Archivo | Reencarnación RSS feed for this section

Reencarnación y Evolución

27 jul images 34
Vidas pasadas y Evolución
Aunque ya hemos hablado de ella, ¿podrías darme una definición exacta de lo que es la reencarnación?
La reencarnación hace referencia a la multiplicidad de vidas físicas o encarnaciones, es decir, que un mismo ser o espíritu que ha animado un cuerpo desde el nacimiento hasta la muerte puede volver a encarnar en un nuevo recién nacido y vivir una nueva vida en el mundo físico.
¿Cuál es el objetivo de la reencarnación respecto a la evolución espiritual?
El aprendizaje espiritual se asemeja al que tiene lugar en la escuela. En la escuela existe una alternancia de periodos de estudio con periodos de evaluación o examen, donde el alumno tiene que demostrar lo que ha aprendido. Lo mismo ocurre con el aprendizaje espiritual. En la etapa de desencarnado el espíritu estudia y se prepara espiritualmente.
En el periodo de encarnado se trata de poner en práctica lo que se ha aprendido sin ningún tipo de coacción, es decir por voluntad libre del espíritu encarnado. Cada encarnación es una oportunidad de evaluación de un curso en particular. Si se supera esta evaluación se pasará al estudio de un curso más avanzado, que se iniciará en el plano espiritual con el aprendizaje de nuevas enseñanzas espirituales. Cuando el espíritu está preparado y sus nuevos conocimientos asimilados, volverá a encarnar para afianzarlos en su interior con la práctica.
Pues a mí me parece que hay personas que afrontan en la vida pruebas muy duras que yo no sé si sería capaz de superar.
En cada encarnación cada espíritu afronta unas pruebas que son propias de esa encarnación y que están de acuerdo con su capacidad espiritual. El espíritu conoce antes de encarnar qué tipo de pruebas necesita para avanzar y se prepara concienzudamente para poder superarlas con éxito en el periodo en el que no está encarnado, al igual que el deportista que participa en una final de competición no llega a ésta por casualidad, sino que se ha entrenado concienzudamente durante todo el año, habiendo superado previamente diversas pruebas de calificación. Por tanto, a nadie se le enfrenta a pruebas que no puede superar.
No entiendo cuál es la necesidad de la reencarnación.
¿Por qué es necesario vivir más veces en el mundo físico?
¿Acaso un alumno acaba su formación en un solo curso? Aunque haya aprendido muchas cosas en un sólo curso, siempre habrá algo que no haya podido aprender y que requiera más tiempo. El espíritu en evolución es también un alumno y también necesita de más de un curso, es decir de más de una vida, para aprender todo lo que necesita y quiere.
¿Y no podría vivirse aquí una vez y luego pasar a otro plano de la existencia y seguir allí evolucionando sin necesidad de volver a la Tierra?
Podría pero, al igual que sería un despilfarro tirar un vestido después de habérnoslo puesto una sola vez, sería una infrautilización del mundo material que sólo pudiéramos usarlo una única vez, unos 100 años como máximo que puede durar una de vuestras vidas físicas, con la de miles de millones de años que ha costado que se forme un planeta y que se hayan desarrollado las condiciones para albergar vida. Es una cuestión de optimización de recursos.
¿Acaso vosotros tenéis escuelas para un sólo año? En vuestro mundo, un alumno pasa al menos seis años en el mismo colegio sin necesidad de cambiar de centro. Por ejemplo, en un colegio de primaria, el alumno estará desde los 6 a los 12 años. Sólo cuando el alumno completa su formación de primaria y pasa a la enseñanza secundaria, cambia de centro.
Pues lo mismo ocurre con el espíritu en formación. Vuestro planeta es como una escuela de primaria donde los espíritus en edad de primaria vienen a aprender. Cuando el espíritu haya aprendido todo lo que esa escuela, es decir, ese mundo, pueda enseñarle, podrá entonces pasar a otra escuela en la que se imparta una educación superior, es decir, podrá encarnar en otro mundo más acorde con su nivel evolutivo y necesidades de aprendizaje. Mientras, continuará evolucionando en ese mundo, o en otro de semejante nivel.
¿Y por qué si hemos vivido antes, no nos acordamos de otras vidas?
Es una necesidad del espíritu en vuestro actual estado evolutivo.
¿Y por qué necesitamos olvidar ese supuesto pasado de otras vidas?
Es necesario para concentraros en los objetivos de la actual vida, sin que haya recuerdos propios o de otras personas que impidan que el espíritu actúe con libre albedrío, para que su actuación no esté condicionada por los actos del pasado.
Esto parece estar en contradicción con la ley de evolución progresiva, ya que si el espíritu no puede recordar lo aprendido en vidas anteriores, ¿no es como si volviera a empezar de cero cada vez?
Se olvidan los recuerdos concretos pero no lo aprendido espiritualmente. Esto queda retenido por el espíritu en su memoria espiritual, aunque no en la memoria física, que ciertamente parte de cero en cada encarnación. Para que entendáis esto os pondré un ejemplo de vuestros días. Imaginaos que alguien inicia su primer curso de aprendizaje en informática y se le asigna un ordenador para realizar el curso, para que practique y guarde en la memoria del ordenador, todos los ejercicios y los trabajos del curso. Cuando llegue al final del curso el alumno habrá aprendido una serie de aspectos de la informática. En el curso siguiente cambiará de clase y cambiará de ordenador. Se le asigna un nuevo ordenador con la memoria a cero, y con mayor capacidad de procesamiento y de memoria para que pueda disponer de toda su capacidad para ampliar sus conocimientos. Aunque el alumno no haya podido transferir los documentos y ejercicios de la memoria del primer ordenador a la del segundo, lo que ya ha aprendido sobre Informática, no lo va a olvidar.
Con este conocimiento podrá configurar el nuevo ordenador a su gusto, no partiendo de cero, sino haciendo uso de los conocimientos adquiridos en el primer curso, y esto es independiente de lo que le ocurra al ordenador antiguo o de los datos creados. Cuando el espíritu encarna en un nuevo cuerpo, ese cuerpo es como ese ordenador nuevo con la memoria a cero que se le da al alumno al iniciar el curso, que el alumno irá empleando para aprender. Con el tiempo, el cuerpo físico se desgasta hasta el punto de que no le sirve al espíritu para seguir avanzando.
Entonces es cuando se hace necesario “jubilar” el ordenador viejo, es decir, desencarnar. La memoria física, el cerebro, se descompone con el resto del cuerpo, pero no la memoria espiritual, que retiene todo lo aprendido en esa vida. En el estado de desencarnado, el espíritu puede acceder a todos los detalles de encarnaciones anteriores, ya que deja de estar restringida su capacidad a la capacidad del cuerpo físico.
Entonces ¿podremos recordar todas nuestras vidas anteriores cuando hayamos muerto?
Todo lo vivido en las encarnaciones de un espíritu, y del periodo entre vidas físicas queda archivado para uso personal del espíritu, aunque mientras el espíritu está poco evolucionado, su capacidad de explorar en esta memoria esta restringida a las vidas más recientes.
La penetración en la memoria espiritual de las vidas anteriores aumenta conforme el espíritu evoluciona.
Sigo sin ver necesario el olvido de otras vidas. ¿En qué le puede perjudicar al espíritu el recuerdo de otras vidas? Yo creo que sería más bien al contrario. Si el espíritu conserva la memoria de sus vidas pasadas, ¿no tomará mayor conciencia del proceso evolutivo y aprovechará mejor la encarnación para evolucionar?
El razonamiento que haces es correcto para los espíritus que han alcanzado ya cierto nivel evolutivo, pero no para los espíritus menos avanzados, a los que un exceso de información podría obstaculizar su desarrollo, por no saber emplear correctamente este conocimiento. De forma que el conocimiento se va haciendo accesible a medida que el espíritu va evolucionado y va esforzándose por buscarlo.
Pues me tendrás que poner un ejemplo para que entienda lo que quieres decir, porque no me queda claro en qué manera pueden entorpecer la evolución de un ser los recuerdos de las vidas pasadas.
Vale.
Imaginad que alguien ha sido un asesino en una vida pasada y que tanto él cómo otros espíritus que convivieron con él recuerdan las fechorías que cometió. Este espíritu ahora ha reflexionado respecto al daño que hizo y tiene el propósito de enmendarse en la nueva vida que ha comenzado. Imaginad que volviera a encarnar en medio de las personas que convivieron con él y que recuerdan lo que hizo.
En esas circunstancias, el espíritu estaría marcado por su pasado y seguramente recibiría el desprecio continuo de las personas que recuerdan que fue un asesino y que no son suficientemente avanzadas espiritualmente para comprender que todos hemos errado en el pasado y que todos hemos necesitado de innumerables oportunidades para rectificar. Podría haber algunos que quisieran ajustarle las cuentas, tomarse la revancha por las cuentas pendientes del pasado.
Asimismo, el espíritu podría, bajo esa presión del entorno, torturarse emocionalmente o, lo que es peor, vengarse de aquellos que le oprimen y volver a retomar sus actividades delictivas, con lo cual, lejos de conseguir una mejora, estaríamos condenándole al estancamiento espiritual.
¿Y cómo le beneficiaría el olvido de las vidas pasadas?
Podéis considerar como si el espíritu se hubiera acogido a un programa de protección de testigos, en el que al testigo protegido, antiguo delincuente, a raíz de querer colaborar con la justicia, y para evitar represalias de sus antiguos compañeros, se le da una nueva identidad, un trabajo nuevo en un lugar diferente, para que inicie una nueva vida lejos del peligro, con el objetivo de reinsertarle en la sociedad.
En este caso, este efecto, el de la nueva identidad, se consigue mediante la reencarnación y el olvido de las vidas pasadas.
¿Y siempre ha de ser así, es decir, nunca podremos recordar lo que hemos hecho en vidas anteriores mientras estemos encarnados, sin esperar a la muerte?
Nunca no. De hecho, como te dije al principio, existen personas que tienen recuerdos esporádicos de otras vidas, sobre todo en la infancia, y algunos consiguen recordar algunos detalles a través de hipnosis regresiva.
En Oriente, se conocen muchos más casos de recuerdos espontáneos de vidas pasadas en niños que en Occidente. Y esto se debe a que al ser regiones en las que se cree en la reencarnación, los padres no reprimen a los niños cuando éstos cuentan lo que recuerdan. Pero el recuerdo consciente sólo será posible cuando en el mundo encarnen mayoritariamente espíritus que hayan avanzado suficiente en el aprendizaje del amor para no utilizar el pasado como excusa para no amar.
Recordaréis cuando comprendáis que todos somos hermanos y que hemos errado en el pasado, y que todos hemos necesitado de innumerables oportunidades para rectificar. Así ocurre en mundos más avanzados, en los que recordar una o varias vidas anteriores es lo normal.
Pues, ahora que sacas a colación el tema, no me parece que en las zonas donde predominan las religiones orientales, que creen en la reencarnación, como el hinduismo y el budismo, estén mejor que nosotros.
Ahí está el ejemplo del hinduismo, donde la creencia en la reencarnación se utiliza para justificar las desigualdades entre humanos. Me refiero al sistema de castas.
Para que veas un ejemplo de que es la evolución interior y no el conocimiento exterior lo que hace que el espíritu evolucione, ya que aun creyendo en la existencia de la reencarnación, han manipulado su significado para justificar su egoísmo.
También es un ejemplo de que para los espíritus menos avanzados, un exceso de información obstaculiza su desarrollo evolutivo, por no saber emplear correctamente este conocimiento.
Los hinduistas que justifican el sistema de castas, sin conocer el pasado directo del espíritu, ya están presuponiendo que el que se encarna en la casta de los intocables ha debido ser alguien que ha actuado mal en otra vida, y lo utilizan como excusa para, en vez de ayudarle, hacerle la vida lo más difícil posible.
¡Qué lamentable conclusión, basada en el egoísmo del que, tras encarnar en la casta más favorecida materialmente, en lugar de echar una mano al desfavorecido, se la pisa para que ni siquiera por su propio esfuerzo salga de la miseria!
De esta forma, en la próxima encarnación, los que se creyeron mejores por haber sido materialmente favorecidos, sí que se exponen a encarnar en una situación de miseria como la de los intocables, para que sientan en carne propia lo que es la miseria, el racismo y la incomprensión.
Con esta experiencia, cuando estén en situación de cambiar el estado de las cosas, por ejemplo, volviendo a encarnar en la casta dominante, tal vez se acuerden de lo que aprendieron interiormente en la vida anterior en la que fueron intocables y trabajen por la abolición del sistema de castas.
Por el contrario, el budismo, de origen posterior y espiritualmente mucho más avanzado, al tiempo que mantiene la creencia en la reencarnación, incorpora la creencia en el amor al prójimo, y no busca ya argumentos para oprimirlo, de manera que los budistas son creyentes en la reencarnación pero no “castistas”, es decir, están en contra del sistema de castas.
Autor Vicent Guillen del Libro “Las Leyes Espirituales”
enviado por Ma Cristina Descalzo al grupo Luzplena-Cristalindigos
Comprende más sobre la Reencarnación leyendo Vidas Pasadas Tiempo Presente

MORIR CONSCIENTE

26 mar 18 LA VIDA ES UN ENIGMA MISMO

MORIR CONSCIENTE

Un artículo muy interesante sobre la importancia de morir consciente

Morir Consciente

En realidad la muerte y el nacimiento no son dos sucesos: son dos lados de un mismo fenómeno, como las dos caras de una moneda. Si un hombre tiene en la mano una cara de una moneda, también tendrá automáticamente la otra.

La muerte y el nacimiento son dos caras de un mismo fenómeno. Si la muerte se produce en un estado consciente, la muerte tiene lugar inevitablemente en un estado consciente. Si la muerte se produce en un estado inconsciente, el nacimiento se produce también en estado de inconsciencia. Si la persona muere plenamente consciente en el momento de su muerte, también estará llena de conciencia en el momento de su nacimiento siguiente.

No podemos hacer nada directamente en relación con el nacimiento: todo lo que podamos hacer estará relacionado únicamente con la muerte. No podemos hacer nada después de la muerte: todo lo que podamos hacer debemos hacerlo antes de la muerte. La persona que muera en estado inconsciente no podrá hacer nada hasta que vuelva a nacer. No hay remedio: seguirá inconsciente. Así pues, si vosotros habéis muerto en estado inconsciente, tendréis que nacer de nuevo en estado inconsciente. Lo que haya que hacer tendrá que hacerse antes de la muerte, pues disponemos de muchas oportunidades antes de la muerte: la oportunidad de toda una vida. Aunque este estado inconsciente es bueno para vosotros, en cierto modo, si todavía no estáis preparados para nacer en estado consciente.

Tendréis que empezar por hacer experimentos con desgracias de tipo menor. Os las encontraréis todos los días de la vida; están presentes todos los días. No sólo las desgracias: tendréis que incluir también la felicidad en el experimento, porque es más difícil ser conscientes en la felicidad que en la desgracia. Tendréis que experimentar el modo de manteneros conscientes tanto en la desgracia como en la felicidad.

Pero en el mundo ya aparecen bastantes desgracias sin que las provoquemos: no hace falta que provoquemos ninguna más. Ya disponemos de muchas desgracias: debemos empezar a experimentar con ellas. Las desgracias aparecen sin ser provocadas, en todo caso. Si podemos mantener la conciencia de que “soy independiente de mi dolor” durante la desgracia que viene sin ser provocada, entonces el sufrimiento se convierte en una disciplina espiritual.

Tendremos que seguir practicando esta disciplina aun con la felicidad que se ha presentado por sí misma. Con el sufrimiento, es posible que consigamos engañarnos a nosotros mismos, porque nos gustaría creer que “yo no soy el dolor”.

En realidad, nada es más difícil que sentir que somos independientes de nuestra felicidad. En la práctica, al hombre le gusta sumergirse por completo en la felicidad y olvidarse que es independiente de ella. La felicidad nos inunda; la desgracia nos desconecta y nos separa del yo. Llegamos a creer, de algún modo, que nuestra identificación con el sufrimiento se debe únicamente a que no nos queda ninguna otra elección, pero damos la bienvenida a la felicidad con todo nuestro ser.

Sed conscientes en el dolor que os llegue; sed conscientes en la realidad que os llegue; y, de vez en cuando, a modo de experimento, sed conscientes también en el dolor provocado, porque en él las cosas son un poco diferentes. Nunca podemos identificarnos plenamente con nada que nos provoquemos voluntariamente. El conocimiento mismo de que es algo provocado genera un distanciamiento.

Estad atentos, tanto en el sufrimiento como en la felicidad; más tarde, algún día, provocaos alguna desgracia y ved cuanto podéis distanciar de ella vuestra conciencia.

La naturaleza sabe que si el hombre es capaz de permanecer consciente en el dolor, también puede mantenerse consciente en la muerte. Nadie es capaz de mantenerse consciente en la muerte sin preparación, sin haber vivido una experiencia previa de ese tipo.

Cuando una persona se prepara plenamente, la muerte se convierte en una experiencia maravillosa. No existe otro fenómeno tan valioso como éste, pues lo que se revela en el momento de la muerte no se puede conocer de ninguna otra manera. Entonces, la muerte parece una amiga, pues sólo cuando acontece la muerte, y no antes, podemos conocer que somos un organismo vivo.

Recordadlo: cuanto más oscura es la noche, más brillan las estrellas. Cuando las nubes son oscuras, el rayo destaca sobre ellas como un hilo de plata. Del mismo modo, el centro mismo de la vida se manifiesta con toda su gloria cuando la muerte en su plenitud nos rodea por todas partes, y no antes. La muerte nos rodea como la oscuridad, y dentro de ella, el centro mismo de la vida, el alma, brilla con su esplendor pleno; la oscuridad que lo rodea lo hace luminoso. Pero en ese momento nos quedamos inconscientes. En el momento mismo de la muerte, que podía ser de otro modo el momento en que conociésemos nuestro ser, nos quedamos inconscientes. Por eso, tendremos que prepararnos para elevar nuestra conciencia. La meditación es esa preparación.

Recordadlo: esto sólo se puede hacer con respecto a la muerte; nada puede hacerse con respecto al nacimiento. Pero cualquier cosa que hagamos con respecto a la muerte afectará también, en consecuencia, a nuestro nacimiento. Nacemos en el mismo estado en que morimos.

La vida está aquí; todavía no ha llegado la muerte, de momento. Ha de llegar con seguridad: nada es más seguro que la muerte. Podemos dudar de otras cosas, pero no cabe duda alguna con respecto a la muerte. Algunas personas dudan de Dios; otras dudan del alma, pero jamás habréis conocido a nadie que dude de la muerte. Es inevitable; ha de venir con toda seguridad; ya está en camino. Se aproxima más y más a cada instante. Podemos aprovechar los momentos que nos quedan antes de la muerte para despertar. La meditación es una técnica que conduce a ese fin.

PUBLICADO POR MARCO HERRERA B. EN 14:56

solicita información sobre el estudio de vidas pasadas sin regresiónLibro sobre Vidas pasadas y su influencia en nuestro presente:
Vidas Pasadas-Tiempo Presente

Señales que hablan sobre vidas pasadas

23 mar 60304_4863685190361_642589219_n

Señales que hablan sobre nuestras vidas pasadas

vidas pasadas
Somos almas y como tales eternas, y hemos vivido muchas vidas aunque no solemos recordarlas.
Cuando hablamos de las vidas pasadas y de la reencarnación, surgen muchas dudas y mil preguntas. ¿Qué habré sido yo, qué vida habré llevado? ¿me he relacionado con las mismas personas que ahora conozco?, etc.
La meditación, las regresiones son las herramientas más adecuadas para poder responder a todas las preguntas que nos hacemos; o al menos, a una parte de ellas.
Por suerte, tenemos otra manera de descubrir información sobre estos temas, la observación. Si observamos cómo ha sido o es nuestra vida, también podemos obtener señales que nos conduzcan a resolver parte de éstas preguntas.
Hay veces que visitamos una ciudad, un lugar que en teoría desconocemos, ni hemos visto documentales sobre ella, y nos sentimos como en casa, como si perteneciéramos a ese lugar. Podemos orientarnos perfectamente y al mirar el lugar, incluso, observamos que falta un edificio, o que algo ha cambiado. ¿Cómo es posible que conozca un lugar que es totalmente desconocido para mi? Tal vez, porque has vivido allí en otra vida y el alma lo recuerde.

Otras veces, podemos sentir una atracción especial por visitar un lugar, una región, aprender un idioma o tener facilidad para estudiar una materia que aún siendo desconocida, nos resulta conocida, sin existir una razón concreta que nos motive más a elegir una u otra. Hay un vínculo que escapa a la lógica y que en el corazón entiende; y por supuesto, también el alma reconoce lo ya vivido con anterioridad.
Lo mismo pasa con las personas. En cuanto conocemos a ciertas personas, sentimos que forman parte de nuestra vida, aunque no las hayamos visto con anterioridad. Sentimos paz, confianza, cercanía. También pasa lo contrario. Conocemos a alguien y existe un rechazo inmediato, y no existe ningún motivo para ello. Las almas se reconocen y nos avisan, cuidado, peligro o felicidad.
Hace ya muchos años, conocí en consulta a una persona, Vero. En cuanto nos vimos, las dos nos dijimos ¿de qué te conozco? Tu cara me suena. Repasamos nuestra vida y no habíamos coincidido nunca hasta entonces, ni teníamos amigos comunes, no había nada que nos relacionara. Pero las dos sabíamos y sabemos que nos conocemos. Eso sí, todavía no hemos llegado a saber desde cuándo.
Algunas veces podemos tener traumas o miedos que aparentemente no podemos justificar con la lógica. Recuerdo que siendo pequeña, una prima mía que tendría unos cinco años, cada vez que veía un cocodrilo de escayola que había en un parque de atracciones, se ponía a temblar con angustia. Y por las noches tenía pesadillas en las que gritaba que un grupo de cocodrilos le atacaba para comerle. No había visto ningún documental en la tele, nadie le había contado un cuento diciéndole que los cocodrilos atacaban a las personas. El ver el cocodrilo de escayola, tocó una tecla e hizo que reviviera un temor de una vida pasada.
Son muchas las señales que nos informan sobre otras vidas pasadas, aunque muchas veces pasan desapercibidas. Tal vez, si comenzamos a observar la vida desde otra perspectiva, encontremos más información sobre cómo han sido o qué hemos sido en vidas anteriores.
María Eugenia Aurensanz

_._,_.___

Crea la Paz dentro de tí, y la Paz llegará a tí, te rodeará y pacificará tu mundo. Crea la Luz dentro de tí y la Luz te envolverá y envolverá tu mundo. Se feliz y la felicidad te acompañará a ti y a quienes contactes”
Marianela Garcet

stime=1390688357

Enviado al grupo LuzPlena-Cristalindigos

__,_._,___

La Reencarnación y el propósito de nuestras vidas

19 jun reencarnac

La Reencarnación y el propósito de nuestras vidas

deja vu

Cuando partimos de este mundo, la puerta se cierra. Cuando reencarnamos, la puerta se abre nuevamente. Pero a veces cuando reencarnamos, la puerta de una vida pasada se deja ligeramente entreabierta. Esto explica cómo algunas personas pueden recordar detalles o incidentes de sus vidas pasadas.Cuando tú o yo experimentamos este vistazo, lo llamamos la experiencia déjà vu. En francés, estas palabras significan “ya visto anteriormente”: Puede que estés sentado con un amigo tomando té, por ejemplo, cuando de repente tienes una fuerte sensación de que has hecho esto antes. O puede que te presenten a alguien por primera vez y ciertamente conozcas a esta persona, tal vez muy bien (¿no te parecen esas manos increíblemente conocidas?) pero cuando consideras cada conexión posible, está claro que no puede ser que se hayan conocido previamente.

A pesar de la creencia Kabbalística de que la reencarnación es algo cierto, muchas personas creen que esto es “abracadabra”. Pero sin una apreciación por este proceso, muchos de nosotros caminamos como sonámbulos a través de la vida. Nos despertamos, vamos a trabajar, vamos a la escuela, regresamos a casa, vemos televisión y vamos a dormir…y despertamos para hacer lo mismo al siguiente día.
Limitarnos a la información de nuestros cinco sentidos nos aleja de ver el significado profundo de la vida en cualquier momento dado.Esta es la razón por la cual muchos de nosotros sentimos que la vida es azarosa, que nos trae júbilo un día y tragedia al día siguiente.

No observamos como un suceso particular en este tiempo de vida está conectado a eventos de vidas anteriores. Pero una vez que entendemos el trabajo de la reencarnación, estos eventos aparentemente azarosos repentinamente cobran un nuevo significado.
Existen muchos casos registrados de personas que experimentan recuerdos de vidas pasadas.La historia de James Leininger de 11 años de edad fue transmitida en un programa de horario estelar de la cadena de televisión ABC. El chico conocía una extraordinaria cantidad de hechos sobre los aviones de combate La Segunda Guerra Mundial incluso sin haber leído sobre ellos.

Él le dijo sus padres que había muerto en accidente aéreo, dándoles el nombre del portaviones al cual había sido asignado, así como el nombre de su mejor amigo a bordo de este portaviones.

¿Cómo era posible que conociera los nombres de las personas con las que había trabajado mucho antes de haber nacido en este tiempo de vida?

Me gustaría escuchar acerca de tus propias experiencias déjà vu o cualquier cosa que te gustaría compartir sobre cómo el conocimiento de la reencarnación ha cambiado tu vida.
Karen Berg

Libro de Marianela Garcet: Vidas Pasadas- Tiempo Presente

En este último libro presentado por la autora, nos sumerge en este apasionante tema de la vida después de la vida, que hay después? estamos solos? que pasa con nosotros después de morir? Qué son las almas gemelas? y muchas más preguntas podrán encontrar aquí la respuesta tan esperada.

Marianela nos ira llevando de la mano por distintas experiencias de diversas personas, como así  también de ella misma con vivencias sobre la reencarnación surgidas de los estudios que ella realizo en el transcurso de estos años.

La intención de la autora es que mucha gente pueda encontrar aquí alguna respuesta o alguna certeza que hasta el momento les haya sido vedada.

En resumen, un libro apasionante y hasta en algunos casos, revelador.

Puedes ver una demo aquí

si no funciona el enlace por favor, copia y pega en tu navegador el siguiente link:

http://es.scribd.com/doc/115384184/Vidas-Pasadas-Tiempo-Presente-de-Marianela-Garcet

Hermanas gemelas

15 may Libro Vidas Pasadas -próximo a publicarse

El caso de las hermanas gemelas

hermanas gemelas

Este es un caso muy interesante de reencarnación, ocurrió en 1957 en Inglaterra. Las hermanas Joanna y Jacqueline Pollock, (11), (6), sufrieron un accidente automovilístico en la que fueron atropelladas cerca a la acera y fallecieron.

La señora Pollock quedó embarazada después de un año a la fecha del accidente y su esposo le había dicho que tenía la corazonada de que de este parto nacerían dos niñas gemelas que serían sus hijas que habían muerto un año atrás.

Lo curioso del caso es que el ginecólogo que atendió a la señora Pollock, aseguró que no esperaba más que un bebe,  finalmente la sra. Pollock tuvo dos niñas. Estas fueron llamadas Jenniffer y a la segunda Gillian.

El padre de las niñas observó que una de las bebes tenía, encima de la ceja derecha, una cicatriz idéntica a la que tenía su hija Jacqueline que lo tuvo al caerse cuando tenía tres años; y la otra niña a su vez tenía un lunar del tamaño del pulgar que llevaba en el mismo lugar que lo tenía su segunda hija fallecida.

Posteriormente a los 4 meses, la familia se fue a vivir a otro poblado,  luego de dos años y medio volvieron de visita al mismo punto donde estuvieron al nacer y sus padres observaron que las dos niñas conocían el lugar perfectamente. Incluso una de ella sin ver la escuela señalo con el dedo donde se encontraba la escuela y la otra niña señalo el lugar donde se encontraba una plaza al lado de un columpio y tobogán. Y cuando estas mismas niñas pasaron por su antigua casa inmediatamente la reconocieron.

Cuando las niñas cumplieron cuatro años, el papá abrió la caja en donde guardaba los juguetes antiguos de sus hijas muertas. Lo extraño para los padres fue cuando cada niña reconocía que juguete le pertenecía a cada una de ellas, e incluso llamaban a las muñecas por el nombre que estás tenían cuando la usaron las hermanas fallecidas.

Pero además las niñas mostraban mucho miedo al paso de los coches y personalmente tenían el mismo comportamiento que las hijas fallecidas anteriormente.

Tomado de la página : reencarnaciones.es

Consulta sobre el Estudio de Vidas Pasadas Sin Regresión®  de Marianela Garcet

Adquiere el Libro Vidas Pasadas- Tiempo Presente de Marianela Garcet en la librería virtual.

 

A %d blogueros les gusta esto: