Lecciones a aprender en cada encarnación

18 Abr

Lecciones a aprender en cada encarnación

 

ver partir

Cada nueva encarnación es planeada con anticipación con la ayuda de nuestros Guías y Maestros Espirituales. Se hace una revisión de fallos y debilidades pasadas en consulta íntima con ellos, y se hacen planes para la aparición de oportunidades óptimas para la próxima vida con el fin de experimentar y vencer esas debilidades.

Estos acontecimientos pueden ocurrir durante esa vida de manera bastante arbitraria e inesperada, y algunas pueden incluso ser traumáticas, provocando que la personalidad abiertamente culpe al azar su ‘mala suerte’.

Sin embargo, todos esos acontecimientos han sido planificados previamente por la misma alma en niveles superiores para ser manifestados en algún momento durante la vida terrenal de esa alma. No son, como podría parecernos en el momento en que ocurren los hechos, el resultado del capricho arbitrario de un Azar despreocupado o de nuestro Creador.

Cuando el alma encarna sobre la Tierra también hace un ‘contrato’ con ella misma y con sus Guías Espirituales y con la Jerarquía Espiritual para comprometerse con una vida sobre la Tierra que tenga cierta duración, con el objeto de aprender lecciones específicas.

Si el alma encarnada subsecuentemente encuentra que las lecciones son muy difíciles y decide terminar con su vida prematuramente, tal es el caso de un suicidio, las lecciones no serán evitadas, solamente postpuestas. El alma necesitará entrar en el largo proceso de muerte y renacimiento y así vivir aquellos años remanentes y aprender aquellas lecciones que fueron evitadas previamente. Este es el porqué la mayoría de nosotros, a nivel de conciencia de la Tierra, tenemos el instinto bien arraigado de que el suicidio es algo totalmente erróneo. De hecho no es solo una traición hacia nuestro plan Superior de evolución, también es un mal uso de las facilidades y oportunidades que nos fueron dadas por nuestro Creador y su Jerarquía Angélica y Espiritual.

A su vez, una comprensión más amplia de los múltiples conceptos del ‘libre albedrío’, karma y reencarnación hará más fácil para nosotros vislumbrar el ‘drama de la vida’ y la naturaleza fundamental del sufrimiento:

“El drama de la vida tiene un propósito: enseñarle a nuestra conciencia a evolucionar. Todo lo que sucede en el plano de la Tierra no sucede por casualidad, sino porque lo hemos atraído hacia nosotros a través de nuestro comportamiento en esta o en vidas pasadas, y hemos aceptado conscientemente el reto que esto representa. Queda ampliamente comprendido que el concepto de ‘libre albedrío’ nos permite escoger cómo vamos a reaccionar ante determinadas circunstancias; sin embargo, es importante darnos cuenta que también ejercitamos el ‘libre albedrío’ en nuestra selección de retos que hemos aceptado tomar en cada encarnación. A través del ‘libre albedrío’ escogemos nuestros retos y nuestras lecciones; a través del ‘libre albedrío’ escogemos cómo vamos a reaccionar frente a ellos.

“Es difícil para aquellos que no aceptan el concepto de reencarnación, de vida-tras- vida-tras-vida, ver el sufrimiento como un proceso evolutivo. Pero cuando la reencarnación es aceptada como parte integral de nuestro punto de vista sobre la evolución, es fácil comprender que hacemos patente, con cada nuevo cuerpo físico, todo lo que hemos creado en otras vidas terrenales, y en otros niveles de existencia más allá del plano físico de la Tierra. Traemos con nosotros no sólo nuestra sabiduría espiritual, también los pecados del pasado, las lecciones que no hemos aprendido, el karma que nos debemos a nosotros y a los demás. A medida que avanzamos en la vida que ahora vivimos, automáticamente atraeremos hacia nosotros las lecciones que hemos escogido aprender, el karma que hemos escogido transmutar.

“Por tanto, no existe la tragedia por azar. Todo lo que sucede en el plano de la Tierra tiene una razón, un propósito. Vivimos en un mundo en el cual muchas personas aparentemente experimentan grandes tragedias.

La tragedia le llega a las personas ya sea porque la escogieron para su propio destino o porque les brindará una lección en la vida que todavía no han aprendido.

La tragedia es trabajar la causa y el efecto; a medida que experimentamos sus efectos, aprendemos a cambiar la causa. La experiencia de una tragedia también enseña la simpatía y la compasión, la habilidad para aceptar y perdonar las pequeñas imperfecciones de los demás, para que ellos, a su vez, hagan lo mismo con nosotros.

“Si hay un punto en el que quiero hacer énfasis ahora es éste: ese sufrimiento ha sido escogido por ti.

No te lo da tu Creador como un castigo.

Tú lo escoges, voluntariamente, como una lección para aprender, como una lección que tu alma necesita en este preciso momento de su evolución.”

[The Master ZEN TAO canalizado por el Centro Ramala, Glastonbury.]

Solicita información sobre el estudio de Vidas Pasadas sin Regresión© que realizo hace tantos años y sobre el cual podrás ver ejemplos en varias de mis páginas.

Puedes adquirir el libro Vidas Pasadas-Tiempo Presente en las principales librerías virtuales del mundo e inclusive descargarte de las mismas una demo antes de decidir tu compra para leer y ver si el libro es de tu interés. Tienes diferentes opciones de formatos, tanto impreso como formato digital (para Kindle) y por lo tanto, opciones de precios también.

Vidas Pasadas en Amazon

Vidas Pasadas en Lulu

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: