reconciliarse.
Helen Wambach es una psicóloga que ha hecho un trabajo extraordinario. Ella sometió a 750 personas a un estado alterno de su conciencia (utilizando la hipnosis), y bajo este estado trató de resolver cuando las personas revivían sus vidas pasadas una serie de preguntas vitales (dentro de ellas las tres que hemos formulado), para lograr entender la compleja urdimbre que subyace en casos que como el de Andrés no hay hasta ahora a la luz de la investigación científica una respuesta que satisfaga a todos los estudiosos del comportamiento humano.
La doctora Wambach no encontró absolutamente nada distinto a lo que dice la tradición, sus hallazgos fueron los mismos que se han obtenido a través de prácticas milenarias desarrolladas en las diferentes culturas que creen en la reencarnación. Sin embargo, su gran mérito es haber estudiado con el prisma de la ciencia un fenómeno que hasta hace muy pocos años era solo del dominio de los maestros espirituales ó de las escuelas esotéricas. Ella con otros investigadores han intentado darle un lenguaje científico y comprensible para cualquier persona de cualquier latitud al tema de la muerte y la reencarnación.

ASI TERMINA LA HISTORIA

         La investigación del caso de Andrés apenas comienza, como lo dije en un apartado anterior esta es apenas la presentación inicial del relato que hace Mónica, su madre.

La segunda fase es la entrevista de todos sus familiares cercanos, luego viene la confrontación de los hechos relatados y finalmente las consideraciones sobre si es ó no un caso válido. Al finalizar el estudio si reúne suficientes requisitos, es un caso más de los que han reportado muchos investigadores de esta área.

Se puede demostrar a través de esta vía la reencarnación en el ser humano?…Pienso que no, sin embargo, aporta elementos para reflexionar sobre el más fascinante de los misterios del ser humano: Qué sucede después de nuestra muerte física?.

Fuente : http://www.ctv.es/USERS/seip/colomb7.htm

Almas Gemelas

22 ago separador

Almas Gemelas. “La Convicción en tu Corazón de que tu Alma Gemela existe”

 

 Almas Gemelas. ¿Como Contactar con tu Alma Gemela?

 

 Compartido por Susana Peralta

 

ALMAS GEMELAS

“La Convicción en tu Corazón de que tu Alma Gemela existe”

ACLARACION SOBRE EL TERMINO “ALMAS GEMELAS”

 

AMOR

 

 El tema de las almas gemelas ha suscitado siempre un especial interés.

 Es un tema generalmente envuelto por una aureola romántico folclórica que poco tiene que ver con la realidad.

 

 La realidad es que almas gemelas es lo que define a la humanidad: todos somos almas gemelas de todos, todos estamos aquí formando una unidad de evolución. Somos el género humano: generamos, creamos, nos relacionamos. El avance de uno de nosotros involucra el avance de todos sus demás congéneres.

 Sin embargo, la ley de afinidad es una de las más poderosas que operan en nuestra trayectoria evolutiva, tanto de misión como de aprendizaje.

 

 En ese sentido, encarnamos en la tercera dimensión dentro de una familia energética que incluye el entorno familiar, social, laboral y sentimental.

 Somos y pertenecemos a una especie de “tribu” energética formada por muchas, muchas almas, encarnadas en cuerpos y unidas por un sistema de red lumínica que nos enlaza todos.

 

 Esta tribu energética amalgama a todas las personas con la que nos vayamos encontrando a lo largo de cada existencia, de cada vida: serán todas las personas con las que vayamos a mantener una relación, ya sea esta relación corta, larga, positiva, intensa, superficial, dolorosa, momentánea o duradera, familiar, sentimental, de compromiso.. . ni una sola de nuestras relaciones es casual sino causal. Ni siquiera lo aparentemente sin importancia deja de ser importante.

 

 Un solo cruce de miradas con un desconocido que jamás volveremos a ver puede ser importante, de vital importancia, ya que no solo nos comunicamos e intercambiamos experiencias con el trato, las palabras o los gestos, existe otros tipos de intercambios y ayudas: los energéticos.

 

 Permanentemente vivimos dentro de un campo energético llamado aura. Este campo energético está compuesto por miles y miles de filamentos o canales que están permanentemente activos. En estos canales se encuentra multitud de información y gran cantidad de posibilidades de información, intercambio, conexiones, posibilidades, limitaciones, atributos, dones, capacidades, etc.

 

 A nivel frecuencia, una simple mirada con un desconocido que pase por nuestro lado puede tener una trascendental importancia para nuestro proceso evolutivo. Este proceso no es intelectual, es más, apenas podemos comprenderlo con la mente, ni siquiera llegar a atisbar la importancia del posible intercambio de información recibido.

 

 Se puede decir que cada persona con la que nos relacionamos es un enlace más de posibilidad para la propia evolución, ya que se dan intercambios energéticos que van abriendo puntuales oportunidades de aprendizaje, de enseñanza, de ayudas, de facilidades.

 

Cuanto más íntima sea la relación, cuanto más frecuente sea la unión y más circunstancias y vivencias se compartan, más conexión se intercambia, más afinidad o rechazo se establece.

 

Este es el motivo por el cual algunas de nuestras relaciones permanecen para siempre y otras solo son transitorias: a nivel energético, el intercambio que se tenía que dar cumple su cometido y los enlaces se debilitan, no siendo ya necesario que siga existiendo la conexión en el plano físico; a nivel sutil, energético, de sistema de red lumínica, esta conexión seguirá estando.

 

 Es como, por ejemplo, un complicadísimo, delicado y precioso sistema de luz eléctrica: la instalación de grandes dimensiones para abastecer una Amplísima zona puede contar con cientos de cables, montones de interruptores e infinidad de terminales. Sin embargo, aunque dichas conexiones siempre están relacionadas entere sí, no todas lo hacen a la vez ni cumplen el mismo cometido.

consulta por el estudio de vidas pasadas sin regresión

 

A %d blogueros les gusta esto: