Archivo | espiritualidad RSS feed for this section

El reconocimiento del Alma Gemela

23 Ago

El reconocimiento del Alma Gemela

Una historia gráfica que muestra el reconocimiento del alma gemela en imágenes muy tiernas pero reales


1

3

4

10257149_10152943441968647_3290120196332172727_n52

El reconocimiento del alma gemela se da en el nivel del alma; sin embargo, una vez aquí, en la tercera dimensión, existen ciertas posibilidades de dificultad para que el encuentro no solo se produzca, sino que además se consolide y sea duradero… al margen de todo el romanticismo que siempre ha generado el término.

Un alma gemela encarnada es un ser humano que posee en sí mismo lo mejor de su otra mitad y viceversa.

Las almas gemelas no poseen los mismos defectos; por el contrario, con su común luz se ayudarán mutuamente a limpiar sus respectivas sombras. (la sombra es todo el bagaje que constituye su herencia genética, racial, cultural, social, educacional y que todavía tiene que enfrentar, asumir y la mayoría de las veces limpiar y transmutar).

Hasta que las sombras individuales de ambas personas no estén trasmutadas, iluminadas, no podrán realizar la fusión necesaria para llevar a cabo su misión de expandir luz como UNIDAD que son, como almas gemelas que son, es decir, su realidad polar debe ser trascendida para poder se UNO y no DOS.

Cada uno de ellos posee una realidad de entorno polar que ha de trascender con equilibrio y armonía, sin generar karma, con responsabilidad, es decir, iluminando sus circunstancias,roles, paradigma personal, etc., y solo entonces podrá haber FUSIÓN REAL Y MULTIDIMENSIONAL.

Para esto se necesita mucha paciencia, conciencia, firmeza y confianza del uno en el otro de que “todo llegará en su momento”.

Es más, desde el primer encuentro de dos almas gemelas en la tercera dimensión de conciencia ya existe al fusión a nivel del alma, ya están juntos para siempre en esa vida, ya no habrá nada ni nadie que los separe.

Pero esta fusión es a nivel energético, de almas, de campos energético áuricos.

EL ENCUENTRO FÍSICO

4732_1109269385135_1628858410_254046_6478392_n

Cuando dos almas gemelas están juntas físicamente una al lado de la otra, sus auras forman el sagrado símbolo:

EL CORAZON.

 

corazón de energía

Se acoplan sus esferas ovoides formando una sola unidad energética .

Esta configuración energética es fácilmente visible por personas sensitivas o que tengan visión del aura.

Por otro lado, es difícil que en el momento del encuentro ambos estén en la misma frecuencia de purificación o disponibilidad de fusión multidimensional.

Por ejemplo:

Pueden habitar cuerpos del mismo sexo.

Pueden ser de razas diferentes.

Puede haber diferencia de edad.

Puede que tengan otras parejas.

Pueden estar dedicándose a profesiones diferentes.

Pueden vivir en ciudades o países distintos y distantes.

Pueden tener diferentes religiones.. .

…pero encontrarse se encuentran.. .. y el impacto produce por ambas partes …

 

solicita información sobre el estudio de vidas pasadas


Reencarnación y Evolución Espiritual

27 Jul
Vidas pasadas y Evolución
Aunque ya hemos hablado de ella, ¿podrías darme una definición exacta de lo que es la reencarnación?
La reencarnación hace referencia a la multiplicidad de vidas físicas o encarnaciones, es decir, que un mismo ser o espíritu que ha animado un cuerpo desde el nacimiento hasta la muerte puede volver a encarnar en un nuevo recién nacido y vivir una nueva vida en el mundo físico.
¿Cuál es el objetivo de la reencarnación respecto a la evolución espiritual?
El aprendizaje espiritual se asemeja al que tiene lugar en la escuela. En la escuela existe una alternancia de periodos de estudio con periodos de evaluación o examen, donde el alumno tiene que demostrar lo que ha aprendido. Lo mismo ocurre con el aprendizaje espiritual. En la etapa de desencarnado el espíritu estudia y se prepara espiritualmente.
En el periodo de encarnado se trata de poner en práctica lo que se ha aprendido sin ningún tipo de coacción, es decir por voluntad libre del espíritu encarnado. Cada encarnación es una oportunidad de evaluación de un curso en particular. Si se supera esta evaluación se pasará al estudio de un curso más avanzado, que se iniciará en el plano espiritual con el aprendizaje de nuevas enseñanzas espirituales. Cuando el espíritu está preparado y sus nuevos conocimientos asimilados, volverá a encarnar para afianzarlos en su interior con la práctica.
Pues a mí me parece que hay personas que afrontan en la vida pruebas muy duras que yo no sé si sería capaz de superar.
En cada encarnación cada espíritu afronta unas pruebas que son propias de esa encarnación y que están de acuerdo con su capacidad espiritual. El espíritu conoce antes de encarnar qué tipo de pruebas necesita para avanzar y se prepara concienzudamente para poder superarlas con éxito en el periodo en el que no está encarnado, al igual que el deportista que participa en una final de competición no llega a ésta por casualidad, sino que se ha entrenado concienzudamente durante todo el año, habiendo superado previamente diversas pruebas de calificación. Por tanto, a nadie se le enfrenta a pruebas que no puede superar.
No entiendo cuál es la necesidad de la reencarnación.
¿Por qué es necesario vivir más veces en el mundo físico?
¿Acaso un alumno acaba su formación en un solo curso? Aunque haya aprendido muchas cosas en un sólo curso, siempre habrá algo que no haya podido aprender y que requiera más tiempo. El espíritu en evolución es también un alumno y también necesita de más de un curso, es decir de más de una vida, para aprender todo lo que necesita y quiere.
¿Y no podría vivirse aquí una vez y luego pasar a otro plano de la existencia y seguir allí evolucionando sin necesidad de volver a la Tierra?
Podría pero, al igual que sería un despilfarro tirar un vestido después de habérnoslo puesto una sola vez, sería una infrautilización del mundo material que sólo pudiéramos usarlo una única vez, unos 100 años como máximo que puede durar una de vuestras vidas físicas, con la de miles de millones de años que ha costado que se forme un planeta y que se hayan desarrollado las condiciones para albergar vida. Es una cuestión de optimización de recursos.
¿Acaso vosotros tenéis escuelas para un sólo año? En vuestro mundo, un alumno pasa al menos seis años en el mismo colegio sin necesidad de cambiar de centro. Por ejemplo, en un colegio de primaria, el alumno estará desde los 6 a los 12 años. Sólo cuando el alumno completa su formación de primaria y pasa a la enseñanza secundaria, cambia de centro.
Pues lo mismo ocurre con el espíritu en formación. Vuestro planeta es como una escuela de primaria donde los espíritus en edad de primaria vienen a aprender. Cuando el espíritu haya aprendido todo lo que esa escuela, es decir, ese mundo, pueda enseñarle, podrá entonces pasar a otra escuela en la que se imparta una educación superior, es decir, podrá encarnar en otro mundo más acorde con su nivel evolutivo y necesidades de aprendizaje. Mientras, continuará evolucionando en ese mundo, o en otro de semejante nivel.
¿Y por qué si hemos vivido antes, no nos acordamos de otras vidas?
Es una necesidad del espíritu en vuestro actual estado evolutivo.
¿Y por qué necesitamos olvidar ese supuesto pasado de otras vidas?
Es necesario para concentraros en los objetivos de la actual vida, sin que haya recuerdos propios o de otras personas que impidan que el espíritu actúe con libre albedrío, para que su actuación no esté condicionada por los actos del pasado.
Esto parece estar en contradicción con la ley de evolución progresiva, ya que si el espíritu no puede recordar lo aprendido en vidas anteriores, ¿no es como si volviera a empezar de cero cada vez?
Se olvidan los recuerdos concretos pero no lo aprendido espiritualmente. Esto queda retenido por el espíritu en su memoria espiritual, aunque no en la memoria física, que ciertamente parte de cero en cada encarnación. Para que entendáis esto os pondré un ejemplo de vuestros días. Imaginaos que alguien inicia su primer curso de aprendizaje en informática y se le asigna un ordenador para realizar el curso, para que practique y guarde en la memoria del ordenador, todos los ejercicios y los trabajos del curso. Cuando llegue al final del curso el alumno habrá aprendido una serie de aspectos de la informática. En el curso siguiente cambiará de clase y cambiará de ordenador. Se le asigna un nuevo ordenador con la memoria a cero, y con mayor capacidad de procesamiento y de memoria para que pueda disponer de toda su capacidad para ampliar sus conocimientos. Aunque el alumno no haya podido transferir los documentos y ejercicios de la memoria del primer ordenador a la del segundo, lo que ya ha aprendido sobre Informática, no lo va a olvidar.
Con este conocimiento podrá configurar el nuevo ordenador a su gusto, no partiendo de cero, sino haciendo uso de los conocimientos adquiridos en el primer curso, y esto es independiente de lo que le ocurra al ordenador antiguo o de los datos creados. Cuando el espíritu encarna en un nuevo cuerpo, ese cuerpo es como ese ordenador nuevo con la memoria a cero que se le da al alumno al iniciar el curso, que el alumno irá empleando para aprender. Con el tiempo, el cuerpo físico se desgasta hasta el punto de que no le sirve al espíritu para seguir avanzando.
Entonces es cuando se hace necesario “jubilar” el ordenador viejo, es decir, desencarnar. La memoria física, el cerebro, se descompone con el resto del cuerpo, pero no la memoria espiritual, que retiene todo lo aprendido en esa vida. En el estado de desencarnado, el espíritu puede acceder a todos los detalles de encarnaciones anteriores, ya que deja de estar restringida su capacidad a la capacidad del cuerpo físico.
Entonces ¿podremos recordar todas nuestras vidas anteriores cuando hayamos muerto?
Todo lo vivido en las encarnaciones de un espíritu, y del periodo entre vidas físicas queda archivado para uso personal del espíritu, aunque mientras el espíritu está poco evolucionado, su capacidad de explorar en esta memoria esta restringida a las vidas más recientes.
La penetración en la memoria espiritual de las vidas anteriores aumenta conforme el espíritu evoluciona.
Sigo sin ver necesario el olvido de otras vidas. ¿En qué le puede perjudicar al espíritu el recuerdo de otras vidas? Yo creo que sería más bien al contrario. Si el espíritu conserva la memoria de sus vidas pasadas, ¿no tomará mayor conciencia del proceso evolutivo y aprovechará mejor la encarnación para evolucionar?
El razonamiento que haces es correcto para los espíritus que han alcanzado ya cierto nivel evolutivo, pero no para los espíritus menos avanzados, a los que un exceso de información podría obstaculizar su desarrollo, por no saber emplear correctamente este conocimiento. De forma que el conocimiento se va haciendo accesible a medida que el espíritu va evolucionado y va esforzándose por buscarlo.
Pues me tendrás que poner un ejemplo para que entienda lo que quieres decir, porque no me queda claro en qué manera pueden entorpecer la evolución de un ser los recuerdos de las vidas pasadas.
Vale.
Imaginad que alguien ha sido un asesino en una vida pasada y que tanto él cómo otros espíritus que convivieron con él recuerdan las fechorías que cometió. Este espíritu ahora ha reflexionado respecto al daño que hizo y tiene el propósito de enmendarse en la nueva vida que ha comenzado. Imaginad que volviera a encarnar en medio de las personas que convivieron con él y que recuerdan lo que hizo.
En esas circunstancias, el espíritu estaría marcado por su pasado y seguramente recibiría el desprecio continuo de las personas que recuerdan que fue un asesino y que no son suficientemente avanzadas espiritualmente para comprender que todos hemos errado en el pasado y que todos hemos necesitado de innumerables oportunidades para rectificar. Podría haber algunos que quisieran ajustarle las cuentas, tomarse la revancha por las cuentas pendientes del pasado.
Asimismo, el espíritu podría, bajo esa presión del entorno, torturarse emocionalmente o, lo que es peor, vengarse de aquellos que le oprimen y volver a retomar sus actividades delictivas, con lo cual, lejos de conseguir una mejora, estaríamos condenándole al estancamiento espiritual.
¿Y cómo le beneficiaría el olvido de las vidas pasadas?
Podéis considerar como si el espíritu se hubiera acogido a un programa de protección de testigos, en el que al testigo protegido, antiguo delincuente, a raíz de querer colaborar con la justicia, y para evitar represalias de sus antiguos compañeros, se le da una nueva identidad, un trabajo nuevo en un lugar diferente, para que inicie una nueva vida lejos del peligro, con el objetivo de reinsertarle en la sociedad.
En este caso, este efecto, el de la nueva identidad, se consigue mediante la reencarnación y el olvido de las vidas pasadas.
¿Y siempre ha de ser así, es decir, nunca podremos recordar lo que hemos hecho en vidas anteriores mientras estemos encarnados, sin esperar a la muerte?
Nunca no. De hecho, como te dije al principio, existen personas que tienen recuerdos esporádicos de otras vidas, sobre todo en la infancia, y algunos consiguen recordar algunos detalles a través de hipnosis regresiva.
En Oriente, se conocen muchos más casos de recuerdos espontáneos de vidas pasadas en niños que en Occidente. Y esto se debe a que al ser regiones en las que se cree en la reencarnación, los padres no reprimen a los niños cuando éstos cuentan lo que recuerdan. Pero el recuerdo consciente sólo será posible cuando en el mundo encarnen mayoritariamente espíritus que hayan avanzado suficiente en el aprendizaje del amor para no utilizar el pasado como excusa para no amar.
Recordaréis cuando comprendáis que todos somos hermanos y que hemos errado en el pasado, y que todos hemos necesitado de innumerables oportunidades para rectificar. Así ocurre en mundos más avanzados, en los que recordar una o varias vidas anteriores es lo normal.
Pues, ahora que sacas a colación el tema, no me parece que en las zonas donde predominan las religiones orientales, que creen en la reencarnación, como el hinduismo y el budismo, estén mejor que nosotros.
Ahí está el ejemplo del hinduismo, donde la creencia en la reencarnación se utiliza para justificar las desigualdades entre humanos. Me refiero al sistema de castas.
Para que veas un ejemplo de que es la evolución interior y no el conocimiento exterior lo que hace que el espíritu evolucione, ya que aun creyendo en la existencia de la reencarnación, han manipulado su significado para justificar su egoísmo.
También es un ejemplo de que para los espíritus menos avanzados, un exceso de información obstaculiza su desarrollo evolutivo, por no saber emplear correctamente este conocimiento.
Los hinduistas que justifican el sistema de castas, sin conocer el pasado directo del espíritu, ya están presuponiendo que el que se encarna en la casta de los intocables ha debido ser alguien que ha actuado mal en otra vida, y lo utilizan como excusa para, en vez de ayudarle, hacerle la vida lo más difícil posible.
¡Qué lamentable conclusión, basada en el egoísmo del que, tras encarnar en la casta más favorecida materialmente, en lugar de echar una mano al desfavorecido, se la pisa para que ni siquiera por su propio esfuerzo salga de la miseria!
De esta forma, en la próxima encarnación, los que se creyeron mejores por haber sido materialmente favorecidos, sí que se exponen a encarnar en una situación de miseria como la de los intocables, para que sientan en carne propia lo que es la miseria, el racismo y la incomprensión.
Con esta experiencia, cuando estén en situación de cambiar el estado de las cosas, por ejemplo, volviendo a encarnar en la casta dominante, tal vez se acuerden de lo que aprendieron interiormente en la vida anterior en la que fueron intocables y trabajen por la abolición del sistema de castas.
Por el contrario, el budismo, de origen posterior y espiritualmente mucho más avanzado, al tiempo que mantiene la creencia en la reencarnación, incorpora la creencia en el amor al prójimo, y no busca ya argumentos para oprimirlo, de manera que los budistas son creyentes en la reencarnación pero no “castistas”, es decir, están en contra del sistema de castas.
Autor Vicent Guillen del Libro “Las Leyes Espirituales”
enviado por Ma Cristina Descalzo al grupo Luzplena-Cristalindigos
Comprende más sobre la Reencarnación leyendo Vidas Pasadas Tiempo Presente

Almas en tránsito

23 Abr

Almas en tránsito

Transición del alma -denominada “muerte”- y pérdida de seres queridos en los tiempos por venir

luztunel-1.jpg

Aurelia Jones y Adama

 Porque pronto habrá tantos cambios en este planeta, y muchas almas han tomado la opción consciente, a nivel del alma, de dejar su encarnación física en este tiempo, sé que muchos de ustedes estarán encarando la transición física de uno o más de vuestros seres amados. Ellos son los que han tomado, en este determinado tiempo de su evolución, una opción distinta a la suya para la trayectoria de su alma, y es mi deseo animarles para que empiecen a ver la transición del alma que ustedes llaman “muerte” desde una perspectiva diferente.

Todos ustedes saben que no hay tal cosa como la llamada “muerte”. Por supuesto hay una transición del alma de una experiencia humana en un cuerpo físico a otro estado, percibida como muerte, pero en última instancia, esto es para el alma simplemente una transición.

Para dicho ser es casi siempre un tiempo de gran alegría, ofrecimiento, libertad y reunión con otros aspectos de uno mismo. Es un tiempo de liberación, reflexión y nuevos inicios, y nunca un acontecimiento catastrófico.

Una vez que usted entienda completamente esto, no se permitirá un período de aflicción, pues esto es la manera en que honramos la energía de los que se han ido, pero nunca jamás se sentirá otra vez triste por alguien que se ha ido.

Usted estará cómodo con la decisión tomada por su ser amado, y aprobará plenamente la opción que él ha tomado de alejarse. Usted le agradecerá por el tiempo de vida que compartieron juntos en su encarnación, y verdaderamente le bendice, a su manera, hacia una nueva experiencia, conociendo muy bien, en su corazón, que la separación es solamente una ilusión en la mente de la tercera dimensión.

Usted sabrá, sin duda, que puede verles y estar con ellos otra vez en cualquier momento en los planos internos, y que las conexiones con los seres que ustedes aman nunca podrán ser rotas a lo largo de la eternidad.

Los que se aman muy profundamente en una experiencia encarnada son generalmente aquellos que se han conocido, amado y encarnado en las experiencias de vida del otro por infinidad de tiempo. Usted ha experimentado la pérdida física del otro repetidas veces, y se han encontrado y vivido como amigos o familia repetidamente.

A veces, la transición o muerte ocurre aparentemente por un accidente o debido a un crimen, una guerra o un acontecimiento natural que usted llama una tragedia.

Todas las transiciones, no importa qué forma tomen, son planeadas por el alma en otra dimensión. Estas decisiones se toman por varias razones, según la trayectoria del alma o el equilibrio de la responsabilidad kármica que ha decidido el que ha elegido irse al otro lado del velo. A nivel del alma, para aquel que ha decidido dejar, esto es generalmente un tiempo de gran emoción y él o ella casi no pueden esperar por una nueva experiencia y aventura del gran viaje llamado “vida.”

Aquí está la historia de una mujer bien conocida por nosotros que perdió a su único hijo en un accidente automovilístico. Ella estuvo totalmente devastada por esa pérdida, y no podía regresar a un estado normal de equilibrio emocional.

Finalmente, ella me pidió canalizar a Adama de Telos para entender y descubrir por qué tal tragedia había sucedido en su vida. Ella veía ese acontecimiento como una gran injusticia, y deseaba perseguir a quién ella sentía responsable de la muerte de su único hijo.

Aquí repito lo que Adama le contestó a través de mí.

También deseo compartir que esta respuesta le dio una gran revelación y una cura para su corazón. Leyendo el mensaje de Adama, ella pudo dejar el dolor y la pena de manera rápida. Ella pudo mirar la vida otra vez con alegría y renovada esperanza, sabiendo que su hijo está bien y vivo en el otro lado del velo, amándola más que nunca, y haciendo exactamente lo que su alma quería hacer después.

Siento que es importante que ustedes entiendan más profundamente este proceso de transición que llaman “muerte.” Sabemos que muchos de ustedes, antes o después, se encontrarán en una situación similar en su vida o en la vida de alguien de su alrededor.

Para aquellos que abrazan completamente esta comprensión en su corazón y alma, ustedes podrán consolarse con una verdadera maestría cuando se enfrenten con una situación similar en su vida. Usted también podrá confortar a otros de su alrededor que todavía no han abrazado el privilegio de una comprensión tan clara de la transición física.

Ahora los dejo con la historia.

Aurelia Louise Jones

Adama contestó desde Telos

Querida Hermana Lemuriana,

Soy vuestro hermano y amigo Adama. Es un placer para mí comunicarme contigo este día, de corazón a corazón. Así como te abro mi corazón, pido también que tú me abras tu corazón a mí también, y a la verdad de tu ser.

Siento tu profundo dolor y sufrimiento por la pérdida de tu querido hijo.

Es una reacción normal que el corazón de una madre se aflija por la pérdida de su niño.

Por favor, querida hermana, es importante que te permitas sentir el dolor y la pena, pues no es sano, ni física ni espiritualmente negar o reprimir el sufrimiento.

Cuando estés lista, después de un tiempo, será aún más importante que dejes ese dolor y te muevas en alegría. La vida debe ir adelante para todos, pues ésta nunca termina.

Tú tienes un hermoso corazón abierto, hermana querida, y el dolor por la pérdida de tu querido hijo es un catalizador que está asistiendo a tu corazón en alcanzar una mayor apertura.

Tú sabes, querida, que no hay tal cosa como la muerte. Es una ilusión de la percepción en la tercera dimensión.

Si tú pudieras percibir más allá del velo, sabrías que tu hijo está vivo, bien y más conocedor que nunca antes.

Tu hijo ahora tiene la capacidad de entender sus defectos hacia ti, cuando estuvo en la expresión física, y se le ha concedido el permiso de estar más cercano a ti y a tu corazón de lo que nunca lo estuvo mientras vivió en la Tierra.

Él está completamente enterado del profundo y verdadero amor que tú sientes por él, y su propio corazón está mucho más abierto. Él también entendió que no devolvió tu amor de la manera que debía haberlo hecho, de la manera que tu esperabas, y esto le está motivando fuertemente, de este lado del velo, para verificar las lecciones aprendidas para cuando regrese en su encarnación siguiente.

Tú has tenido miles de encarnaciones en este planeta en el curso de tu evolución, y has tenido miles de niños. Tú has encarnado con muchos de ellos una y otra vez, y de verdad, nunca has estado separada mucho de aquellos con los que tenías conexiones de corazon.

Tu hijo ha sido parte de tu vida muchas veces antes, y él estará otra vez, especialmente cuando los velos entre las dimensiones se vayan diluyendo.

En los años por venir los velos desaparecerán completamente, y estarás de nuevo frente a tus seres amados cara a cara.

En un futuro no demasiado distante, al comprometerte con tu ascensión, podrás experimentar la gran alegría de encontrarte un día, cara a cara, con todos aquellos que han salido del mundo físico. Tú estarás de nuevo con ellos en forma clara sin tener que dejar tu cuerpo físico. ¡Puedes imaginar el espectáculo y éxtasis que esta gran reunión creará! Es parte del plan, amiga mia. Deja que la vela del amor y de la esperanza siga ardiendo.

Siente la presencia de tu hijo alrededor tuyo, y siente el amor que él ahora te está devolviendo.

Desde su transición, él ha ganado mucha más comprensión de la que tenía mientras estaba en su cuerpo físico. Tu hijo solicitó al consejo Kármico de Luz un permiso para estar a tu lado muy a menudo, y también que le fuera permitido ser tu guía para darte asistencia hacia tu próximo paso evolutivo.

Yo, Adama, te pido que dejes ir el sentido de tragedia.

Por lo que concierne a tu hijo, el “accidente” que tuvo pudo parecer por azar, pero es sólo en apariencia. El hombre con quien tuvo el “accidente” fue sólo un instrumento de un acuerdo kármico. Entiende que a menos que hubiera una decisión a nivel del alma de parte de tu hijo en los planos internos para terminar su encarnación y moverse al nivel siguiente, el “accidente” no habría ocurrido. En última instancia, no hubo “accidente”, sino el trabajo efectivo de una decisión del alma para un dar un paso evolutivo.

 

A nivel del alma, no era hora para tu hijo de ir adelante en el proceso de ascensión, como tú misma has escogido. Había muchas cosas que necesitaban ser resueltas desde una perspectiva distinta.

 

Al saber que habría sido extremadamente difícil para él trabajar con estas cosas desde la experiencia encarnada, prefirió irse.

 

Habiendo elegido dejar su cuerpo en ese tiempo, tu hijo ahora está teniendo la tremenda oportunidad de prepararse, con una sabiduría y comprensión mucho mayores, para sus metas y destino para su próxima encarnación.

 

Él volverá otra vez, en algunos años, como un maravilloso niño del “Nuevo Mundo” para dar gracia al planeta y asistir a otros. En su encarnación siguiente, el estará mucho mejor equipado emocionalmente para realizar sus sueños. Él podrá lograr las metas de la agenda de su alma con una facilidad mucho mayor de con la que habría podido hacerlo en este tiempo.

Entiende que habiendo escogido la opción de irse ahora, él podrá ascender en la próxima vida sin todos los dolores, dificultades y penas que habría encontrado si hubiera permanecido.

Y debido al gran amor que tú le has ofrecido, sosteniéndolo, le has ayudado enormemente en la recepción de esta dispensación especial para su próxima encarnación. Él está muy agradecido por el amor que le has ofrecido tan incondicionalmente mientras él estuvo en forma física.

Entiende que tu hijo está honrándote por ese amor incesantemente. Él te está asistiendo en la preparación del camino para tu regreso a casa, tu ascensión.

Porque tú amas a tu hijo tan profundamente, sin contenerte, entonces permite ahora que él dé su paso siguiente, respetando su decisión.

Desde nuestra perspectiva y la perspectiva de la agenda del alma, dejar la encarnación fue para él una decisión oportuna, correcta y positiva.

Tu hijo te ama mucho y desea de verdad verte feliz y con alegría. Tu hijo no desea que niegues tu pena sino que aceptes su partida como la mejor cosa que habría podido sucederle en ese tiempo.

 

Él está diciéndote en este momento:

“Mamá, yo sigo estando vivo y me siento mucho mejor. La vida es maravillosa aquí, y me estoy preparando para nuestra próxima reunión, que será física y tangible. No pasará mucho tiempo hasta que volvamos a vernos de nuevo cara a cara, y sabrás que nunca me he ido. Durante mi aparente ausencia de la vida física, toma este tiempo para amarte a ti misma, mucho mas que antes, y para transformarte en todo el amor que tú eres, y luego sigue avanzando hacia tu alegría y vitalidad. Ésta es tu próxima tarea.”

Tu hijo desea que contemples más que nunca tus sistemas de creencias alrededor de la experiencia de vida llamada “muerte.”

Este acontecimiento es también una oportunidad para crear, dentro de uno mismo, un nuevo salto en la conciencia como resultado de la transición al mundo siguiente.

Pregúntate: ¿existe algo llamado “muerte” o es simplemente una transición de una experiencia física a una mayor realidad? ¿Realmente “poseo” a mi hijo, o él pertenece a Dios (a lo que Es), como el resto de las almas en evolución aquí y en todas partes?

¿Era mi papel como madre ante todo apoyar y ayudar a su alma en una experiencia de encarnación en la Tierra por un tiempo, y por ello, hemos creado enlaces de amor que vivirán por toda la eternidad?

¿Mi hijo realmente “ha muerto” o está vivo y más vibrante que nunca en otro plano de consciencia? ¿Es nuestra separación permanente o una mera ilusión temporal? ¿Puedo yo elegir vivir en el amor y en el abrazo de mi Divina Presencia y realmente gozar de mi vida otra vez sin mi hijo físicamente presente en la Tierra, o elegiré experimentar dolor haciendo mayor mi pena en lugar de desapegarme y dejarlo ir?

Queridísima hermana, yo conozco tu corazón y extiendo mi amor a él profundamente. Acepta el regalo de Paz de Adama y avanza hacia tu alegría.

Piensa en la muerte del cuerpo de tu hijo como la oruga que nació a una nueva vida y se convirtió en una feliz mariposa. Conviértete tú también en una mariposa, y pronto, los dos estareis jugando, divirtiéndoos y riéndoos juntos… en el jardín de Dios.

 

Soy Adama de Telos, el padre de todos.

 

Solicita información sobre el estudio de Vidas Pasadas sin Regresión© que realizo hace tantos años y sobre el cual podrás ver ejemplos en varias de mis páginas.

Puedes adquirir el libro Vidas Pasadas-Tiempo Presente en las principales librerías virtuales del mundo e inclusive descargarte de las mismas una demo antes de decidir tu compra para leer y ver si el libro es de tu interés. Tienes diferentes opciones de formatos, tanto impreso como formato digital (para Kindle) y por lo tanto, opciones de precios también.

Vidas Pasadas en Amazon       

Vidas Pasadas en Lulu

 

 

 

Contacto con otras vidas

29 Ene

Contacto con otras vidas

Mensaje que nos habla del contacto con otras vidas, aún estando en esta realidad.

 otras vidas

…”Los Seres de Luz del lugar a donde él pertenecía querían comunicarse con él, querían enviarle protección, y me decían, cuando realicé su estudio y estuve en contacto con Ellos,  que a veces hay mucha interferencia por cuestiones de magnetismo y de la rejilla magnética de la tierra, por los arreglos y ajustes que se hicieron y que a veces dificultan la comunicación.

Ellos le enviaban protección, me explicaban que era a través de rayos de luz doradas. También me dijeron que estaban generando capas y capas de protección sobre la tierra.

Ellos me decían que constantemente enviaban rayos de luz dorada para que los seres de la tierra iluminen sus conciencias, abriéndolas cada vez más a la luz”.

©Marianela Garcet

Del libro: Vidas Pasadas- Tiempo Presente, de Marianela Garcet

©Marianela Garcet

Solicita información sobre el estudio de Vidas Pasadas sin Regresión© que realizo hace tantos años y sobre el cual podrás ver ejemplos en varias de mis páginas.

Puedes adquirir el libro Vidas Pasadas-Tiempo Presente en las principales librerías virtuales del mundo e inclusive descargarte de las mismas una demo antes de decidir tu compra para leer y ver si el libro es de tu interés. Tienes diferentes opciones de formatos, tanto impreso como formato digital (para Kindle) y por lo tanto, opciones de precios también.

Vidas Pasadas en Amazon

Vidas Pasadas en Lulu

  descarga la demo gratuita

 

Después de nuestra muerte

5 May

Después de nuestra muerte

 

¿Qué pasa después de nuestra muerte?, en este extracto del libro de Neale Donald Walsch, “En Casa con Dios – Una vida que nunca termina” de Editorial Kier, podremos saber algo más…

Después de nuestra muerte

 

Esta es la Pregunta Eterna:
¿Qué pasa después de nuestra muerte?
Pero tengo que preguntarla, directamente, y espero que me des una respuesta directa.

Te la daré. Por supuesto que te la daré. Pero no va a ser una respuesta corta. No va a ser: “Bueno, te vas al cielo o te vas al infierno, dependiendo del tipo de vida que hayas tenido”.

No puedo darte ninguna respuesta de una frase a una pregunta como ésta.

No, eso se lo tendrás que dejar a la Iglesia.

Sin comentarios.

Entonces… ¿Tu respuesta?

Déjame empezar diciendo que hay una cosa que será la misma para todo el mundo, y es que tu muerte la experimentarás en lo que podría llamarse etapas o fases, y la primera etapa es la misma para todo el mundo.

En la etapa uno, en el momento de tu muerte, experimentarás instantáneamente que la vida sigue. Esto será lo mismo para todos. Podría haber un corto período de desorientación, hasta que llegases a darte cuenta de que no estás con tu cuerpo, sino que, en vez de eso, ahora estás separado de él.

Pronto llegarás a entender que, aunque hayas “muerto”, no has terminado tu vida. Es en este momento cuando comprenderás y experimentarás plenamente, quizás por vez primera, que no eres tu cuerpo; que un cuerpo es algo que puedes tener, pero no algo que eres. Inmediatamente te moverás a la etapa dos de tu muerte. Y ahí es donde los caminos individuales divergen.

¿De qué forma?

Si el sistema de creencias que adoptaste antes de tu muerte incluye la certeza de que la vida continúa, una vez que captes que te has “muerto”, sabrás inmediatamente qué está pasando, y lo entenderás. Tu segunda fase será entonces la experiencia de cualquier cosa que creas que pasa después de la muerte. Esto será instantáneo.

Si crees en la reencarnación, por ejemplo, puedes experimentar momentos de vidas anteriores de las que no tienes una memoria consciente anterior.

Si crees que te encontrarás envuelto en el abrazo de un Dios que te ama incondicionalmente, ésa será tu experiencia.

Si crees en un  Día del Juicio Final, seguido del paraíso o de la condena para toda la eternidad…

…sí, dime, ¿Qué pasa entonces?

Exactamente lo que esperas. Tan pronto atravieses la etapa uno de la muerte y te des cuenta de que ya no vives con un cuerpo, pasarás a la etapa dos y te experimentarás a ti mismo siendo juzgado, justo exactamente como te imaginaste que sería.

Si te moriste pensando que te merecías el cielo, inmediatamente, experimentarás eso, y si piensas que te mereces el infierno, inmediatamente experimentarás eso.

El cielo será exactamente como te imaginaste que sería, y lo mismo el infierno. Si no tienes ninguna idea sobre los detalles de cualquiera de los dos, te los inventarás en el momento. Entonces, estos lugares serán creados para ti de esa forma, instantáneamente.

Puedes permanecer en esas experiencias todo el tiempo que quieras.

Bueno, entonces, ¡puedo encontrarme en el infierno!

Tengamos esto claro: El infierno no existe. Simplemente no hay tal sitio. Por lo tanto, no hay un sitio tal al que puedas ir.

Ahora…¿puedes crear un “infierno” personal para ti si eliges hacerlo o si crees que es lo que te “mereces”? Sí. Así que puedes mandarte a ti mismo al “infierno”, y ese “infierno” resultará ser exactamente como te lo imaginas o sientes que deba ser; pero no te quedarás ahí un momento más de lo que decidas estar.

¿Quién podría quedarse ahí ni un segundo?

Te sorprenderías. Muchos viven con un sistema de creencias que dice que son pecadores y deben ser castigados por sus “ofensas”, así que estarán en realidad en su ilusión del “infierno”, pensando que esto es lo que se merecen, que esto es lo que les “corresponden”, que esto es lo que tienen que hacer.

No importa, sin embargo, porque no sufrirán en absoluto. Simplemente se observarán a sí mismos a cierta distancia y verán lo que está pasando: algo así como ver un vídeo educativo.

Pero, si no hay sufrimiento ¿Qué está pasando?

Sufrimiento, pero no habrá nada.

¿Perdón?

Lo que está pasando es que parecerá que están sufriendo, pero la parte de ellos que está mirando esto no sentirá nada. Ni siquiera tristeza. Simplemente estará observando.

Usando otra analogía, sería un poco como ver a tu niña “haciendo una escenita” en la cocina. Parece que la niña está sufriendo, agarrándose la cabeza con las manos o apretándose el estómago, con la esperanza de que mami la deje quedarse en casa y no ir al colegio. Pero mami sabe perfectamente que en realidad no está pasando nada. No le duele nada.

No es una analogía exacta. Pero se aproxima lo suficiente para ilustrar esta sensación.

Entonces estos observadores estarían mirándose a sí mismos en este “infierno” autocreado, pero sabrían que no es verdadero. Y cuando hayan aprendido lo que sientan que necesiten aprender (es decir, cuando se hayan recordado a sí mismos lo que habían olvidado), se “liberarán” y seguirán a la tercera etapa de la muerte.

Fuente original: Extracto del libro de Neale Donald Walsch, “En Casa con Dios – Una vida que nunca termina”, Editorial Kier

 

Solicita información sobre el estudio de Vidas Pasadas sin Regresión© que realizo hace tantos años y sobre el cual podrás ver ejemplos en varias de mis páginas.

Puedes adquirir el libro Vidas Pasadas-Tiempo Presente en las principales librerías virtuales del mundo e inclusive descargarte de las mismas una demo antes de decidir tu compra para leer y ver si el libro es de tu interés. Tienes diferentes opciones de formatos, tanto impreso como formato digital (para Kindle) y por lo tanto, opciones de precios también.

Vidas Pasadas en Amazon             

Vidas Pasadas en Lulu

 

 

A %d blogueros les gusta esto: