Sobre la Vida y la Muerte

2 Jul

 Sobre la Vida y la Muerte

Vuelvo a compartir esta nota sobre la Vida y la Muerte, escrita hace unos meses, pero siempre vigente, y porque en estos días recuerdo mucho este tema.

 Sobre la Vida y la Muerte

 

Ante la partida de un ser querido, aún cuando este no sea un familiar directo, o un afecto cercano, inclusive si es alguien a quien admiramos mucho y no conocemos personalmente, lo primero que sentimos es dolor.Dependiendo de la cercanía del vínculo y el afecto que le tenemos, ese dolor puede sentirse de tal forma que hasta parecería un dolor físico… una herida abierta que sólo el tiempo puede cicatrizar.

Por este momento llegada una cierta edad como la que tengo, puedo decir casi con certeza,  que ya me ha pasado más de una vez. Y quienes han pasado por ello pueden sentir perfectamente lo que estoy diciendo , quienes no, pueden llegar a tener una mayor o menor empatía, pero todos, ante la muerte, tienen respeto, y otros, miedo, a veces, es un miedo paralizante porque se trata de algo evidentemente desconocido y de lo que es preferible no hablar o conocer demasiado, no vaya a ser que me toque muy de cerca.

Para quienes transitamos un camino de búsqueda espiritual, de tantos años, y habiendo profundizado e investigado sobre el tema, hay una mirada más esperanzadora sobre el tema, pero esto no hace inevitable de todos modos, que, cuando alguien cercano o querido parte, sintamos ese humano dolor, esa tristeza desgarradora por su partida de este plano pues no podremos tenerlo más físicamente, cercano, visible, presente, para abrazar, besar, hablar.

Sin embargo, esa visión de la que hablaba antes, nos muestra que hay otras realidades, otros planos a los cuales es difícil acceder cuando estamos totalmente obnubilados por la desesperación, la tristeza, el dolor, pero que luego, con el tiempo, nos hacen conocer inclusive, si estamos abiertos, aquellos que se fueron, mostrándonos  que desde allí todo lo ven y todo es mejor, más liviano, más etéreo, más luminoso y menos denso que aquí, en donde aún permanecemos y desde donde sufrimos esas partidas.

Muchos de quienes estamos en este camino hemos encontrado a seres amados en esas dimensiones superiores, de una u otra manera, sin buscarlos, sin molestarlos, simplemente por estar receptivos, abiertos en espíritu a otras realidades, que sí están y si son tangibles y visibles a nuestros ojos.

Desde ese lugar, Ellos, quienes han partido, nos hablan, nos escuchan, nos iluminan, nos ayudan, y podemos estar en contacto también, sólo hay que abrir ese corazón, y no culpar a Dios, no culpar al destino, no culpar a la vida, no despotricar o blasfemar pues todo tiene un porqué, todo tiene una explicación, todo tiene una razón.

Si bien hay partidas que pueden parecer totalmente injustas a simple vista, si ahondamos en cada una de las razones, comprenderemos que hay un tiempo de vivir, y un tiempo de partir, y que, quien se fue, no podía haberse ido ni antes ni después, y que si hubiera ocurrido de otra manera no hubiera sido mejor para su vida, ni la de quienes lo rodeaban.

Hay designios de Dios, que no son comprendidos por nosotros, y que solo lo sabe el alma, nuestra propia alma, en su máxima sabiduría, esa que antes de encarnar en esta dimensión, en este plano terrenal, ha elegido las experiencias por las cuales pasar, “atravesar” como suelo decir siempre, para aprender, para evolucionar, para avanzar… porque la vida, esta vida, es un camino, es un paso, es un túnel hacia la Luz, hacia nuestro verdadero hogar, es un lugar en el cual realizamos experiencias en un cuerpo físico y luego dejamos ese cuerpo como si fuera un vestido que no usaremos más, y que duró lo que tenía que durar, ni más ni menos, para dar paso a la libertad, como cuando nuestro cuerpo está libre de ropajes y se ve tal como es, así se ve el alma fuera de esta envoltura terrenal,.. libre totalmente, invencible, ágil, fuera de algo que la aprisionaba… más aún cuando había enfermedad, sufrimiento, tristeza, dificultades que parecían infranqueables, o bien.. simplemente, porque ya era el momento de dejar ese “contenedor”  y volver a ser un alma libre.

Ha sido y sigue siendo durísimo para mí, desde mi lugar, decir a quienes están cerca de alguien que sabe que partirá, cuál es la verdad, porque generalmente esa alma lo sabe, y suelen pedir ayuda para partir, una mano a la cual aferrarse en medio de ese dolor que significa dejar seres queridos, dejar lo conocido y volar hacia un lugar que en apariencia no conocen, aunque luego se dan cuenta que ese lugar fue siempre conocido, solo fue olvidado por un tiempo, pero ese es su lugar, el lugar del cual venimos y hacia el cual debemos regresar, pues allí nos esperan almas que amamos, almas hermanas, almas que formaron parte de todas nuestras vidas, de la eterna existencia y a quienes nos uniremos al volver a casa, al regresar a Dios, un Dios que espera en Amor  y Bondad Infinitas a sus hijos para bendecirlos y confortarlos en su LUZ… esa Luz que muchos que han tenido ECM (experiencias cercanas a la muerte) han visto, y que otros, sin haber estado en esas instancias  hemos podido vislumbrar  en meditaciones profundas.

Los escépticos pueden decir o pensar que todo esto es una mera ilusión y algo que se inventa para evadir la realidad, para no pensar, para escapar de las pérdidas y no afrontar el dolor. Me parece una postura durísima hasta para con ellos mismos, y me apena que haya tanta gente que desconozca que hay algo más que esta vida y este cuerpo que habitamos. Me cuesta comprender que para muchos solo exista esto que tenemos, lo que se puede ver, tocar, sentir, comprobar, y que no haya nada más… sin embargo entiendo que hay mucha gente que aún piensa así, y respeto también esa postura, queriendo con esto intentar mostrarles también a ellos otra visión de la realidad en la cual ellos creen.

Lamentablemente en el transcurso de todos estos años de labor, he presenciado partidas muy dolorosas que marcaron mi vida, mi camino, mostrándome tanto, enseñándome tanto y dejando también a mi lado, a seres queridos, muchos de los cuales aprendieron y comprendieron de que se trataba todo esto, no por eso dejando de sentir un inmenso dolor, y yo también.

No significa que uno no sienta dolor, o que sea un total “desapegado”, sino todo lo contrario, uno desea, espera en lo más profundo y sabe, aún sin pruebas que podamos demostrar a los científicos, pero desde un lugar de tanta certeza, que, esos Seres que partieron, ya están en la Luz, y partieron porque  en su paso por este mundo, ya habían dejado su marca, su huella, ya habían cumplido su misión… y les esperaba otra vida, otras misiones, otros aprendizajes, en una dimensión diferente, en un lugar en el cual no necesitan de estas “ropas” que tenían aquí, y utilizan otras más etéreas, livianas, luminosas, pero también pueden trasladarse, y estar a nuestro lado, susurrándonos al oído y permaneciendo a nuestro lado si  estamos abiertos a creer y a percibir.

Desde mi humilde lugar, solo deseo acompañar a quienes hace poco o mucho tiempo, han perdido seres queridos, transmitiéndoles la certeza de saber que ellos están bien, están en la Luz, están en Paz, y que desde donde están envían esa Luz y acompañan a quienes han quedado aquí, muchas veces tristes y desconsolados, diciéndoles que no sufran pues ellos están mejor, mucho mejor ahora, y disfrutando de un mundo mejor, pudiendo así iluminar y acompañar a quienes aquí han quedado para reencontrarlos nuevamente cuando llegue a cada uno el momento de partir.

©Marianela Garcet

 logo1

 

 

 


Libro Vidas Pasadas

 

Interesante y amplia investigación sobre el tema de la reencarnación y la influencia de las vidas pasadas en nuestro presente basada en una amplia recopilación de información y experiencias reales, verdaderamente apasionantes.

Puede ser adquirido en la librería virtual LULÚ:

book_blue

o bien en formato PDF y precio económico completando el siguiente formulario:

 

 

Para ver más extractos descarga la demo:

 

http://es.scribd.com/doc/115384184/Vidas-Pasadas-Tiempo-Presente-de-Marianela-Garcet

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: